Tendencias21

Los teléfonos inteligentes pueden mejorar el estado de las carreteras

Una red de colaboración colectiva de conductores, dotados solamente de sus teléfonos inteligentes, podría permitir monitorear de forma permanente el estado de las carreteras. Generaría mayor eficiencia económica y optimizaría la calidad de los caminos.

Un estudio desarrollado por científicos e ingenieros de la Universidad de Birmingham, en el Reino Unido, concluye que los teléfonos inteligentes de los conductores podrían emplearse para analizar constantemente el estado de las carreteras. Los datos recopilados permitirían determinar la necesidad de realizar reparaciones de forma inmediata, entre otras ventajas a las que se accedería con una mínima erogación económica.

De acuerdo a una nota de prensa, los conductores participantes de esta red colaborativa solamente necesitarían disponer de acelerómetros de tres ejes de alta resolución y rastreo GPS, dos características integradas en la actualidad en la gran mayoría de los modelos de teléfonos inteligentes. Además, deberían utilizar una aplicación de bajo coste para gestionar la información recopilada.

Más allá de la posibilidad de medir otros parámetros, con esta sencilla tecnología se podría verificar prácticamente en tiempo real la irregularidad de las carreteras, un aspecto vital para la calidad de la conducción y para la seguridad de los caminos. El Índice Internacional de Rugosidad o Regularidad (IRI) fue aceptado como estándar de medida de la regularidad superficial de un camino por el Banco Mundial en 1986, y es precisamente el indicador que los investigadores destacan para evaluar a través de esta “red colaborativa”.

El IRI incluye una escala única de valores para obtener medidas sobre la regularidad superficial de las carreteras, datos que pueden obtenerse con la gran mayoría de los aparatos de auscultación que se emplean actualmente. El indicador simula la respuesta de un vehículo mientras circula por un camino a una velocidad promedio de 80 kilómetros por hora. Hace posible el análisis de variables relacionadas con el confort y la seguridad de la conducción.

Gestión más eficiente y más económica

Según el Dr. Michael Burrow, profesor titular de la Universidad de Birmingham y uno de los autores de la investigación, “los métodos automatizados más precisos para evaluar la rugosidad o regularidad de las carreteras utilizan vehículos equipados con láser, por lo tanto analizar la rugosidad de una red de tamaño pequeño o medio puede resultar muy costoso”, explicó.

Si por el contrario se emplearan sensores de aceleración integrados en la mayoría de los teléfonos inteligentes, que son dispositivos móviles ampliamente popularizados prácticamente en todo el planeta, sería factible evaluar el estado de las redes de carreteras utilizando datos de fuentes colaborativas con una mínima erogación económica.

“Los datos de aceleración vertical de los teléfonos inteligentes podrían analizarse a través de algoritmos de aprendizaje automático, para permitir que el IRI se prediga con una precisión similar a la que se esperaría de una inspección visual. Sin embargo, se mejoraría notoriamente la cantidad y regularidad de los análisis”, indicó Burrow.

Carreteras más ágiles y seguras

El mantenimiento adecuado de las carreteras fomenta el desarrollo económico y hace más eficiente la gestión del transporte. Por si esto fuera poco, impacta positivamente en los tiempos de viaje, en la eficiencia del gasto de combustible, en la reducción de las reparaciones de vehículos y en la disminución de accidentes. Todo este conjunto de beneficios repercute en ventajas socioeconómicas y reduce el impacto ambiental negativo del transporte.

Un sistema de recopilación de datos mediante teléfonos inteligentes haría posible que las agencias, entes o empresas encargadas de la gestión de las carreteras puedan producir regularmente y a bajo coste un resumen del estado de toda la red de caminos. También tendrían acceso a la información necesaria para identificar y priorizar las secciones de las carreteras que requieran mantenimiento de forma más urgente.

Los especialistas resaltaron que poner en práctica un sistema colaborativo de este tipo podría ser especialmente útil en los países en vías de desarrollo, en los cuales existe una gran cantidad de caminos rurales de tierra o grava y al mismo tiempo el número de dispositivos móviles al alcance de la población es notoriamente elevado.

Referencia

Study of the Factors Affecting Road Roughness Measurement Using Smartphones. Guanyu Wang; Michael Burrow and Gurmel Ghataora. Journal of Infrastructure Systems (2020).DOI:https://doi.org/10.1061/(ASCE)IS.1943-555X.0000558

Foto: Dariusz Sankowski en Pixabay.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario