Tendencias21

Nuevo sistema para obtener energía renovable de la unión de mares y ríos

Científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza) han desarrollado un sistema que genera electricidad mediante ósmosis, con una gran eficiencia. Aprovecha el intercambio de iones entre el agua de mar y el agua dulce, con una nueva membrana de sólo tres átomos de espesor. Esta tecnología podría usarse en los estuarios, allá donde los ríos se juntan con el mar, para obtener energía renovable.

Nuevo sistema para obtener energía renovable de la unión de mares y ríos

Investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL, Suiza) han desarrollado un sistema que genera electricidad a partir de ósmosis con una eficiencia sin precedentes. Su trabajo, que aparece en Nature, utiliza el agua de mar, agua dulce, y un nuevo tipo de membrana de sólo tres átomos de espesor.

Los defensores de la energía limpia pronto tendrán una nueva fuente para añadir a la energía solar, eólica e hidroeléctrica: la energía osmótica. O más concretamente, la energía generada por un fenómeno natural que se produce cuando el agua dulce entra en contacto con el agua de mar a través de una membrana.

Investigadores del Laboratorio de Biología de Nanoescala de la EPFL han desarrollado un sistema de generación de energía osmótica que ofrece rendimientos nunca antes vistos.

El concepto es bastante simple. Una membrana semipermeable separa dos fluidos con diferentes concentraciones de sal. Los iones de sal viajan a través de la membrana hasta que las concentraciones de sal en los dos fluidos alcanzan el equilibrio. Ese fenómeno es precisamente la ósmosis.

Si el sistema se utiliza con agua de mar y agua dulce, los iones de sal en el agua de mar pasan a través de la membrana hacia el agua dulce hasta que ambos líquidos tienen la misma concentración de sal. Y puesto que un ion es simplemente un átomo con una carga eléctrica, el movimiento de los iones de sal puede aprovecharse para generar electricidad.

El sistema de la EPFL consta de dos compartimentos llenos de líquido separados por una membrana delgada hecha de disulfuro de molibdeno. La membrana tiene un pequeño agujero, o nanoporo, a través del cual pasan los iones del agua de mar hacia el agua fresca hasta que las concentraciones de sal de los dos fluidos son iguales. A medida que los iones pasan a través del nanoporo, sus electrones se transfieren a un electrodo -que es lo que se utiliza para generar una corriente eléctrica.

Gracias a sus propiedades la membrana permite que los iones con carga positiva pasen a través de lla, mientras que rechaza la mayoría de los cargados negativamente. Eso crea tensión entre los dos líquidos a medida que uno acumula carga positiva y el otro carga negativa. Esta tensión es lo que hace que la corriente generada por la transferencia de iones fluya.

Nanoporos

«Tuvimos que fabricar primero y luego investigar el tamaño óptimo del nanoporo. Si es demasiado grande, los iones negativos pueden pasar a través de él y la tensión resultante sería demasiado baja. Si es demasiado pequeño, no pasan suficientes iones a través de él y la corriente sería demasiado débil», dice Jiandong Feng, autor principal de la investigación, en la nota de prensa de la EPFL.

Lo que diferencia el sistema es su membrana. En estos tipos de sistemas, la corriente aumenta con una membrana más fina. Y la membrana de la EPFL tiene sólo unos pocos átomos de espesor. El material de qué está hecha -disulfuro de molibdeno- es ideal para la generación de una corriente osmótica. «Esta es la primera vez que se utiliza un material de dos dimensiones para este tipo de aplicación», dice Aleksandra Radenovic, jefe del Laboratorio de Biología a Nanoescala.

El potencial del nuevo sistema es enorme. De acuerdo con sus cálculos, una membrana de 1 metro cuadrado con un 30% de su superficie cubierta por nanoporos debe ser capaz de producir 1 megavatio de electricidad -lo suficiente para alimentar 50.000 bombillas de bajo consumo estándar-. Y puesto que el disulfuro de molibdeno (MoS2) es fácil de encontrar en la naturaleza o se puede producir por deposición química de vapor, el sistema sería escalable para la generación de energía a gran escala. El principal desafío para conseguirlo es encontrar la manera de hacer poros relativamente uniformes.

Hasta ahora, los investigadores han trabajado sobre una membrana con un solo nanoporo, con el fin de comprender exactamente lo que estaba pasando. »Desde una perspectiva de ingeniería, el sistema de un solo nanoporos es ideal para mejorar nuestra comprensión fundamental de estos procesos y proporcionar información útil para la comercialización a nivel industrial», dice Jiandong Feng.

Los investigadores fueron capaces de hacer funcionar un nanotransistor con la corriente generada por un solo nanoporo: un nanosistema autoalimentado. Los transistores de MoS2 de una sola capa y baja potencia se fabricaron en colaboración con el equipo de Andras Kis en la EPFL, mientras que se realizaron simulaciones de dinámica molecular en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign (EE.UU.).

Estuarios

La investigación de la EPFL es parte de una tendencia en crecimiento. Durante los últimos años, los científicos de todo el mundo han estado desarrollando sistemas que aprovechan la energía osmótica para generar electricidad. Hay proyectos piloto en lugares como Noruega, Países Bajos, Japón y Estados Unidos para generar energía en los estuarios, donde los ríos desembocan en el mar.

Por ahora, las membranas utilizadas en la mayoría de los sistemas son orgánicos y frágiles, y proporcionan bajos rendimientos. Algunos sistemas utilizan el movimiento del agua, en lugar de iones, para alimentar turbinas que a su vez producen electricidad.

Una vez que los sistemas se vuelvan más robustos, la energía osmótica podrá desempeñar un papel importante en la generación de energía renovable. Mientras que los paneles solares requieren luz solar adecuada y turbinas eólicas viento adecuado, la energía osmótica se puede producir casi a cualquier hora del día o de la noche -siempre que haya un estuario cerca.

Referencia bibliográfica:

Jiandong Feng, Michael Graf, Ke Liu, Dmitry Ovchinnikov, Dumitru Dumcenco, Mohammad Heiranian, Vishal Nandigana, Narayana R. Aluru, Andras Kis, Aleksandra Radenovic: Single-layer MoS2 nanopores as nanopower generators. Nature (2016). DOI: 10.1038/nature18593.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los relámpagos volcánicos habrían encendido la llama de la vida en la Tierra primitiva 12 febrero, 2024
    Cuando la Tierra era joven y salvaje, los procesos en nuestro planeta transformaron una mezcla de ingredientes en lo necesario para impulsar la vida. Para esto es crucial el nitrógeno, un nutriente esencial para formar proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos. Los científicos han descubierto evidencias geológicas que indican que las descargas de rayos asociadas con […]
    Pablo Javier Piacente
  • La genética tiene mucho que decir sobre el asesinato de una madre adoptiva 12 febrero, 2024
    Según la genética, el comportamiento de los hijos adoptados está mayoritariamente influido por los padres biológicos, mientras que el parecido entre padres e hijos en una familia adoptiva es muy pequeño. Además, un hijo adoptado no tiene vínculos genéticos con su madre adoptiva y puede heredar ciertas maneras de pensar de sus padres biológicos, especialmente […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • Europa logra un récord mundial de fusión nuclear 12 febrero, 2024
    En un importante logro científico, investigadores de la instalación Joint European Torus (JET) han establecido un récord energético mundial de 69 megajulios liberados en energía de fusión sostenida y controlada. Otro impulso para el futuro reactor europeo a gran escala ITER.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente