Tendencias21

Un dispositivo a nanoescala suministrará energía a los cerebros artificiales

Una nueva investigación, dirigida por la Universidad de Southampton (Inglaterra), ha demostrado que un dispositivo fabricado a nanoescala, llamado memristor, podría servir para suministrar energía a sistemas artificiales capaces de imitar al cerebro humano.

Un dispositivo a nanoescala suministrará energía a los cerebros artificiales

Una nueva investigación, dirigida por la Universidad de Southampton (Inglaterra), ha demostrado que un dispositivo fabricado a nanoescala, llamado memristor, podría servir para suministrar energía a sistemas artificiales capaces de imitar al cerebro humano.

Las redes neuronales artificiales (RNA o ANN, por sus siglas en inglés) se componen de conjuntos masivamente paralelos de unidades de proceso muy simples (similares a las neuronas cerebrales); pero es en las conexiones entre estas unidades (similares a las sinapsis o conexiones entre neuronas en el cerebro) donde reside la inteligencia de cada red.

Gracias a dichas conexiones, las RNA tienen capacidades de aprendizaje y pueden realizar tareas que son difíciles para los sistemas informáticos convencionales, tales como clasificar, reconocer patrones, o aprender online.

Pero hay un problema: Actualmente, las implementaciones prácticas de las RNA están obstaculizadas por la falta de sinapsis artificiales eficientes. Ahora, una nueva investigación, dirigida por la Universidad de Southampton (Inglaterra), ha demostrado experimentalmente que un dispositivo fabricado a nanoescala, llamado memristor, podría servir para suministrar energía a sistemas artificiales capaces de imitar al cerebro humano.

La demostración, informa la revista Nature Communications, se hizo con una RNA. Esta red neuronal artificial, gracias a los menristores que impulsaron sus sinapsis, pudo aplicar sofisticadas reglas de aprendizaje, en concreto al aprendizaje reversible de datos de entrada ruidosos (esto es, de señales aleatorias que se suporponen a la señal original y confunden).

Exitosos cerebros articiales

En términos generales, los memristores son componentes eléctricos que pueden limitar o regular el flujo de corriente eléctrica de un circuito; recordar la cantidad de carga que ha fluido a través de dicho circuito y retener datos, incluso cuando el equipo está apagado.

¿Qué importancia tienen estos componentes para las redes neuronales artificiales? Alex Serb, autor principal del trabajo, la explica en un comunicado de la Universidad de Suthampton: «Si queremos fabricar sistemas artificiales que puedan imitar al cerebro en sus funciones y capacidades, necesitamos usar cientos de miles de millones de sinapsis artificiales, muchas de las cuales habrán de ser a su vez capaces de aplicar normas de aprendizaje de diversos grados de complejidad”.

En el presente, “los componentes electrónicos disponibles se pueden combinar para crear este tipo de sinapsis”, pero “la energía requerida y la eficiencia en determinadas áreas serán extremadamente difíciles de alcanzar –incluso imposibles de alcanzar- si no se diseñan nuevos componentes de sinapsis a medida».

«Los memristores ofrecen una posible vía hacia este fin, gracias a que impulsan muchas características fundamentales de las sinapsis de aprendizaje (almacenamiento de memoria, aprendizaje online, aplicaciones de reglas de aprendizaje computacionalmente potentes, una estructura de dos terminales) en volúmenes extremadamente compactos y con un coste energético excepcionalmente bajo. Si los cerebros artificiales se van a convertir en realidad, necesitarán de las sinapsis memristivas para tener éxito», sigue diciendo Serb.

Potenciales aplicaciones

En su investigación, Serb y su equipo demostraron que una matriz de memristores de óxido de metal podía aprender y reaprender patrones de entrada (de señales) de una manera no supervisada, dentro de una red neuronal artificial probabilística de tipo winner-take-all.

Esto resultaría extremadamente útil para la fabricación de procesadores incorporados de baja potencia (tan necesarios para la Internet de las cosas o interconexión digital de objetos cotidianos con Internet), que puedan procesar en tiempo real grandes volúmenes de datos sin ningún conocimiento previo de estos.

Para Serb y su equipo, esta demostración supone la posibilidad de aplicar una nueva tecnología a la práctica, así como un cambio de paradigma, con los menristores a nanoescala como centro: Estos, dicen, podrían utilizarse para formular circuitos neuronales para el procesamiento de grandes datos a tiempo real, un desafío clave de la sociedad moderna”.

«Hemos demostrado que estas plataformas de hardware pueden adaptarse de forma independiente a su entorno, sin ninguna intervención humana, y son muy resistentes en el procesamiento de datos, incluso de datos ruidosos, en tiempo real y de forma fiable. Este nuevo tipo de hardware podría encontrar una amplia gama de aplicaciones, como la Internet de las cosas ya mencionada o la vigilancia en entornos difíciles e inaccesibles”, dicen los científicos.

El año pasado, un equipo de investigadores de la Universidad de Northwestern, en Estados Unidos, hizo otro avance para la computación cognitiva relacionado con los memristores: Los investigadores utilizaron en este caso un nanomaterial semiconductor bidimensional extremadamente fino para fabricar estos diminutos dispositivos: el disulfuro de molibdeno (MoS2).  De este modo, consiguieron potenciar su funcionalidad.

Referencia bibliográfica:

Alexander Serb, Johannes Bill, Ali Khiat, Radu Berdan, Robert Legenstein, Themis Prodromakis. Unsupervised learning in probabilistic neural networks with multi-state metal-oxide memristive synapses. Nature Communications (2016). DOI: 10.1038/ncomms12611.
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Seguramente se producirán más erupciones en lugares como La Palma y Tonga 23 febrero, 2022
    Una investigación europea ha documentado que las diferencias de temperatura en el manto superior de la Tierra permiten anticipar qué volcanes entrarán en erupción, pero no en qué momento. El geofísico Javier Fullea, de la UCM, que participó en esa investigación, anticipa en esta entrevista que seguramente se producirán más erupciones en lugares como La […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un tercer continente euroasiático existió hace 50 millones de años 23 febrero, 2022
    Balkanatolia era un continente que existió hace 50 millones años separado de Europa y Asia. Hace de 34 a 40 millones de años se unió con sus dos vecinos, allanando el camino para el reemplazo de los mamíferos europeos por mamíferos asiáticos.
    Redacción T21
  • El Telescopio Webb podría detectar civilizaciones alienígenas por su nivel de contaminación del aire 22 febrero, 2022
    El nuevo Telescopio Espacial James Webb podría ser capaz de identificar otras civilizaciones con avance tecnológico, a través de la detección de las "huellas" de su contaminación atmosférica, como por ejemplo la presencia de clorofluorocarbonos (CFC). Las tecnofirmas podrían finalmente resolver el misterio: ¿estamos solos en el Universo o existen otros mundos con civilizaciones tecnológicas?
    Pablo Javier Piacente
  • Una enorme llamarada que estalló desde el otro lado del Sol presagia futuras tormentas geomagnéticas 22 febrero, 2022
    Una colosal llamarada solar impactó con fuerza en el espacio hace pocos días: aunque en este caso no alcanzó a la Tierra por registrarse en el otro lado del Sol, podría presagiar futuras tormentas geomagnéticas que impacten en nuestro planeta cuando la región solar activa gire hacia nosotros.
    Pablo Javier Piacente
  • Egipto celebra hoy una alineación solar legendaria 22 febrero, 2022
    Egipto celebra hoy por todo lo alto la alineación solar con el templo de Abu Simbel, que ocurre dos veces al año: ilumina las estatuas de Ramses II, de Ra el dios del Sol, y de Amón rey de los dioses, dejando en la oscuridad a la estatua del dios Ptah por estar asociado a […]
    Redacción T21
  • El tambaleo de Marte, nuevo misterio para la ciencia 22 febrero, 2022
    La oscilación en el eje de rotación de Marte, recientemente detectada, representa un nuevo misterio para la ciencia que dos científicos españoles pueden tal vez aclarar: un nuevo modelo dinámico aplicable a la mecánica celeste encaja con el tambaleo observado en el planeta rojo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La rapidez mental casi no cambia a lo largo de la vida 21 febrero, 2022
    Nuestra capacidad para resolver problemas rápidamente se mantiene prácticamente inalterable de los 20 a los 60 años de edad, según un nuevo estudio. La rapidez con la cual logramos procesar la información cognitiva inicia su declive sobre edades más avanzadas, permaneciendo estable durante décadas. 
    Pablo Javier Piacente
  • Identifican al primer asteroide con tres lunas 21 febrero, 2022
    Los astrónomos han comprobado que un asteroide descubierto en el siglo XIX en el cinturón de asteroides, y denominado 130 Elektra, tiene la mayor cantidad de satélites de cualquier cuerpo del cinturón principal, y que es el único sistema de asteroides cuádruple conocido en el Sistema Solar. Posee 260 kilómetros de diámetro y cuenta con […]
    Pablo Javier Piacente
  • Músicos y químicos usan el sonido para comprender mejor la ciencia de la vida 21 febrero, 2022
    Los músicos están ayudando a los científicos a analizar datos, comprender mejor el plegamiento de proteínas y hacer nuevos descubrimientos bioquímicos a través del sonido. Es más fácil escuchar sonidos que interpretar datos.
    University of Illinois/T21
  • El espacio provoca cambios profundos en el cerebro de los astronautas 21 febrero, 2022
    El cerebro de los astronautas que están medio año en el espacio reconfigura las conexiones de los centros sensoriomotores para adaptarse a los movimientos en condiciones de ingravidez. La neuroplasticidad funciona también en el espacio.
    N+1/T21