Tendencias21
Los pulpos saborean el mundo con sus brazos

Los pulpos saborean el mundo con sus brazos

En las ventosas que cubren sus ocho brazos, los enigmáticos pulpos disponen de receptores químicos que combinan sensaciones de tacto y gusto. De esta forma, poseen más información para detectar a sus presas y experimentan el mundo de una forma distinta al resto de las especies.

Un grupo de científicos de la Universidad de Harvard ha logrado desentrañar algunos de los misterios que eternamente se han creado alrededor de los pulpos. Estos cefalópodos cuentan con increíbles habilidades, sobre  todo en sus ochos brazos. Los mismos funcionan a partir de un sistema nervioso en gran medida independiente al central que coordina el organismo, con receptores que combinan tacto y gusto. De acuerdo a una nota de prensa, esta característica los hace únicos y les brinda ventajas para reconocer a sus presas.

La literatura, el cine y hasta la música popular están repletas de referencias a los pulpos. Son una de las especies que siempre ha cautivado al ser humano, tanto por su increíble figura como por sus asombrosas capacidades. Reinando en la oscuridad de las profundidades del mar con sus ocho brazos y su arte para el camuflaje, los pulpos llaman la atención por sus notables diferencias con el resto de las especies.

Para conocer más sobre las ventosas que poseen los pulpos en sus brazos, la ciencia ha encarado múltiples trabajos en el área de la biomecánica, pero muy poco se ha investigado a nivel molecular. Ahora, el estudio de los investigadores estadounidenses se ha centrado en esta cuestión, descubriendo una nueva familia de sensores en la primera capa de células dentro de las ventosas.

Estos sensores han logrado adaptarse para reaccionar y detectar moléculas que no se disuelven bien en agua. Gracias a estas moléculas, los receptores quimiotáctiles ayudan a los pulpos a descubrir aquello que tocan sumando sensaciones gustativas a la experiencia táctil, para poder identificar así a una posible presa con una mayor diversidad y riqueza de recursos.

Un sistema único

En consecuencia, cuando un pulpo toca una piedra y no siente ninguna presencia con el tacto, los receptores químicos presentes en las ventosas de sus brazos le permiten saber si en las cercanías puede haber una presa, como por ejemplo un cangrejo. Si detecta las moléculas indicadas, o sea el “sabor” de su futuro alimento, seguirá buscando en la zona hasta dar con el cangrejo, como se puede ver en este video que forma parte de la investigación.

Los científicos creen que a partir de los avances concretados con esta investigación será posible descubrir sistemas receptores similares en otros invertebrados marinos. Llegando al fondo del funcionamiento molecular de estos sistemas se podrá determinar cómo evolucionaron las capacidades de los pulpos para adaptarse de forma tan eficiente a su entorno.

Según Nicholas Bellono, profesor asistente de biología molecular y celular en Harvard y director del estudio, “este hallazgo es importante porque podría facilitarnos el acceso a la complejidad del sistema de percepción del pulpo. El objetivo es llegar a entender cómo puede procesar una gran variedad de señales usando su sistema nervioso semiautónomo de brazos, para producir comportamientos complejos y adaptarse al entorno”.

Brazos “inteligentes”

Los brazos de los pulpos son extremadamente diferentes a los de otras especies. Casi un 60% de las neuronas de un pulpo se localizan en sus brazos, operando de forma parcialmente independiente a su cerebro. En un principio, los investigadores identificaron las células de las ventosas presentes en los brazos de los pulpos que poseen los receptores táctiles y químicos. Los aislaron y clonaron, y luego de una serie de experimentos confirmaron que los pulpos tomaban decisiones y reaccionaban inmediatamente ante estímulos químicos de su interés.

Considerando que no existe nada parecido a estos receptores en las células de otras especies, los expertos sostienen que la identificación de este proceso puede ser de gran utilidad para conocer más sobre el comportamiento quimiotáctil marino. También destacaron que podría existir una gran cantidad de compuestos naturales desconocidos capaces de estimular estos receptores y generar así comportamientos complejos.

Referencia

Molecular Basis of Chemotactile Sensation in Octopus. ena van Giesen, Peter B. Kilian, Corey A.H. Allard, Nicholas W. Bellono. Cell (2020).DOI: https://doi.org/10.1016/j.cell.2020.09.008

Foto: Taken en Pixabay.

Video: Peter B. Kilian.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente