Tendencias21
Los chimpancés comparten con los humanos el sentido de la justicia

Los chimpancés comparten con los humanos el sentido de la justicia

Un estudio reciente realizado en Estados Unidos ha constatado que los chimpancés poseen un sentido de la justicia que hasta ahora se creía exclusivamente humano. Los resultados de esta investigación coinciden con los de otros estudios previos sobre primates: en 2003, por ejemplo, otro grupo de investigadores demostró que los monos capuchinos responden negativamente a una distribución injusta de la recompensa, llegando incluso a no realizar nuevos trabajos si se sienten injustamente tratados. Estas investigaciones señalan que el sentido de la justicia emergió en nuestra especie como una capacidad innata, fruto de la evolución y ajena a la cultura. Por Yaiza Martínez.

Los chimpancés comparten con los humanos el sentido de la justicia

Investigadores de Yerkes National Primate Research Center de la Universidad de Emory y de la Universidad de Georgia (ambas de Estados Unidos) han sido los primeros en demostrar que los chimpancés poseen un sentido de la justicia que hasta ahora se creía exclusivamente humano.

En su experimento, los investigadores jugaron con los chimpancés a Ultimatum, un juego experimental de economía que intenta mostrar que las elecciones sobre criterios de justicia priman sobre las de beneficio.

Los resultados del estudio, que han sido publicados esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), sugieren que la aversión humana a la injusticia y una preferencia por los finales justos tiene una larga historia evolutiva compartida con el ancestro común de humanos y monos, publica SINC a partir de un comunicado de la Universidad de Emory.

Según explica la autora principal del estudio, Darby Proctor, «usamos el juego Ultimatum porque está considerado como el patrón clave para determinar el sentido de la justicia en humanos”. En el juego, un individuo necesita proponer una recompensa dividida a otro y, después, hacer que ese individuo acepte la propuesta antes de que ambos puedan obtener el premio. Los humanos habitualmente ofrecen generosas porciones, como el 50%, a sus compañeros, “exactamente lo mismo que hemos registrado en el experimento con chimpancés”, señala la científico.

Hasta ahora, se había asumido que el juego Ultimatum no podía utilizarse con animales porque se pensaba que elegirían la opción más egoísta al jugar, indica Frans de Waal, coautor del trabajo. “Sin embargo, nuestro estudio muestra que los chimpancés no solo tienen un sentido de la justicia similar al de los humanos sino que también tienen las mismas preferencias que nuestra especie”, aclara.

Buscar el beneficio de la cooperación

En el trabajo también se hizo una comparación entre chimpancés y niños. En este caso, se puso a prueba a seis chimpancés adultos (Pan troglodytes) y 20 niños (de edades de dos a siete años de edad) que jugaron una versión modificada de Ultimatum.

En el juego, un individuo eligió entre en dos fichas de colores diferentes que, por su cuenta o en colaboración, podía ser cambiada por recompensas (pequeños trozos de comida para los chimpancés y pegatinas para los niños). Una ficha significaba premios equivalentes para los dos jugadores, mientras que otra favorecía la elección individual a expensas del compañero. Después, el jugador necesitaba dar la ficha a su compañero para que la pudiera cambiar por el premio, de esta forma, ambos tenían que ponerse de acuerdo.

Tanto los chimpancés como los niños, respondieron como lo hacen habitualmente los humanos adultos. Si la cooperación era necesaria, los chimpancés y los niños repartían los premios equitativamente. Sin embargo, con un compañero pasivo, que no tenía oportunidad de rechazar la oferta, los niños y los chimpancés elegían la opción egoísta.

Según los investigadores, los chimpancés son altamente cooperativos en su medio y probablemente necesitan ser sensibles en la distribución de las recompensas para así acceder a los beneficios de la cooperación. Este estudio abre la puerta a futuras investigaciones para comparar otros comportamientos similares entre primates y humanos, concluyen.

