Tendencias21

Un sistema aprovecha la energía del caminar para cargar el smartphone

Ingenieros de la Universidad de Wisconsin-Madison (EE.UU.) han diseñado un sistema de captación y almacenamiento de carga que aprovecha la energía del andar humano, y que se puede integrar en el calzado. Ya capta unos 10 vatios por zapato, cuando un smartphone requiere menos de 2.

Un sistema aprovecha la energía del caminar para cargar el smartphone

Una innovadora tecnología de captura y almacenamiento de energía en los zapatos desarrollada por ingenieros mecánicos de la Universidad de Wisconsin-Madison (EE.UU.) podría reducir nuestra dependencia de las baterías en los dispositivos móviles, garantizando la capacidad para cargar para nuestros dispositivos sin importar donde estamos.

En un artículo publicado en la revista Scientific Reports, el profesor Tom Krupenkin y el científico J. Ashley Taylor describen una tecnología de recolección de energía que está particularmente bien adaptada para la captura de la energía del movimiento humano, y utilizarla para cargar dispositivos electrónicos móviles.

La tecnología podría permitir que un colector de energía integrado en el calzado capturara la energía producida por los humanos al caminar y la almacenara para su uso posterior.

Los zapatos generadores de energía, explica la información de la universidad, podrían ser especialmente útiles para los militares, dado que los soldados cargan pesadas baterías para alimentar sus radios, unidades de GPS y gafas de visión nocturna. El avance podría proporcionar una fuente de energía para las personas en zonas remotas y en los países en desarrollo que carecen de las redes eléctricas adecuadas.

«El caminar humano lleva una gran cantidad de energía,» dice Krupenkin. «Los cálculos teóricos muestran que se pueden producir hasta 10 vatios por zapato, y que la energía simplemente se desperdicia en forma de calor. Un total de 20 vatios no es una cosa pequeña, especialmente en comparación con las necesidades de alimentación de la mayoría de los dispositivos móviles modernos».

Krupenkin dice que aprovechar sólo una pequeña cantidad de esa energía es suficiente para abastecer a una amplia gama de dispositivos móviles, como teléfonos inteligentes, tabletas, ordenadores portátiles y linternas. Por ejemplo, un teléfono inteligente típico requiere menos de dos vatios.

Sin embargo, los enfoques tradicionales al aprovechamiento de la energía y su conversión no funcionan bien para los desplazamientos relativamente pequeños y grandes fuerzas de pisadas, según los investigadores.

«Así que hemos estado desarrollando nuevos métodos para convertir directamente el movimiento mecánico en energía eléctrica, que son apropiados para este tipo de aplicación», dice Krupenkin.

Nueva tecnología

La nueva tecnología de captación de energía de los investigadores se aprovecha de la «electrohumectación inversa», un fenómeno en el que Krupenkin y Taylor fueron pioneros en 2011. Con este enfoque, a medida que un líquido conductor interactúa con una superficie revestida de una nanopelícula, la energía mecánica se convierte directamente en energía eléctrica.

El método de la electrohumectación inversa puede generar energía utilizable, pero requiere una fuente de energía con una frecuencia razonablemente alta, tal como una fuente mecánica que está vibrando o girando rápidamente.

«Sin embargo, nuestro entorno está lleno de fuentes de energía mecánicas de baja frecuencia, tales como el movimiento humano y de máquinas, y nuestro objetivo es ser capaces de extraer energía de este tipo de fuentes», dice Krupenkin. «Así que revertir la electrohumectación por sí sola no resuelve el problema.»

‘Burbujeo’

Para superar esto, los investigadores desarrollaron lo que ellos llaman el método del «burbujeo», que se describe en su estudio. El método del burbujeo combina la electrohumectación inversa con el crecimiento de una burbuja y su colapso.

El dispositivo de burbujeo de los investigadores -que no contiene partes mecánicas móviles- consiste en dos placas planas separadas por un pequeño hueco lleno de un líquido conductor. La placa inferior está cubierta con diminutos agujeros a través de los cuales el gas a presión forma burbujas. Éstas crecen hasta que son lo suficientemente grandes como para tocar la placa superior, lo que hace que colapsen.

El veloz y repetitivo crecimiento y colapso de las burbujas empuja y tira del fluido conductor, generando la carga eléctrica. «La alta frecuencia que se necesita para la conversión eficiente de la energía no viene de su fuente de energía mecánica, sino que es una propiedad interna de este enfoque de burbujeo», dice Krupenkin.

Los investigadores dicen que su método de burbujeo podría generar densidades de potencia altas -un montón de vatios en relación con el área de la superficie del generador-, y podría usarse con dispositivos de captación de energía más pequeños y ligeros, que se pueden acoplar a una amplia gama de fuentes de energía.

La prueba de concepto del dispositivo de burbujeo genera alrededor de 10 vatios por metro cuadrado en los experimentos preliminares, y las estimaciones teóricas muestran que podría alcanzar hasta 10 kilovatios por metro cuadrado, según Krupenkin.

«El burbujeo es realmente eficaz en la producción de altas densidades de potencia», dice. «Para este tipo de recolección de energía mecánica, el burbujeador promete lograr, con mucho, la más alta densidad de potencia nunca demostrada.»

Krupenkin y Taylor están tratando de asociarse con la industria y comercializar un colector de energía integrado en el calzado a través de su start-up InStep Nanopower.

Su aparato podría alimentar directamente los diferentes dispositivos móviles a través de un cable de carga, o podría ser integrado en una amplia gama de dispositivos electrónicos incorporados al propio zapato, como un punto de acceso Wi-Fi que actuaría como «intermediario» entre los dispositivos móviles y una red inalámbrica.

Eso ahorraría mucha batería del smartphone, para el que «sólo el coste de la energía de transmisión de radio-frecuencia de ida y vuelta entre el teléfono y la torre es una enorme contribución a la fuga total de la batería», dice Krupenkin.

Referencia bibliográfica:

Tsung-Hsing Hsu, Supone Manakasettharn, J. Ashley Taylor, Tom Krupenkin. Bubbler: A Novel Ultra-High Power Density Energy Harvesting Method Based on Reverse Electrowetting. Scientific Reports (2015). DOI: 10.1038/srep16537

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente