Tendencias21

Nuevas evidencias de la influencia genética en los comportamientos violentos

Aunque hasta ahora no se han encontrado evidencias de la existencia de un “gen de la violencia”, investigadores norteamericanos han descubierto que una variación genética en una de las enzimas catalizadoras de elementos químicos en nuestro cerebro, propicia que, ante determinados estímulos, nuestros cerebros reaccionen más violentamente que otras personas que no sufren dicha variación genética. Esta reacción, observada mediante imágenes de resonancia magnética en los cerebros de más de 100 personas, conforma un patrón genético que sí podría propiciar el comportamiento agresivo en un individuo, independientemente de la influencia que puedan ejercer otros factores ambientales. Por Marta Morales.

Nuevas evidencias de la influencia genética en los comportamientos violentos

Los factores neurobiológicos que contribuyen a que se desarrollen comportamientos violentos en los humanos aún no son bien comprendidos. La preocupación por entender por qué las cárceles están llenas de gente o por qué, de pronto, algunas personas desarrollan un comportamiento excesivamente agresivo ha llevado al científico Andreas Meyer-Lindenberg, del National Institute of Mental Health de Estados Unidos, a investigar si existen componentes en nuestra naturaleza biológica que puedan producir este tipo de reacciones o actitudes.

Su investigación, de la que se ha hecho eco el Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos en un comunicado, se enmarca dentro de la llamada genética psiquiátrica, corriente de la psiquiatría que intenta desvelar las claves de cómo los genes predisponen la organización y el funcionamiento de nuestro cerebro desde la infancia.

Investigaciones anteriores ya han establecido las bases de lo que ha dado en llamarse Neurobiología de la violencia. Por otro lado, tal como han establecido los investigadores chilenos Marcela Jara y otros en su artículo Genética de la Violencia, hasta donde se sabe actualmente no puede haber un gen de la violencia, que probablemente son múltiples y que la violencia siempre es el resultado de la interacción de las disposiciones hereditarias y de la influencia del ambiente.

Si el gen es defectuoso…

Profundizando aún más en esta línea de investigaciones, Meyer-Lidenberg y sus colegas se han dedicado a examinar una variación alélica (de gen alelomorfo, una de las formas de gen responsables de variaciones genéticas hereditarias), en este caso, en un gen X relacionado con la oxidasa monoamina A (MAOA, que es una enzima encargada de catalizar la oxidación de monoaminas y que está presente en diversas células del organismo humano, como las neuronas del cerebro. La variación genética en este caso afectaría al funcionamiento de la MAOA, produciendo determinadas reacciones cerebrales anómalas.

Los genes pueden causar comportamientos complejos, como la agresión, porque dirigen la producción de proteínas. Las enzimas, que son un tipo de proteína que se hallan presentes en nuestro cerebro, realizan la función de descomponer los elementos químicos en éste, en especial la llamada serotonina, que es un mensajero químico que permite a las células comunicarse entre sí.

Meyer-Lidenberg ha estudiado el impacto que un polimorfismo funcional común de la enzima MAOA (derivado de una variación genética) pudiera tener en la estructura cerebral y en su funcionamiento, con imágenes de resonancia magnética realizadas a más de 100 voluntarios, algunos de los cuales sí sufrían la variación del gen mencionado, mientras que otros no.

El experimento

Según explican en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, Meyer-Lidenberg y sus colegas mostraron a los voluntarios del experimento una serie de imágenes de rostros con expresiones de enfado o miedo, y otras imágenes desasosegantes, como una pistola que apuntaba a la pantalla.

Se descubrió que aquellos voluntarios que sí tenían la forma genética modificada relacionada con la agresividad, respondían a las imágenes con un considerable aumento de la actividad neuronal en la amígdala durante la estimulación visual.

La amígdala es un núcleo neuronal que está situado en el área encefálica del llamado cerebro límbico, y está relacionada con las emociones, especialmente con el miedo y la agresividad. Asimismo, la visión de las imágenes provocó una disminución de la actividad en la corteza cerebral, que sería la región del cerebro encargada de controlar las actitudes agresivas.

En el caso de los hombres, la variación alélica se asoció asimismo a cambios en el volumen de la corteza orbitofrontal (que se relaciona con cierto tipo de emociones sociales, particularmente desarrolladas en los seres humanos, como la vergüenza, la culpa, la lástima o el orgullo), así como una enorme reacción en la amígdala y el hipocampo.

Los datos de los investigadores han identificado además diferencias en el sistema límbico en lo referente a la regulación emocional y el control cognitivo, que relacionarían los impulsos agresivos con la variación genética.

Por tanto, este patrón cerebral parece poder propiciar los impulsos violentos, aunque no es determinante. Según Meyer-Lidenberg, se puede señalar que existe el riesgo genético de violencia, pero que resulta imposible de predecir si el impulso llegará a darse o no. Otros factores resultarían más o menos importantes que la predisposición genética a la violencia, como el entorno, tal como han establecido anteriores investigaciones.

Tema relacionado:

La clave para detener el ciclo de la violencia está en el sistema nervioso

Marta Morales

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente