Tendencias21

Los robots se descompondrán como cadáveres al ‘morir’

Científicos del Instituto Italiano de Tecnología están desarrollando materiales inteligentes que facilitarían la descomposición de los robots una vez ‘muertos’, esto es, al final de su vida útil. Así se persigue el diseño de autómatas más realistas, y reducir su impacto ambiental al máximo. Para la fabricación de estos materiales se está usando la nanotecnología. Por Patricia Pérez.

Los robots se descompondrán como cadáveres al ‘morir’

La nueva era de la robótica pasa por el desarrollo de autómatas cada vez más semejantes a las personas, tanto en el aspecto físico como en las capacidades. Sin embargo, bajo la piel sintética del robot se esconde una amalgama compuesta mayoritariamente de metal y plástico, materiales no biodegradables difíciles de eliminar. Si los expertos prevén un auge de esta industria en los próximos diez años, ¿qué pasará con estos artefactos cuando queden inservibles?

Investigadores del Instituto Italiano de Tecnología (ITT) trabajan en el desarrollo de materiales inteligentes que permitirían la creación de robots a partir de elementos fácilmente desechables al final de su vida útil. De esta forma no sólo se conseguiría el diseño de autómatas más realistas, sino que además se reduciría el impacto ambiental al máximo posible.

Según recoge la agencia Reuters en un artículo, los investigadores se basan en la fusión de distintos materiales a escala nanoscópica, dando así lugar a un producto novedoso que conserva las propiedades de los componentes individuales, pero generando características que serían imposibles en cada elemento por separado. Así, además de crear nuevos materiales inteligentes, permiten una apertura del campo de aplicación de otros ya existentes como el papel, el algodón o diferentes tipos de espumas como el poliuretano.

Hasta ahora uno de los materiales básicos para la construcción de un robot es el plástico convencional hecho a base de petróleo, un combustible fósil que contribuye al cambio climático. La opción alternativa son los bioplásticos, que provienen de material vegetal, pero su producción es más cara por el alto consumo energético que se requiere. En busca de una solución intermedia, el equipo del ITT ha desarrollado una fórmula para crear bioplástico a partir de residuos de alimentos, tratando así de mitigar la energía adicional que se emplea con el uso de recursos que normalmente se desperdiciarían.

Nueva generación

El epicentro de la investigación es el desarrollo de estos materiales inteligentes, aunque los científicos son conscientes de la importancia que supondría su aplicación para la robótica. «Estos materiales biodegradables, naturales, son muy flexibles para su uso en pieles robóticas. Pero también pueden ser duros para utilizarlos en las partes internas. Y además se pueden incorporar sensores para que tengan esa sensibilidad táctil que los robots necesitan, pero con materiales biodegradables», explica Athanassia Athanassiou, que lidera el Grupo de Materiales Inteligentes en el IIT.

En ello coincide Nikos Tsagarakis, investigador principal en un proyecto de creación de robots humanoides en el IIT, al asegurar que la próxima generación de autómatas tendrá que dejar atrás el metal. “El principal problema es que es difícil ver cómo podemos conseguir las propiedades que queremos que tengan para que se asemejen más al cuerpo humano”, se plantea.

En este sentido los materiales alternativos supondrían una ventaja, no sólo porque permitirían la creación de robots más ligeros, sino también más eficientes y reciclables. Al ser más realistas, tal vez se aceptarían y adaptarían mejor en la sociedad y, finalmente, como los humanos, se eliminarían más fácilmente al llegar al final de su vida útil.

Aunque en principio el equipo se plantea el uso de materiales biodegradables de forma inminente para la capa exterior, similar a la piel, prevé que con el tiempo todo el cuerpo se pueda descomponer como si se tratara de carne y hueso. «El punto de partida debería ser hacer parte del robot, por ejemplo la parte exterior, con este material biodegradable. Pero, en el plazo de unos pocos años, me parece muy factible que todo el robot pueda ser biodegradable», augura Athanassiou.

