Tendencias21

La telepatía, posible fenómeno de coherencia cuántica

Ya desde hace años se ha planteado en física la hipótesis telepática, habiendo sido objeto de investigación y de especulación teórica. Si la telepatía entre seres humanos fuera real (si no transmisión precisa del pensamiento, sí al menos algún tipo de efectos psíquicos entre emisor y receptor), su explicación difícilmente cabría en el reduccionismo. Nos obligaría a buscar sus fundamentos de una física de campos y en algún tipo desconocido de acción a distancia. Por ello, los fenómenos telepáticos deberían unirse al paquete de hechos extraños conectados hoy quizá con los fenómenos de coherencia cuántica y acción a distancia, tanto en el mundo físico como biofísico. Por Gabriel Lorente.

La telepatía, posible fenómeno de coherencia cuántica

La posibilidad de transmisión del pensamiento de una persona a otra gracias a una interacción o comunicación directa entre las “mentes” de dichas personas es asunto que despierta el interés de cualquier científico. Dicha hipótesis abriría horizontes nuevos en el conocimiento de la realidad y podría ser la puerta de entrada a mundos tan insospechados como reales.

Comenzaremos por un intento de reducir a esquema el fenómeno de transmisión del pensamiento sin mediación sensorial, llamado a veces telepatía. En una primera aproximación nos abstendremos de formular ninguna afirmación sobre la realidad de dicho fenómeno. En otros términos, no nos pronunciaremos acerca de la cuestión, nada baladí, consistente en reconocer si hay o no hay casos probados de comunicación telepática o parasensorial. Por el momento nos limitamos a describir algunas características que tal presunta intercomunicación presentaría.

La estimulación cerebral

En la medida en que hoy se conocen los procesos cerebrales no es posible que se desencadene ningún proceso cerebral sin que haya un estímulo sensorial que lo desencadene. Quienes interpretan el pensamiento como un proceso bioquímico defienden que el pensamiento o la acción mental (reducida a proceso bioquímico) sólo puede ponerse en marcha merced a un estímulo físico o químico (luminoso, calorífico, táctil, sonoro …) aplicado a los sentidos del sujeto. Quienes defienden el reduccionismo de las operaciones mentales a operaciones físico-químicas se encuentran poco inclinados a admitir factores extramateriales o extrabioquímicos en el momento de interpretar el psiquismo humano.

La “hipótesis telepática” admitiría que al menos en determinados casos, en circunstancias especiales, aún poco determinadas, cabe la posibilidad de que una “mente” (actuando como “receptora”) sea estimulada, sin estímulos sensoriales interpuestos, por la actuación de otra “mente” (“emisora”) que, repetimos, actúa supuestamente de modo directo sin la mediación de la voz, el tacto u otro medio de excitación sensorial.

Consecuencias de la hipótesis telepática

Dada por válida la hipótesis telepática, es decir admitiendo que al menos en algunos supuestos se verifica una interacción directa entre mentes sin mediación sensorial y bioquímica, habría que admitir importantes consecuencias del hecho.

Una sería que la mente, al menos en algunos supuestos, admite estimulaciones o mensajes que no tienen un soporte bioquímico. Ello restaría fuerza a las interpretaciones que reducen el fenómeno mental a procesos bioquímicos. Entendemos con ello que todas las investigaciones encaminadas a establecer con rigor la esencia y las especificaciones del hipotético fenómeno telepático servirían al mismo tiempo para adquirir conocimientos más profundos sobre la naturaleza y propiedades de la “psique” humana cuya interpretación como simple fenómeno bioquímico quedaría cuestionada.

Una nueva modalidad de interacción a distancia

Otra significativa consecuencia de la detección (en su caso) de interacciones telepáticas, realizada con metodología rigurosa, sería la identificación de una nueva modalidad de interacción a distancia. Es sabido que en el actual estado del saber científico las únicas modalidades de interacción entre objetos situados en distintas localizaciones espaciales (llamadas a veces fuerzas a distancia) son la interacción o fuerza gravitatoria (ejercida entre masas) y la interacción electromagnética (ejercida entre cargas eléctricas, bien estáticas, bien en movimiento).

Si se detectase sin dejar lugar a dudas la existencia de fenómenos telepáticos y, si gracias a precauciones experimentales apropiadas, pudiese descartarse que tal interacción telepática se realizase como consecuencia de interacciones gravitatorias o electromagnéticas, se habría encontrado una nueva modalidad de interacción a distancia, no gravitatoria ni electromagnética, sino realizada mediante una modalidad de interacción a distancia desconocida hasta el presente. Este hecho sería una puerta abierta a nuevos horizontes de la física; es decir, del conocimiento de la naturaleza.

El hallazgo de lo “extra-espacial” o “extra-corpóreo”

Como hipótesis de trabajo cabría añadir que si, como sugieren algunas observaciones, la “eficacia” de la interacción telepática mutua no se atenuase al incrementarse la distancia entre emisor y receptor, habría que deducir que no existe distancia entre los sujetos mentales y que todos ellos existen en un mismo “recinto mental” carente de dimensiones espaciales.

En otras palabras, se habría establecido un carácter extra-corpóreo o extra-espacial para la faceta mental de la persona que contradeciría el discurso reduccionista hoy tal vez predominante en los antropólogos. Empleando una terminología con muchos siglos de antigüedad estaríamos en presencia de “lo espiritual”, es decir, de lo no ligado a condicionamientos espaciales o corpóreos.

Las tesis que reducen la función mental a funciones bioquímicas tendrían más dificultad en interpretar la telepatía, ya que habrían de admitir que esa nueva forma de interacción (no gravitatoria ni electromagnética) tuviese a la simple materia cerebral como agentes emisor y receptor respectivamente. Pero parece difícil admitir que exista tal fuerza y que nunca se haya puesto de manifiesto su existencia en el curso de los prolijos y casi infinitos trabajos de observación y experimentación de la naturaleza llevados a cabo en los últimos siglos.

La inserción de lo mental en lo bioquímico

La confirmación de la “hipótesis telepática” situaría, pues, ante un dilema: o bien la interacción telepática se realiza entre los contenidos materiales del emisor y receptor, en virtud de una nueva fuerza hasta ahora desconocida (lo que parece difícil de aceptar), o bien es un fenómeno debido a que hay en el emisor y el receptor unos respectivos “factores mentales” extradimensionales, que se encuentran en comunicación directa por no serles aplicables ni los condicionamientos de localización espacial, ni de distancia o separación entre ellos.

Se debe reconocer en todo caso que la aceptación de la segunda alternativa del dilema suscita un problema, ya planteado desde tiempos remotos. Si se admite el “factor mental” extraespacial y extracorpóreo, no reducible a la bioquímica, habría ulteriormente que explicar en qué forma dicho factor no bioquímico interactúa con los procesos bioquímicos corpóreos, implicados en la cadena de procesos que intervienen en la fenomenología completa del supuesto fenómeno telepático.

Dada la transcendencia científica y humana de la cuestión, han de saludarse con aprecio y aplauso los esfuerzos rigurosos realizados en orden a alcanzar un conocimiento riguroso de la hipótesis telepática.

Una hipótesis a investigar

En todo caso parece que la hipótesis telepática deberá ser hoy investigada en conexión con la investigación de otros fenómenos similares conocidos hoy en la física, en la biología y en la neurología. Los fenómenos telepáticos deberían unirse así al paquete de hechos extraños conectados hoy quizá con los fenómenos de coherencia cuántica y acción a distancia, tanto en el mundo físico como biofísico.

Se conocen formas de interacción extrañas entre enjambres de organismos independientes (vg. insectos o pájaros) y entre enjambres de celulas en tejidos que parecen unidos por fenómenos de coherencia cuántica.

La neurología cuántica en general o, en concreto, la hipótesis de Hameroff-Penrose sobre la naturaleza biofísica de la conciencia, son hipótesis que abren vías nuevas de investigación que quizá podrían también ayudar en la explicación de la hipótesis telepática. En el horizonte aparece un vasto campo de investigación abierto que probablemente pudiera conducir a nuevas formas de entender el mundo físico que ayudaran en la explicación del psiquismo y en la explicación de la experiencia religiosa.

Gabriel Lorente es Profesor Titular de Física en la Universidad Nacional de Educación a Distancia, Madrid.

Gabriel Llorente

12 comentarios

  • PIENSO POR UNA SERIE DE INDICIOS QUE SE VIENEN PRESENTANDO ACELERADAMENTE: QUE EL FUTURO SE ENCUENTRA ENTRE LOS MAS AVANZADOS QUE ASISTEN A LA ERA CUANTICA. Y QUE HABLAR DE ESTE PRESENTE PERTENECE PARA ELLOS A UNA INSTANCIA DE REALIDAD O PERCEPCION INFERIOR SUPERADA

  • Tengo la sensacion de ser un receptor/emisor telepatico. Necesito imperantemente aprender a controlar ésta sensacion. Puesto que aprece que soy mejor receptor que emisor y le estoy dando acceso a un monton de mentes todo lo que estoy haciendo. ¿Como me convierto en mejor emisor? ¿y como puedo bloquear las recepciones? ¿que tan posible es lo que estoy proponiendo? Ayuda!

  • La Telepatia existe yo lo afirmo por experiencia propia soy buen receptor y transmisor con familiares en mi adolescencia y juventud para jugar con mi hermana y padre nos transmitiamos letras y numeros para adivinar, y mi hermana y yo no fallamos nunca, adivinabamos las letras y numeros de una cifra y a voluntad para mi lo mas normal, la imagen con ojos cerrado aprece girando desde lo mas lejano hasta acercarce al plano visual deteniendose y mostrandose en todo su tamaño claro para distinguirlo aunque sus bordes sean algo borrosos se entiende perfectamente ,,,,Saludos

    • ¿Sabes si la conexión entre las personas depende? últimamente me ha pasado con una amiga, es muy extraño, ambos nos hemos dado cuenta, yo escucho lo que piensa, y después le digo lo que escuché y ella me afirma no haber dicho ni una sola palabra ¿Cómo se puede mejorar?

  • No sé cómo se llama lo q me pasa… pero desde hace algún tiempo me doy cuenta q pienso en alguien q no veo por decir unos 6 meses y lo pienso con muchos deseos y fuerza y durante ese día recibo una llamada o mensaje, es la tercera vez q me pasa al punto q hoy lo pensé muchísimo y puse el móvil encima de la mesa esperando su llamada o algún mensahje y así fue, por la tarde me envió un mensaje… llevaba sin saber de él por lo menos 4 meses… ya esto me asusta..

  • Puesto que tu intención en esos momentos es fuertes, ese mismo impulso sostenido es creativo, crea esas cosas que tanto esperas. Se podría decir que tiene que ver con la ley de la atracción, aunque esta es demasiado mal usada por muchas personas que la utilizan solo para reforzar su materialismo. No te asustes, aprovéchalo para atraer cosas de provecho para ti y los demás dentro de las leyes de amor y orden.

  • He tenido una experiencia curiosa: tuve un novio que hace 22 años vi por ultima vez, nunca más en este lapso de tiempo tuve algun contacto por ningun medio, este persona vive en mi pais y dista como a 350 Km de donde vivo intencionalmente nunca mas le he pensado ni hecho comentarios acerca de el. no obstante el ultimo semestre del año pasado como en 3 oportunidades de manera repentina me llegaban pensamientos acerca de él lo que me permitia pedirle a Dios por su proteccion. En este año, en el mes de septiembre fue muy seguido la inundacion de esos pensamientos, y soñando con él, ante este hecho por ser una persona muy conocida fui al buscador google y pude enterarme que al tiempo de mi busqueda estaba cumpliendo 1 año de haber fallecido. Esto no podria ser telepatia, pues ya ha fallecido. ¿que fenomeno paranormal esta ocurriendo?

  • Yo, Enudio Guevara (odontólogo), puedo decir con la mayor seriedad y veracidad del caso. que he tenido dos (2) experiencias reales como receptor de mensajes telepaticos con dos (2) familiares, una con mí primo hermano Hector Strochia (ingeniero mecánico) hace 44 años. Y la otra con mi hijo varón Tomas Ernesto Guevara García (arquitecto) hace aproximadamente 12 años.

    • Hoy he sido informado de una tercera experiencia, no como receptor sino como emisor, siendo la receptora mi tia materna Aura Manuela a quien llamé hoy para felicirla por estar cumpliendo 98 años de feliz existencia.

  • Mi pareja y su compadre se platican mentalmente y mueven objetos como apagar la tv o bajarle bolumen,quién sabe que más aran.
    Me siento preocupada porq pienso que no son humanos si no reptilianos,Y ellos se an dado cuenta que yo tengo también poderes diferentes pero lo principal que mi Dios es sólo uno que es Jesús,y para ellos no lo es aunque dicen que si…en fin me siento preocupada,angustiada a veces por mi vida,no sé que en realidad vive con migo,y que humanidad este con nosotros en el mundo.