Tendencias21
La microbiota intestinal puede predecir la mortalidad

La microbiota intestinal puede predecir la mortalidad

Una composición de la microbiota intestinal que incluya una cantidad importante de enterobacterias marca un incremento en el riesgo de mortalidad en las próximas décadas de la vida de una persona adulta, de acuerdo a una reciente investigación finlandesa.

Según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Turku, una gran cantidad de enterobacterias en la microbiota intestinal está relacionada con un mayor riesgo de mortalidad a largo plazo en la población adulta. Su análisis podría predecir  la mortalidad e incluso facilitar el desarrollo de medidas preventivas frente a determinadas patologías.

La investigación es la más amplia que se ha realizado hasta el momento en cuanto a cantidad de personas involucradas, destinada a estudiar la conexión entre la microbiota intestinal humana y la salud y la mortalidad en las décadas siguientes. Los resultados de este trabajo científico fueron publicados en la revista Nature Communications.

El estudio sugiere que analizar la composición de la microbiota intestinal podría mejorar la predicción de la mortalidad, incluso teniendo en cuenta otros factores de riesgo relevantes como el tabaquismo y la obesidad. En una nota de prensa, los investigadores sostienen que distintas cepas bacterianas con potencial dañino se encuentran entre las enterobacterias: nuestro estilo de vida pueden tener un impacto directo en su cantidad en el intestino.

Las enterobacterias se han clasificado entre las bacterias de mayor volumen, y se presentan en forma de cocos o bacilos. Esta gran familia bacteriana forma parte de la microbiota del intestino y de otros órganos del ser humano, como así también de otras especies animales. Dos de sus variedades son la Escherichia coli y la Salmonella, directamente relacionadas con peligrosas enfermedades.

Una microbiota intestinal única en cada persona

Se sabe que la microbiota intestinal tiene una relación directa con la salud integral del ser humano. Cuando su composición es la adecuada, todo confluye en el organismo para incrementar el bienestar, la armonía y una menor probabilidad de desarrollar diferentes enfermedades. Por el contrario, los desajustes en su conformación pueden propiciar cuadros patológicos y hasta influir en nuestro cerebro y estado de ánimo.

La microbiota intestinal humana es única en cada individuo: se conforma por una gran cantidad de diferentes bacterias y otros microorganismos, pero ahora los investigadores han logrado determinar en el nuevo estudio que algunas de ellas pueden predecir una vida más corta o, como mínimo, una mayor probabilidad de sufrir enfermedades o cuadros potencialmente fatales en las próximas décadas de vida.

Al realizar un seguimiento a lo largo de 15 años de una importante muestra poblacional que incluyó a 7.000 adultos finlandeses, los científicos pudieron determinar el potencial negativo de las enterobacterias y su impacto en la predicción de la mortalidad. El estudio se originó a partir de muestras de heces recolectadas en 2002, e incluyó un seguimiento de los voluntarios hasta 2017.

Tema relacionado: La microbiota intestinal modula al cerebro.

Enterobacterias y mortalidad

Los investigadores compararon los registros de salud y miles de millones de hebras de ADN que fueron recuperadas de la microbiota intestinal de las personas que participaron en la investigación. La comparación demostró que existe una relación directa entre las enterobacterias y un incremento en el riesgo de mortalidad a largo plazo.

Empleando un algoritmo de aprendizaje automático, los científicos analizaron los datos en busca de especies microbianas que tengan una asociación significativa con la mortalidad entre los voluntarios, concretamente en las siguientes dos décadas después de tomar la muestra inicial.

Para finalizar, los investigadores destacaron que una profundización en este tipo de estudios podría ser una herramienta clave para predecir con más precisión el riesgo de mortalidad en la población adulta, determinando los factores ligados a la microbiota intestinal con más influencia en estos indicadores.

