Tendencias21

Los perros nacen siendo amigos de las personas

Los cachorros de perros tienen integrada en su genética la habilidad para comunicarse con los seres humanos desde los primeros momentos de su vida, gracias a su genética.

Los cachorros de perro tienen la capacidad de interactuar con personas a una edad muy temprana sin ninguna experiencia o entrenamiento previo debido a su genética, según ha descubierto un estudio de la Universidad de Arizona en USA.

La investigación pudo determinar que los cachorros reaccionan a la mirada social humana a una edad muy temprana, incluso antes de tener experiencia previa con humanos.

Una de las cosas que comprobaron es que, aún formando parte de una camada de recién nacidos, los cachorros interactúan con los humanos tras el primer encuentro: siguen las indicaciones que se les dan para encontrar comida.

Los investigadores atribuyen esta empatía de los cachorros de perro con los seres humanos a que más del 40 por ciento de la capacidad natural que tienen para seguir indicaciones humanas se explica por la heredabilidad genética.

La genética también determina el lenguaje visual que los cachorros de perro pueden establecer con los seres humanos durante la realización de una tarea.

Según explica el autor principal de esta investigación, Emily E. Bray, en un comunicado, los niveles de implicación genética de los cachorros de perro en su empatía con los seres humanos son muy parecidos a la heredabilidad de la inteligencia en nuestra especie.

Comunicación social

Los investigadores evaluaron las reacciones de 375 cachorros de perro durante ocho semanas mientras realizaban las mismas tareas.

Utilizaron datos de observaciones recopiladas entre 2017 y mediados de 2020, y luego construyeron un modelo estadístico que compara los factores genéticos con los ambientales en los perros que probaron, teniendo en cuenta la raza de cada uno, el sexo, la edad y el lugar de cría.

Lo primero que apreciaron es que la comunicación social a través de gestos y contacto visual era algo natural para los cachorros desde los primeros momentos de su vida.

Sin embargo, las señales de comunicación social solo funcionan cuando una persona inicia la interacción, hablándole al cachorro con voz aguda, advierten los investigadores.

Si eso no ocurre, los cachorros no buscan a las personas para indagar sobre dónde está escondida la comida.

Este estudio confirma evidencias previas según las cuales los perros muy jóvenes comparten la misma voluntad de cooperar y comunicarse que los bebés humanos.

Tema relacionado: Los perros reconocen las emociones humanas

Algo nuevo

Al mismo tiempo, aporta algo nuevo: hasta ahora se desconocía la influencia genética que podría estar detrás de este comportamiento.

Lo que ha pretendido esta nueva investigación es comprender mejor cómo piensan los perros y cómo resuelven problemas, cómo se desarrollan y cambian sus habilidades con el tiempo, así como determinar cómo contribuyen la genética y las experiencias individuales a estos cambios.

Todos los perros analizados en esta investigación tenían, además, una historia de crianza extremadamente similar y un pedigrí conocido que se remonta a varias generaciones.

«Por lo tanto, nuestros hallazgos podrían apuntar a una parte importante de la historia de la domesticación, en el sentido de que los animales con una propensión a comunicarse con nuestra propia especie podrían haber sido seleccionados en las poblaciones de lobos que dieron origen a los perros», según Bray.

Próximos pasos

El siguiente paso en la investigación será explorar si los cachorros pueden identificar algunos de los genes específicos que contribuyen a los comportamientos sociales.

Actualmente, el equipo está recopilando datos cognitivos y muestras de sangre de perros adultos para un estudio de asociación de todo el genoma, que tendrá como objetivo identificar marcadores genéticos asociados con comportamientos sociales.

Los investigadores también harán un seguimiento para ver si el desempeño en alguna de las tareas sociales a las ocho semanas predice una graduación exitosa como perro de servicio.

Referencia

Early-emerging and highly heritable sensitivity to human communication in dogs. Emily E. Bray 7 et al. Current Biology, June 03, 2021. DOI:https://doi.org/10.1016/j.cub.2021.04.055

Foto superior: Helena Sushitskaya en Pixabay

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario