Tendencias21
La realidad virtual muestra cómo nos afecta el estrés

La realidad virtual muestra cómo nos afecta el estrés

Una prueba de realidad virtual mide la vulnerabilidad de una persona al estrés mientras explora ambientes inmersivos. Se trata de uno de los primeros enfoques que no usa evaluaciones subjetivas en la investigación del estrés y su impacto.

Cada persona reacciona de forma diferente a las situaciones que generan estrés. Aquellas más susceptibles pueden incrementar considerablemente el riesgo de desarrollar enfermedades psicológicas y cardiovasculares al exponerse continuamente al impacto del estrés. Científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), en Suiza, han desarrollado una herramienta de realidad virtual que logra medir la vulnerabilidad al estrés mediante información de locomoción y frecuencia cardíaca, sin utilizar evaluaciones personales que disminuyen la fiabilidad de los resultados.

Un ruido extremo o una luz muy brillante pueden provocar estrés. Es un estado en el que nuestro organismo se pone en alerta para reaccionar ante peligros, eventualidades o riesgos externos, segregando altas dosis de cortisol y adrenalina, dos hormonas que potencian diferentes funciones orgánicas y fisiológicas. Gracias a este sistema, el cuerpo se pone en condiciones de afrontar las amenazas. Sin embargo, los problemas aparecen cuando el estrés se vuelve crónico, llevando al organismo a los mismos cambios mencionados anteriormente pero sin que existan causas reales de peligro.

Aunque el cuerpo humano está preparado para soportar el aluvión hormonal del estrés en situaciones normales, cuando nos exponemos a condiciones de extrema presión en forma permanente pueden surgir patologías psicológicas como la ansiedad o la depresión, o incluso alteraciones cardiovasculares que desemboquen en hipertensión o en un accidente cerebrovascular. De acuerdo a una nota de prensa, la aplicación de realidad virtual desarrollada en Suiza puede determinar si una persona cuenta con una mayor vulnerabilidad al estrés y, por lo tanto, se expone más fácilmente a las consecuencias negativas del mismo.

Experiencias inmersivas

El sistema creado por los científicos de la EPFL sumerge al participante en un entorno de realidad virtual con experiencias inmersivas. Por ejemplo, debe salir de habitaciones oscuras equipado únicamente con una linterna virtual, enfrentarse a un precipicio o soportar ruidos y sonidos angustiantes, entre otras situaciones que ponen a prueba su capacidad de reacción y, por consiguiente, su mayor o menor grado de vulnerabilidad al estrés.

El aspecto trascendente es que este sistema de realidad virtual permite a los especialistas medir las condiciones de estrés a través de indicadores objetivos, como las variaciones en la frecuencia cardíaca detectadas a partir de información de locomoción de alta densidad. Además, el sistema permite predecir las condiciones que marcan un mayor riesgo y no solamente detectarlas en el momento, incluso en grupos sociales y situaciones muy diferentes.

Como es sabido, los cambios en la frecuencia cardíaca son uno de los factores más utilizados para medir el impacto del estrés. Hasta el momento, la mayoría de los estudios sobre estrés se basaban en evaluaciones personales subjetivas o en observaciones clínicas, que también pueden estar condicionadas por visiones personales.

Marcadores objetivos

Según Carmen Sandi, líder del equipo de investigadores, “nuestro estudio ha desarrollado un modelo en el que capturar parámetros de comportamiento de cómo las personas exploran dos entornos virtuales es suficiente para predecir cómo cambiaría la variabilidad de su frecuencia cardíaca si estuvieran expuestas a situaciones muy estresantes. Por lo tanto, se elimina la necesidad de probarlos en esas condiciones altamente estresantes”, indicó.

En resumen, el estudio publicado en Nature Communications muestra que los datos de comportamiento analizados durante la prueba de realidad virtual pueden revelar la vulnerabilidad de las personas ante el estrés, mediante marcadores objetivos como los parámetros locomotores y la frecuencia cardíaca. De esta manera, es posible identificar a las personas en riesgo de desarrollar una gran cantidad de patologías (algunas de ellas de extrema gravedad) si se exponen a altos niveles de estrés.

