Tendencias21
La resistencia a la presión social se desarrolla en la adolescencia

La resistencia a la presión social se desarrolla en la adolescencia

Los adolescentes presentan una mayor susceptibilidad a la influencia de sus iguales pero, precisamente, es en la adolescencia cuando el cerebro humano desarrolla una mayor resistencia a la presión social. Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por científicos estadounidenses, en el que se tomaron imágenes del cerebro de niños de 10 años y, posteriormente, cuando estos mismos niños tenían 13 años. Las imágenes registraron las respuestas emocionales de los participantes ante retratos de caras con expresiones emocionales diversas. Por Yaiza Martínez.

La resistencia a la presión social se desarrolla en la adolescencia

Sólo cuando los niños se enfrentan a una presión social intensificada que les exige un mal comportamiento, se desarrolla en sus cerebros la capacidad de resistirse a este tipo de comportamientos, revela un estudio.

Esta constatación, que proporciona un conocimiento acerca de la configuración del cerebro a estas edades, pero que por ahora no tiene una relevancia clínica directa según los investigadores, puede suponer un alivio para los padres cuyos hijos están a punto de entrar en la adolescencia, etapa de la vida en la que se presta una mayor atención a los amigos.

Aumento de la resistencia

En la presente investigación participaron un total de 24 niñas y 14 niños, de entornos étnicos y socioeconómicos diversos. Los participantes fueron sometidos a escáneres de resonancia magnética funcional (IRMf) en dos ocasiones: en primer lugar a la edad de 10 años, y después cuando los participantes tenían 13, es decir, en el inicio de su adolescencia.

En ambas ocasiones, a los niños y niñas se les mostraron fotos de rostros con diversas expresiones emocionales: expresiones neutras, de enfado, de miedo, de felicidad o de tristeza, mientras se registraba su actividad neuronal (como respuesta a dichas imágenes) con la tecnología IRMf.

Los escáneres de IRMf permiten observar los cambios en el flujo sanguíneo del cerebro, a través de un campo magnético potente y de pulsaciones de radiofrecuencia. La IRMf genera imágenes detalladas sobre la actividad cerebral.

Los investigadores compararon los resultados de la IRMf tomada a los 10 años, con la tomada a los 13 años. Así, descubrieron que la actividad neuronal se había incrementado significativamente en estos tres años, en un área del cerebro conocida como estriado ventral, así como en la región ventral media de la corteza prefrontal.

La respuesta neuronal más elevada fue la del estriado ventral, una región del cerebro asociada frecuentemente con la recompensa. El aumento de la actividad cerebral en esta área fue relacionado por los científicos con un aumento progresivo de la resistencia de los niños a la influencia de sus iguales.

Susceptibilidad a las influencias

Dicho aumento fue contrastado con los testimonios de los participantes acerca de su propia capacidad de resistencia a las influencias de sus amigos, y acerca de sus implicaciones en comportamientos de riesgo o delictivos, informa la Universidad de Oregón (Estados Unidos), en la que se realizó el estudio, en un comunicado.

Según explica una de las autoras del estudio, la psicólogo de dicha Universidad, Jennifer H. Pfeifer, este descubrimiento matiza la creencia general de que es en la adolescencia cuando los jóvenes son más susceptibles a las presiones sociales.

La resistencia a la presión social se desarrolla en la adolescencia

Además de la existencia de esta susceptibilidad incrementada, los jóvenes mejoran en esta etapa su capacidad de resistir a dichas presiones, que aumentan en estas edades porque es cuando los niños empiezan a pasar más tiempo con gente de su edad y menos tiempo con su familia.

Los investigadores creen que éste es el primer estudio que analiza con tecnología IMRf los cambios del procesamiento cerebral de las emociones en una época crítica del desarrollo del cerebro.

Sus hallazgos se suman a un grupo cada vez mayor de evidencias científicas que señalan que el desarrollo del estriado ventral durante la adolescencia temprana es clave en la regulación emocional del ser humano.

Posible causa de la depresión

Pero, según Pfeifer, “aún queda mucho por aprender sobre cómo el cerebro responde realmente a los estímulos emocionales durante su desarrollo”.

El estudio de Pfeifer y sus colaboradores reveló otra información inesperada: la actividad neuronal de la amígdala, un área del cerebro que se encarga del procesamiento y almacenamiento de reacciones emocionales, también mostraron un incremento significativo durante este periodo, pero sólo ante las imágenes que mostraban rostros de expresión triste.

Es posible, señala Pfeifer, que la respuesta a las caras tristes esté relacionada de alguna manera con la aparición de la depresión, especialmente en las niñas adolescentes.

La identificación de una respuesta específica a la “tristeza” en la amígdala a estas edades hace pensar a los científicos que los cambios en la reactividad emocional en la pubertad podrían ser la causa del incremento de la depresión, constatado en niños al inicio de la pubertad. Los detalles de esta investigación han aparecido publicados en la revista Neuron.

Otras investigaciones

Estudios anteriores ya habían analizado el desarrollo del cerebro en la adolescencia, y sus consecuencias en el comportamiento de los jóvenes. Por ejemplo, una investigación de 2010 realizada por científicos de la Universidad de Texas en Austin, constató que existen mecanismos cerebrales que provocan la urgencia desmesurada de la gente joven, y que llevan a comportamientos peligrosos, como el consumo de drogas o la práctica insegura del sexo.

Estos mecanismos consisten, básicamente, en una actividad excesiva en el llamado sistema mesolímbico de la hormona neurotransmisora dopamina, que propiciaría la necesidad de buscar una recompensa.

Por otro lado, otro estudio, también del año pasado, realizado por especialistas del University College London del Reino Unido reveló que a los adolescentes les cuesta concentrarse más que a personas de otras edades porque sus cerebros trabajan de manera menos eficiente que los de los adultos, debido a que la parte del cerebro necesaria para resolver ciertos problemas o tareas se encuentra aún en desarrollo a estas edades.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Identifican en Marte el impacto de meteorito más grande registrado en el Sistema Solar 1 noviembre, 2022
    Un seismo que sacudió el planeta rojo en 2021 fue el resultado del impacto de un meteorito masivo, según revelaron los científicos de la NASA. Se trata del impacto de meteorito más grande registrado hasta hoy en todo el Sistema Solar: el cráter producido mide 150 metros de ancho y 21 metros de profundidad. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un enorme asteroide potencialmente peligroso para la Tierra 1 noviembre, 2022
    Un asteroide cercano y potencialmente peligroso es el más grande identificado en los últimos 8 años, según los investigadores. Con casi un kilómetro y medio de ancho, desarrolla una órbita que, en el futuro, podría acercarlo lo suficiente a la Tierra como para plantear un grave problema y poner a prueba los sistemas de defensa […]
    Pablo Javier Piacente
  • Podría haber 4 quintillones de objetos extraterrestres en nuestro sistema solar 1 noviembre, 2022
    En nuestro sistema solar podría haber hasta 4 quintillones de objetos tecnológicos extraterrestres. La mayoría serían muy pequeños para ser detectados, pero otros podrían ser como el misterioso Oumuamua, según astrónomos de Harvard.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los científicos chillan: nos estamos quedando sin futuro 1 noviembre, 2022
    La rebelión científica está viviendo una escalada de acciones que advierte del triste final que espera a nuestra civilización si seguimos mirando hacia otro lado ante la crisis planetaria: la indiferencia social, el negacionismo de los intereses creados y la inconciencia de las instituciones, nos están dejando sin futuro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 31 octubre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna nunca se separará de la Tierra, aunque se aleja progresivamente 31 octubre, 2022
    Un nuevo estudio que analizó las capas de roca en un parque australiano ha descubierto que la Luna estaba 60.000 kilómetros más cerca de la Tierra hace 2.500 millones de años, y que, aunque se está alejando de nuestro planeta 3,8 centímetros por año, nunca se separará de la Tierra.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubrimiento histórico en Suecia 31 octubre, 2022
    Los arqueólogos submarinos han descubierto un naufragio largamente buscado en el lecho marino cerca de Estocolmo. Se trata del Äpplet, de casi 400 años de antigüedad, que fue uno de los buques de guerra más grandes de su tiempo. Había sido botado en 1629 y hundido en 1659. Tiene su historia.
    Redacción T21
  • Las imágenes del cerebro pueden revelar lo que está pensando una persona 31 octubre, 2022
    Las imágenes de resonancia magnética del cerebro permiten conocer lo que está pensando una persona de forma no invasiva, pero no viola su intimidad porque no se puede aplicar sin su consentimiento y su preparación. Puede favorecer la comunicación con las personas que no pueden hablar o escribir.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Sorpresa en el mundo de los insectos: son casi como nosotros 31 octubre, 2022
    Una investigación ha demostrado que a las abejas les apasiona jugar a la pelota y que incluso pueden aprender a "marcar goles", lo que demuestra que tienen una mente sofisticada y que no son seres robóticos. Son casi como nosotros.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia celebra este lunes el Día de la Materia Oscura 2022 30 octubre, 2022
    La ciencia celebra este lunes 31 de octubre en todo el mundo el Día de la Materia Oscura, esa fuerza enigmática del universo que es invisible, está en todas partes, une galaxias y distorsiona el espacio. Los científicos juegan con las partículas elementales intentando crearla en laboratorio.
    Redacción T21