Tendencias21
Una 'app' gratuita permite detectar sismos de grado 5 a 10 kilómetros de distancia

Una 'app' gratuita permite detectar sismos de grado 5 a 10 kilómetros de distancia

Investigadores de EE.UU. han desarrollado una aplicación gratuita que permite detectar sismos de grado 5 a 10 kilómetros de distancia. Con una red suficientemente amplia, podrían acelerar la detección en lugares donde hay redes de tierra fiables, y simplemente proporcionar un sistema en países donde no la hay. Los científicos esperan que mucha gente se la descargue, para poder hacer una prueba real fiable. Por Carlos Gómez Abajo.

Una 'app' gratuita permite detectar sismos de grado 5 a 10 kilómetros de distancia Científicos de la Universidad de California en Berkeley (EE.UU.) acaban de lanzar una aplicación gratuita que se nutre de la capacidad de un teléfono inteligente para registrar los temblores de tierra de un terremoto, con el objetivo de crear una red de detección sísmica en todo el mundo que con el tiempo podría advertir a los usuarios de las inminentes sacudidas de terremotos cercanos.

La aplicación, llamada MyShake, está disponible para Android -lo estará para iPhone- y se ejecuta en segundo plano con poca energía, de modo que los acelerómetros del teléfono puede grabar el movimiento local a cualquier hora del día o de la noche. Por ahora, la aplicación sólo recoge la información de los acelerómetros, la analiza y, si se ajusta el perfil de vibración de un sismo, la transmite, junto con las coordenadas GPS del teléfono, al Laboratorio Sismológico de Berkeley para su análisis.

Cuando haya un número suficiente de personas utilizándola y los errores que aún presenta se resuelvan, los sismólogos de UC Berkeley planean usar los datos para advertir a la gente de que el terremoto está en camino.

«MyShake no puede sustituir a las tradicionales redes sísmicas como las gestionadas por el Servicio Geológico de Estados Unidos, la Universidad de Berkeley, la Universidad de Washington y Caltech, pero creemos que puede hacer que la alerta temprana de terremotos sea más rápida y precisa en áreas que tienen una red sísmica tradicional, y simplemente proporcionarla allá donde no tienen red sísmica siquiera», dice Richard Allen, líder del proyecto, director del Laboratorio Sismológico de Berkeley y profesor y catedrático de Ciencias Terrestres y Planetarias, en la información de la universidad. El laboratorio opera una red sensible pero muy espaciada de sensores sísmicos enterrados por todo el norte de California.

Una red sísmica en crowdsourcing puede ser la única opción hoy en día para muchos países en desarrollo propensos a terremotos, como Nepal o Perú, que tienen una escasa o nula red sísmica en tierra o un sistema de alerta temprana, pero que tienen millones de usuarios de teléfonos inteligentes.

Acelerómetros de juegos

Los teléfonos inteligentes puede medir fácilmente el movimiento causado por un terremoto, ya que tienen tres acelerómetros integrados, diseñados para detectar la orientación del teléfono para su visualización o para jugar. Si bien su sensibilidad mejora constantemente, siguen siendo mucho menos sensibles que los sismómetros de tierra. Pero son lo suficientemente sensibles para registrar terremotos por encima de una magnitud 5 -los que hacen daño- a 10 kilómetros. Y su carencia de sensibilidad se compensa con su ubicuidad.

En un artículo publicado en la revista Advances Sciences, Allen, Kong y Louis Schreier, del Centro de Innovación en Silicon Valley de Deutsche Telekom, describen el algoritmo de la aplicación móvil que analiza los datos del acelerómetro del teléfono y distingue los temblores de las vibraciones normales, tales como caminar, bailar o una caída del teléfono. En las pruebas de simulación, el algoritmo distinguió con éxito terremotos de no terremotos un 93 por ciento del tiempo. Sólo cuando la aplicación determina que la vibración es de un sismo se activa brevemente el GPS del teléfono para obtener la posición y enviar un pequeño paquete de información a través de una conexión de datos o Wi-Fi.

Allen espera que miles de personas descarguen e instalen la aplicación para que él y sus colegas puedan hacer una buena prueba de MyShake. Si tiene éxito, adelanta, habrá una aplicación actualizada para dentro de un año.

Los investigadores han hecho antes otros intentos para aprovechar las computadoras o teléfonos móviles de la gente para la detección de terremotos, sobre todo utilizando su conexión a la red global GPS, y gastando mucha energía, pero ha sido difícil mantener a los usuarios, especialmente cuando las actualizaciones de software interferían con la facilidad de uso.

El objetivo a largo plazo de Allen es hacer que la aplicación se incruste en el sistema operativo del móvil, por lo que todo el mundo se convertiría en parte de la red. Cómo funciona

Si por lo menos cuatro teléfonos detectan agitación de terremoto, y esto representa más del 60 por ciento de todos los teléfonos dentro de un radio de 10 kilómetros alrededor del epicentro, el programa confirma el sismo. Los investigadores lo cotejan con la Red Sísmica Integrada de California, que supervisa el movimiento de tierras en todo el estado mediante sismómetros subterráneos.

Después de que un terremoto se confirma, la aplicación también envía cinco minutos de datos a los investigadores, pero sólo cuando el teléfono está enchufado y conectado a una red Wi-Fi.

La aplicación se probó en las mesas de sacudidas de la Universidad de Berkeley, que simulan de forma realista las vibraciones de grandes terremotos, como el de Loma Prieta en 1989 al sur de San Francisco.

Una vez que la aplicación demuestre ser fiable, la detección del terremoto podría desencadenar una alerta a los usuarios de teléfonos celulares fuera de la zona cero, proporcionándoles una cuenta atrás hasta que llegue la sacudida.

«Necesitamos al menos 300 teléfonos inteligentes dentro de un área de 110 kilómetros por 110 kilómetros, para ob tener una estimación razonable del origen temporal y geográfico, y la magnitud», dice Kong. «Cuanto más densa la red, antes se detecta el terremoto». Allen añade que ahora se necesitan alertas en cuatro estaciones sísmicas tradicionales para detectarlo. «Pero si también tenemos datos de móviles, tal vez haría falta sólo una estación tradicional, y menos de un segundo de tiempo.»

La radio

El sábado se celebró el Día Mundial de la Radio, otro medio de comunicación útil en la gestión de catástrofes y la recuperación posterior. “Las radiocomunicaciones son indispensables para salvar vidas en caso de catástrofe natural”, declara Houlin Zhao, secretario general de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, en una nota de prensa – de ésta.

La UIT ha desarrollado varias normas sobre radiocomunicaciones de emergencia efectivas, reconociendo que la comunicación directa por radio ayudan a reducir la impresión de aislamiento e impotencia de las comunidades afectadas. Además, la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones (CMR) de 2015 de la UIT ha designado una banda del espectro para facilitar comunicaciones móviles de banda ancha robustas y fiables, esenciales en misiones de protección pública y socorro en caso de catástrofe, como la policía, los bomberos, las ambulancias y los equipos de respuesta.

La CMR-15 también ha reforzado la protección de las balizas de búsqueda y rescate marítimos que transmiten señales por enlace ascendente a satélites, como el sistema Cospas-Sarsat, que desde diciembre de 2013 ha ayudado a rescatar de más de 37.000 personas. A finales de enero se celebró además el 2º Foro Mundial de la UIT sobre telecomunicaciones de emergencia -, en Kuwait. Referencia bibliográfica:

Qingkai Kong, Richard M. Allen, Louis Schreier y Young-Woo Kwon: MyShake: A smartphone seismic network for earthquake early warning and beyond. Science Advances (2016). DOI: 10.1126/sciadv.1501055

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un exoplaneta similar a la Tierra orbitando una estrella que sobrevivirá al Sol 16 mayo, 2024
    Un planeta extrasolar rocoso del tamaño de la Tierra orbita de cerca a una estrella enana roja ultrafría, que se supone brillará durante 100.000 millones de años, mucho más tiempo que nuestro Sol, que se extinguirá en alrededor de 5.000 millones de años. A pesar de estas características y de su cercanía con la Tierra, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El dióxido de carbono atmosférico crece a un ritmo sin precedentes en los últimos 50.000 años 16 mayo, 2024
    Un análisis químico detallado del hielo antártico antiguo permitió a los científicos comprobar que la tasa de incremento actual del dióxido de carbono (CO2) atmosférico es la mayor en los últimos 50.000 años: según los investigadores, este aumento y su comparación con ciclos anteriores indica claramente la intensidad del cambio climático que está comenzando a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un Parlamento Ciudadano Climático se abre paso en España 16 mayo, 2024
    Después de las Asambleas Ciudadanas celebradas en España entre 2022 y 2024, la Asamblea Cívica por el Clima y el Observatorio de Sostenibilidad han propuesto la creación de un Parlamento Ciudadano Climático, formado mediante sorteo representativo por expertos y actores sociales, para alcanzar un consenso social mayoritario sobre la emergencia climática que esté basado en […]
    Alejandro Sacristán
  • Los virus humanos más antiguos estarían ocultos en los huesos de los neandertales 15 mayo, 2024
    El análisis genético de esqueletos de neandertales de 50.000 años de antigüedad ha revelado restos de tres virus relacionados con patógenos humanos modernos: los investigadores creen que podrían recrearse.
    Pablo Javier Piacente
  • Ondas gigantes de materia oscura podrían estar alterando las órbitas de las estrellas 15 mayo, 2024
    Los científicos creen que las perturbaciones en los sistemas estelares binarios podrían ser la clave para detectar la sustancia más confusa del espacio: la materia oscura. Ondas de esta materia invisible serían capaces de modificar las órbitas de las estrellas, de acuerdo a un nuevo estudio.
    Pablo Javier Piacente
  • El envejecimiento también es cosa del azar 15 mayo, 2024
    ¿Cómo funciona el envejecimiento? Los científicos del Grupo de Excelencia para la Investigación del Envejecimiento CECAD han descubierto que el azar es más importante en el proceso de envejecimiento de lo que se pensaba anteriormente.
    Redacción T21
  • Revelan el misterio de las "manchas gigantes" en el Océano Pacífico 14 mayo, 2024
    Un grupo de manchas de agua extremadamente cálidas en el Océano Pacífico han tenido un efecto desastroso en los ecosistemas marinos desde 2010. Ahora, una nueva investigación sugiere que, paradójicamente, una de las causas de su formación habría sido la reducción en las emisiones de aerosoles en China, junto al calentamiento global.
    Pablo Javier Piacente
  • El Universo podría ser como un enorme dónut 14 mayo, 2024
    Un nuevo estudio explora posibles formas inusuales que podrían caracterizar al Universo: una alternativa es que presente una geometría compleja e irregular similar a un dónut o rosquilla. En ese escenario cósmico, sería posible observar dos características al mismo tiempo en distintos lugares, como un mágico "juego de espejos".
    Pablo Javier Piacente
  • Los fantasmas digitales son una potencial amenaza para sus familiares vivos 14 mayo, 2024
    Investigadores de la Universidad de Cambridge advierten que la emergente "industria digital del más allá" puede causar daños sociales y psicológicos: los familiares podrían convertirse en objetivos involuntarios de angustia emocional por parte de “robots muertos” de IA que se asemejan a sus seres queridos fallecidos.
    Redacción T21
  • Enormes estructuras cósmicas podrían ser signos de civilizaciones extraterrestres avanzadas 13 mayo, 2024
    Las hipotéticas esferas de Dyson son gigantescas estructuras cósmicas capaces de envolver a una estrella y todo su sistema, aprovechando de esta forma al máximo la energía que produce. Únicamente civilizaciones alienígenas muy avanzadas podrían diseñar este tipo de estructuras: una nueva investigación sugiere que ya podríamos haber detectado alguno de estos objetos, pero que […]
    Pablo Javier Piacente