Referencia

Locomotion in virtual environments predicts cardiovascular responsiveness to subsequent stressful challenges. João Rodrigues, Erik Studer, Stephan Streuber, Nathalie Meyer, Carmen Sandi. Nature Communications (2020).DOI:https://doi.org/10.1038/s41467-020-19736-3

Foto: Usman Yousaf en Unsplash.

Video: EPFL.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El uso de la tecnología creará otro tipo de ser humano en el año 3000 11 noviembre, 2022
    El uso intensivo de la tecnología va a cambiar la apariencia del ser humano cuando lleguemos al año 3000: seremos jorobados, nuestras manos serán garras, cada ojo tendrá tres párpados y el cerebro será más pequeño y menos inteligente.
    Redacción T21
  • La ciencia se prepara para un eventual encuentro con otras civilizaciones 11 noviembre, 2022
    Una universidad escocesa ha creado un centro internacional de científicos para preparar a la humanidad ante un eventual encuentro con otras civilizaciones, una posibilidad cada vez más plausible debido al desarrollo de telescopios cada vez más sofisticados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La humanidad no está preparada para evitar la colisión con un asteroide inesperado 11 noviembre, 2022
    Termina en estrepitoso fracaso el simulacro de un asteroide imaginario que iba a estrellarse contra la Tierra en agosto pasado. No hubo tiempo para desviarlo, se descartó por peligrosa la opción nuclear y la emergencia tropezó con un mal inesperado: la desinformación.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Estamos viviendo la ecuación final de nuestra especie 11 noviembre, 2022
    Decisiones erróneas, genética ancestral y una profunda ignorancia, forman los términos de la ecuación final de nuestra especie: nos lleva a lo que la ciencia llama Climate Endgame, el suicidio colectivo de la especie humana.
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM
  • Descubren a 1.560 años luz el agujero negro más cercano a la Tierra 11 noviembre, 2022
    Los astrónomos han descubierto, a 1.560 años luz de nuestro planeta, el agujero negro más cercano a la Tierra. No emite rayos X ni “devora” lentamente a su estrella. Es 10 veces más masivo que nuestro Sol y se encuentra a la misma distancia de su estrella que la Tierra del astro rey.
    Pablo Javier Piacente
  • Resuelto un enigma de siglos sobre la evolución de la vida en la Tierra 11 noviembre, 2022
    Durante el período Cámbrico, hace unos 500 millones de años, surgieron en la Tierra los primeros animales que desarrollaron esqueletos duros, según análisis de fósiles intactos descubiertos en China hace cinco años.
    Redacción T21
  • El telescopio espacial James Webb suma un nuevo método para detectar exoplanetas habitables 11 noviembre, 2022
    Un nuevo marco para el estudio de planetas fuera del Sistema Solar podría ayudar al Telescopio James Webb a buscar mundos alienígenas capaces de albergar seres humanos: permitirá estudiar las atmósferas de planetas distantes e identificar los que son aptos para la vida humana, sin tener que visitarlos físicamente.
    Pablo Javier Piacente
  • Un agujero en la magnetosfera de la Tierra provoca asombrosas auroras rosas 11 noviembre, 2022
    Generada por una intensa tormenta solar, una grieta temporal en el campo magnético de la Tierra permitió que las partículas energéticas penetraran profundamente en la atmósfera del planeta, creando auroras rosas extremadamente raras que encendieron el cielo nocturno en Noruega.
    Pablo Javier Piacente
  • Revuelo científico por un espectacular hallazgo arqueológico en Italia 11 noviembre, 2022
    Los arqueólogos han descubierto en la Toscana italiana 24 estatuas de bronce perfectamente conservadas después de estar 2.300 años sumergidas en agua y barro, junto a unas 5.000 monedas de oro, plata y bronce, que se encontraban entre los restos de baños sagrados etruscos y romanos.
    Redacción T21
  • Ötzi, la “momia de hielo” preservada durante 5.100 años, no fue un caso extraordinario 11 noviembre, 2022
    Los investigadores creen que las suposiciones sobre cómo el tiempo, el clima y el hielo glacial conspiraron para preservar a Ötzi durante 5.100 años estaban equivocadas. La nueva teoría se contrapone a la desarrollada cuando se descubrió a la “momia de hielo” en 1991, pero además sugiere que las condiciones podrían haberse repetido en muchos […]
    Pablo Javier Piacente