Referencia

Taxonomic signatures of cause-specific mortality risk in human gut microbiome. Salosensaari, A., Laitinen, V., Havulinna, A.S. et al. Nature Communications (2021).DOI:https://doi.org/10.1038/s41467-021-22962-y

Foto: Pete Linforth en Pixabay.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren a 1.560 años luz el agujero negro más cercano a la Tierra 7 noviembre, 2022
    Los astrónomos han descubierto, a 1.560 años luz de nuestro planeta, el agujero negro más cercano a la Tierra. No emite rayos X ni “devora” lentamente a su estrella. Es 10 veces más masivo que nuestro Sol y se encuentra a la misma distancia de su estrella que la Tierra del astro rey.
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevos fósiles de otro gran dinosaurio descubiertos en Teruel 7 noviembre, 2022
    Excavaciones paleontológicas llevadas a cabo en el yacimiento de Riodeva han descubierto nuevos restos de un gran dinosaurio saurópodo, con características muy diferentes a las que posee el mayor de los dinosaurios descrito en Europa, Turiasaurus, también procedente de este municipio de Teruel.
    Redacción T21
  • Resuelto un enigma de siglos sobre la evolución de la vida en la Tierra 7 noviembre, 2022
    Durante el período Cámbrico, hace unos 500 millones de años, surgieron en la Tierra los primeros animales que desarrollaron esqueletos duros, según análisis de fósiles intactos descubiertos en China hace cinco años.
    Redacción T21
  • Una cumbre cuántica se inicia la próxima semana en Chicago 7 noviembre, 2022
    La Universidad de Chicago acoge la semana próxima la quinta cumbre cuántica, que reúne a los líderes académicos, gubernamentales y de la industria en torno a los temas de vanguardia en este campo estratégico de conocimiento.
    Redacción T21
  • El uso de la tecnología creará otro tipo de ser humano en el año 3000 7 noviembre, 2022
    El uso intensivo de la tecnología va a cambiar la apariencia del ser humano cuando lleguemos al año 3000: seremos jorobados, nuestras manos serán garras, cada ojo tendrá tres párpados y el cerebro será más pequeño y menos inteligente.
    Redacción T21
  • El WiFi se puede utilizar para ver a través de las paredes 6 noviembre, 2022
    Un dispositivo económico y accesible incorporado a un dron puede sobrevolar un banco y rastrear los movimientos de los guardias de seguridad siguiendo la ubicación de sus teléfonos o relojes inteligentes. Ideal para un atraco perfecto.
    UW/T21
  • Más de 12.000 variables genéticas influyen en la altura de una persona 6 noviembre, 2022
    Un análisis de más de 4 millones de pruebas genéticas ha identificado más de 12.000 variables que influyen en la altura de una persona: explica con todo detalle por qué las personas son altas o bajas y detalla cómo la heredabilidad está vinculada a regiones genómicas específicas.
    Redacción T21
  • Descubrimiento histórico en Suecia 6 noviembre, 2022
    Los arqueólogos submarinos han descubierto un naufragio largamente buscado en el lecho marino cerca de Estocolmo. Se trata del Äpplet, de casi 400 años de antigüedad, que fue uno de los buques de guerra más grandes de su tiempo. Había sido botado en 1629 y hundido en 1659. Tiene su historia.
    Redacción T21
  • Tener hijos cambia permanentemente los huesos de las madres de los primates 5 noviembre, 2022
    Las madres de los primates tienen huesos que están menos concentrados en magnesio, calcio y fósforo que otras hembras debido al embarazo y la lactancia. El esqueleto responde dinámicamente a los cambios en el estado reproductivo, según un estudio.
    NYU/T21
  • Los neandertales se extinguieron por hacer el amor, y no la guerra 4 noviembre, 2022
    Una nueva investigación sugiere que tener sexo con el Homo sapiens habría terminado con los neandertales, y no grandes guerras o enfrentamientos con animales feroces. Al parecer, el mestizaje con nuestros ancestros podría haber dado como resultado que muy pocos neandertales se cruzaran entre sí, lo que los llevó a la extinción.
    Pablo Javier Piacente