Una historia evolutiva común con los humanos

En 2003, una comparación de 97 genes humanos con los de otras cinco especies determinó que el hombre y el chimpancé son prácticamente idénticos desde el punto de vista genético, con una afinidad del 99,4%. Esta constatación llevó a los artífices de aquel estudio a proponer que los chimpancés fueran incluidos dentro del género humano, una idea que no quedó exenta de polémica en el seno de la comunidad científica.

En 2012, otro estudio genético reveló asimismo que los humanos difieren en un 1,3%, tanto de los bonobos como de los chimpancés.

Más allá de las similitudes genéticas, el estudio del comportamiento de los primates ha arrojado en los últimos años varias sorpresas que parecen confirmar esa cercanía entre este grupo animal y nuestra especie.

Así, también en 2003, una investigación realizada por primera vez para estudiar los comportamientos económicos de los monos capuchinos revelaba que estos primates no humanos responden negativamente a una distribución injusta de la recompensa, llegando incluso a no realizar nuevos trabajos si se sienten injustamente tratados.

Según los investigadores, de la Universidad Wayne en Detroit (Estados Unidos), este hecho demuestra que el sentido de la justicia emergió como una capacidad innata en nuestra especie, ajena a la cultura, y que evolucionó desde nuestros antepasados los primates manifestándose como una necesidad para la vida de los grupos complejos.

Esta apreciación ha sido compartida por los científicos de la Universidad de Emory con anterioridad. Ya en 2005, dicha Universidad publicaba un comunicado en el que se afirmaba que “observando la variabilidad de las respuestas de los chimpancés a la desigualdad, Sarah Brosnan y Frans de Waal… determinaron que las respuestas de los chimpancés (en este sentido) dependían de la fuerza de sus conexiones sociales”.

Según los científicos, esta habría sido “la primera demostración de reacciones a la desigualdad en primates no humanos paralelas a las variaciones de las respuestas de los humanos a situaciones injustas, en función de las características de sus relaciones”.

Brosnan concluyó entonces que esta identificación de un sentido de la justicia en especies primates cercanas a los humanos implica que dicho sentido tendría una historia evolutiva muy larga. Este comportamiento de nuestros parientes más cercanos “representaría estadios de la evolución de las respuestas complejas a la injusticia presentes en nuestra especie y podría ayudar a explicar por qué tomamos ciertas decisiones”.

Otras capacidades cognitivas

Pero los primates no solo tienen sentido de la injusticia, sino que además comparten con los humanos otras características y capacidades cognitivas.

En los últimos tiempos se ha sabido, por ejemplo, que los chimpancés pueden entender el objetivo que pretende otro miembro de su misma especie y así ayudarle adecuadamente; que los orangutanes poseen un conocimiento sofisticado de técnicas de construcción; que cada comunidad de chimpancés tiene su propia cultura o que algunos chimpancés pueden elaborar ‘planes secretos’.

En general, “muchos primates no humanos parecen tener métodos similares a los humanos para resolver, gestionar y prevenir conflictos de intereses en los grupos. Estos métodos incluyen la reciprocidad, el compartimiento de alimentos, la reconciliación, la consolación, la intervención en conflictos y la mediación, que son los componentes básicos de los sistemas morales. Los primates no humanos no serán seres morales, pero muestran indicios de un sentido de regularidad social que es análogo a las reglas y regulaciones de la conducta moral. Aparte de la resolución de conflictos se pueden reconocer en los animales sociales otros componentes clave o “prerrequisitos” de moralidad, como la reciprocidad, la empatía, la simpatía y la preocupación por la comunidad. Habría que añadir un sentido de la justicia y una internalización de las normas sociales”, ha señalado al respecto el neurólogo Francisco J. Rubia en su blog Neurociencias, de Tendencias21.

Referencia bibliográfica:

Darby Proctor; Rebecca A. Williamson Frans B. M. de Waal y Sarah F. Brosnan. Chimpanzees play de Ultimatum game. Proceedings of the National Academy of Sciences (2013). DOI: 10.1073/pnas.1220806110.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21