Ayuda en desastres

El IIT promueva paralelamente en robótica el proyecto Walk-man, que tiene como objetivo desarrollar un robot humanoide capaz de actuar en edificios dañados a raíz de catástrofes naturales o de origen humano. Para ello, según explican en la web del proyecto, han creado un cuerpo completamente original y nuevo, diferente a cualquier otro robot desarrollado hasta ahora en el IIT, capaz de poderosas habilidades de manipulación, equilibrio y robustez física.

De esta forma el robot podrá caminar o incluso gatear entre escombros, manteniendo el equilibrio frente a perturbaciones externas, medir las distancias utilizando su sistema de percepción, trabajar con herramientas manuales como martillos y cuchillas, o abrir y cerrar válvulas. Además, tendrá la capacidad cognitiva suficiente para funcionar de forma autónoma o bajo la teleoperación en caso de limitaciones graves de comunicación para el control remoto.

Asimismo han intentado que sea más eficiente que los anteriores modelos y capaz de operar durante periodos más prolongados sin necesidad de recarga.

Con estas bazas se presentan al desafío DARPA Robotic Challenge (RDC), una competición mundial que celebra cada año para presentar proyectos diseñados para actuar en casos de desastres. Sin embargo, su ambición va más allá, y en la segunda parte del proyecto ya planean realizar una consulta a organismos de protección civil para mejorar la definición de un verdadero desafío en el mundo real, con escenarios realistas y realizables. De esta forma pretenden que, en caso de necesidad, la robótica pueda estar a la altura.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21
  • La muerte los llama y ellos se juntan 13 febrero, 2024
    Un experimento desarrollado en "granjas de cadáveres" permitió comprobar que la descomposición de cuerpos humanos y de otras especies atrae siempre a las mismas variedades de microorganismos y hongos, sin importar el clima, la estación del año o la ubicación en el globo. Un mejor conocimiento de esta comunidad "universal" de descomponedores permitirá importantes avances […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente
  • Toda la biblioteca privada de Darwin ya está disponible en Internet 13 febrero, 2024
    La biblioteca privada de Charles Darwin ha sido completamente reconstruida y está disponible en Internet por primera vez, coincidiendo con el 215 cumpleaños del naturalista. El catálogo, de 300 páginas, contiene 7.400 títulos con un total de 13.000 volúmenes entre libros, escritos y revistas, que están al alcance de todo el mundo sin salir de […]
    Redacción T21
  • El metro de Londres implanta IA para vigilar la red subterránea 13 febrero, 2024
    El metro de Londres ha probado herramientas de vigilancia con IA en tiempo real para detectar posibles situaciones de riesgo o de conflicto y permitir al personal intervenir rápidamente. Detecta comportamientos agresivos e identifica a las personas que se cuelan sin pagar.
    Redacción T21
  • La memoria universal promete revolucionar a la informática 12 febrero, 2024
    La memoria universal podría reemplazar tanto a la RAM como al almacenamiento interno en los ordenadores de uso masivo, brindando una alternativa más rápida y más eficiente a nivel energético. Un nuevo estudio muestra un posible enfoque revolucionario de la memoria universal: empleando un nuevo material denominado GST467, los investigadores apreciaron que la memoria mejora […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los relámpagos volcánicos habrían encendido la llama de la vida en la Tierra primitiva 12 febrero, 2024
    Cuando la Tierra era joven y salvaje, los procesos en nuestro planeta transformaron una mezcla de ingredientes en lo necesario para impulsar la vida. Para esto es crucial el nitrógeno, un nutriente esencial para formar proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos. Los científicos han descubierto evidencias geológicas que indican que las descargas de rayos asociadas con […]
    Pablo Javier Piacente
  • La genética tiene mucho que decir sobre el asesinato de una madre adoptiva 12 febrero, 2024
    Según la genética, el comportamiento de los hijos adoptados está mayoritariamente influido por los padres biológicos, mientras que el parecido entre padres e hijos en una familia adoptiva es muy pequeño. Además, un hijo adoptado no tiene vínculos genéticos con su madre adoptiva y puede heredar ciertas maneras de pensar de sus padres biológicos, especialmente […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia