Tendencias21
Turing cambió el mundo

Turing cambió el mundo

Cien años después de su nacimiento, relucen prodigiosamente los logros de Alan Turing, considerado el padre de la informática moderna y una de las mentes más brillantes del siglo XX. Aunque normalmente es más conocido como el genio que rompió los códigos secretos de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, hoy en día, todos aquellos que hagan clic con su ratón en un ordenador, naveguen por Internet, usen un móvil, conduzcan un automóvil moderno, viajen en avión o tengan un robot limpiador en casa en realidad viven bajo la influencia de sus ideas, aunque no sean plenamente conscientes. Por Juan José Moreno-Navarro.

Turing cambió el mundo

Hace unos años, la revista Time publicaba una relación con las 100 más grandes mentes del siglo XX, y en ella aparecía la figura de Alan Mathison Turing, junto a los hermanos Wright, Albert Einstein, los descifradores del ADN, Crick y Watson, y el descubridor de la penicilina, Alexander Fleming.

Aunque normalmente es más conocido como el genio que rompió los códigos secretos de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, Turing es fundamentalmente el padre de la Informática moderna. Hoy en día, todos aquellos que hagan clic con su ratón en un computador, naveguen por Internet, usen un móvil, conduzcan un automóvil moderno, viajen en avión o tengan un robot limpiador en casa están familiarizados con el impacto de sus ideas, aunque no sean plenamente conscientes.

A Turing le debemos muchas aportaciones que hoy forman parte de nuestra vida cotidiana: los primeros computadores, el programa almacenado, la inteligencia artificial, la verificación o el modelado de software. Sin él y sus brillantes ideas no podríamos hacer compras por Internet, ver un vídeo en una tableta, manejar nuestras finanzas a distancia, reproducir nuestra música favorita en un dispositivo mp3, enviar mensajes de correo electrónico, hacernos una radiografía o usar trenes de alta velocidad.

Al igual que muchas grandes ideas, como la rueda o el arco, que hoy nos parecen obvias, con una sola invención suya, el computador de propósito general, Turing cambió el mundo.

La vida del genio

Nació el 23 de junio 1912, por tanto este año celebramos el centenario de su nacimiento. De niño ya demostró una extraordinaria mente para las matemáticas y las ciencias, pero, como en el caso de otros muchos otros genios, sus profesores no le consideraban un buen estudiante.
Sus padres trabajaban para el Servicio Civil Indio, de manera que pasó la infancia en hogares de crianza lo que afianzó su independencia personal. Se cuenta que con catorce años, recorrió casi 100 kilómetros en bicicleta para poder asistir a su primer día de clase en un internado en el sur de Inglaterra e, incluso, hubo de pernoctar en una posada del camino, debido a una huelga general. De hecho, Turing era un magnífico deportista que casi corrió el maratón de las Olimpiadas de Londres de 1948.

Obtuvo una plaza de profesor en el King’s College de Cambridge y realizó su tesis en Princeton muy joven. En ella, ya se definían las Máquinas de Turing, un modelo abstracto de cómputo que suponen la base de los modernos computadores.

Tenía incluso ofertas muy suculentas para continuar en Estados Unidos, una de ellas de John von Neumann, que a la sazón participaría en la construcción de uno de los primeros computadores. Pero la situación de guerra en Europa le hizo tomar otro camino: convertirse en líder de un grupo de ingenieros y matemáticos que en Bletchley Park tenían como objetivo descifrar los códigos secretos de los alemanes.

Los códigos nazis eran considerados indescifrables: usaban la máquina Enigma para codificar y decodificar mensajes secretos. Turing y su equipo lo consiguieron y Eisenhower reconoció que su logro hizo que la guerra durara dos años menos.

Acabada la contienda, se incorporó al Laboratorio Nacional de Física que tenía como misión desarrollar ACE, el primer computador de propósito general británico. Turing no solo aportó diseños teóricos: desarrolló él mismo circuitos, especificaciones de unidades hardware, código máquina, memorias, programas, estimaciones de coste, etc.

Desgraciadamente, el laboratorio no tenía la organización idónea y el proyecto no llegó a buen fin, aunque muchas de sus ideas se retomaron después y dieron lugar al primer computador comercial DEUCE (del que se vendieron dos unidades). Ocupaba más unos 30 m2, gastaba 200 KW y costaba casi 400.000 euros. Un moderno iPad mide 53mm2, consume 750 miliW y cuesta en torno a los 600 euros.

Todos somos un poco Turing

Pero los logros de Turing no acaban aquí. Mientras algunos de los nombres de la lista de Time han pasado a la historia por una gran aportación (importante, pero única), Turing añade a la lista anterior varias contribuciones decisivas más: los cimientos de la inteligencia artificial, planteando el Test de Turing, las bases de la verificación y la validación del software, los primeros usos del modelado algorítmico de fenómenos naturales (en este caso, los patrones biológicos o morfegénesis), las redes conexionistas, etc.

Pocos científicos han sido tan visionarios de su materia como lo ha sido Turing de la Informática. Ya decía Niels Bohr, premio Nobel de Física, que “hacer predicciones es difícil, especialmente sobre el futuro”. Y en informática hay muchos ejemplos de predicciones no cumplidas.

Y todo esto, además, en una vida muy corta. Las tribulaciones del final de la vida de Turing están relacionadas con su homosexualidad. En 1952, fue víctima de un robo en su casa por un conocido de su pareja.

Turing lo denunció y en su explicación a la policía de cómo sabía quién era el ladrón, no ocultó su relación. Para él no era ningún acto reprobable, pero la ley británica consideraba entonces delito la homosexualidad. Fue detenido y condenado por indecencia y perversión sexual, bien a un año en prisión bien a aceptar una terapia hormonal experimental para «curar» su homosexualidad.

Eligió la segunda para poder continuar trabajando y porque la condena en prisión significaría la prohibición de acceso a programas gubernamentales con control de seguridad, de los que él formaba parte.

El siete de junio 1954, Turing murió por envenenamiento por comer una manzana tratada con cianuro de potasio. Oficialmente fue un suicidio. Turing adoraba la película de Disney Blancanieves y los Siete Enanitos y posiblemente eligió esa forma tan poética de morir. Nunca se recuperó del insulto de su condena, especialmente porque la consideraba injusta para una persona que había dado tanto por su país.

Turing cambió el mundo

El tratamiento de reducción de la libido le mató, como genio y como persona. Hay otras versiones sobre su fallecimiento: unos argumentan sobre un accidente en la ingestión del cianuro, los amantes de la teoría de la conspiración apuntan que la publicidad de su homosexualidad no podía ligarse a alguien que había escrito páginas gloriosas y conocía secretos tan profundos del país. Sea como sea, podemos imaginar sobre si el tamaño y la importancia de su legado aun hubieran crecido más si la intolerancia y la discriminación no hubieran acortado su vida.

Ahora, cien años después de su nacimiento, relucen prodigiosamente sus logros. ¿Alguien puede nombrar cualquier avance de los últimos 50 años (desde la llegada a la Luna a la clonación animal) que hubiera ocurrido sin la informática?

¿Qué disciplina de la ciencia o de la ingeniería no está fuertemente influida por el software y el hardware? ¿Podemos imaginar nuestra vida sin los computadores? En la sociedad de la información que nos rodea, todos somos un poco Turing. Por eso, aprendamos a conocerlo en el Año Turing / Año Internacional de la Informática y disfrutemos con su legado.

Juan José Moreno-Navarro es vicerrector de Sistemas Informáticos y de Comunicación de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y catedrático de la Facultad de Informática. Además, es comisario del Año Turing /Año de la Informática 2012 España, así como presidente del Congreso Español de Informática (CEDI) 2013.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente