Tendencias21
Una estrella «explosiva» alerta sobre los peligros del clima espacial

Una estrella «explosiva» alerta sobre los peligros del clima espacial

Una megaexplosión de energía concretada en la estrella EK Draconis no tiene antecedentes en cuanto a su potencia en otras estrellas similares al Sol: la erupción podría ser crucial para entender mejor los procesos que influyen en estas peligrosas manifestaciones del clima espacial.

Astrónomos de la Universidad de Colorado Boulder y otros centros académicos, que estudiaban un sistema estelar ubicado a 111 años luz del Sol, en la constelación de Draco, observaron como una estrella joven, llamada EK Draconis, mostró una explosión masiva de energía y partículas cargadas mucho más poderosa que cualquier otro fenómeno que los científicos hayan visto en nuestro propio Sistema Solar.

EK Draconis expulsó una gigantesca nube de plasma con una masa de mil billones de kilogramos, que superó en más de 10 veces a la eyección de masa coronal más poderosa jamás registrada de una estrella similar al Sol. Al parecer, el violento estallido puede ayudarnos a comprender mejor cómo eventos similares pueden haber afectado a la Tierra e incluso a Marte durante miles de millones de años. También puede contener advertencias sobre la manera en que estas manifestaciones del clima espacial pueden impactar a nuestro planeta en el futuro.

Como el Sol en su infancia

Los científicos precisaron que EK Draconis es una estrella binaria, compuesta por una enana amarilla y una “compañera” de baja masa. Según algunos modelos de evolución estelar, la estrella primaria podría ser levemente más masiva que el Sol: además, supone una oportunidad para conocer como era la actividad magnética del Sol en su infancia, dadas sus similitudes con el astro rey en el momento de su desarrollo inicial.

Ahora, en un nuevo estudio publicado en la revista Nature Astronomy, los astrónomos exploraron un fenómeno estelar denominado «eyección de masa coronal», también conocido como tormenta solar. El mismo tuvo lugar en EK Draconis con características descomunales, pero este tipo de erupciones se concreta de forma regular en el Sol. Las emanaciones pueden tener distintas magnitudes, pero son potencialmente peligrosas para la Tierra: un fuerte impacto puede convertir en fuego a los satélites en órbita y poner seriamente en aprietos a las redes eléctricas que alimentan a ciudades enteras.

Tema relacionado: La Tierra puede protegerse de eventos espaciales extremos.

Pistas sobre los peligros de la actividad solar

Según una nota de prensa, una eyección masiva de las características de la observada en la estrella EK Draconis podría, teóricamente, ocurrir también en nuestro Sol. Frente a esto, los científicos creen que es crucial estudiar a fondo el fenómeno ocurrido en la constelación de Draco para descubrir pistas sobre eventos similares que puedan poner en riesgo a la Tierra. Al mismo tiempo, los procesos que suceden en estos jóvenes sistemas estelares aportan información de trascendencia sobre el pasado del Sistema Solar.

Como EK Draconis tiene aproximadamente el mismo tamaño que nuestro Sol, pero con solo 100 millones de años de edad, nos muestra cómo se veía el centro del Sistema Solar hace alrededor de 4.500 millones de años. Estos sistemas, que viven su “juventud” en términos cósmicos, podrían por ejemplo confirmar el impacto de las llamadas “súper llamaradas solares”.

Los astrónomos saben que las “súper llamaradas” emitidas por el Sol, en los momentos de mayor actividad dentro de los denominados ciclos solares, son mucho más poderosas que las llamaradas convencionales. Sin embargo, se cree que también podrían producir como consecuencia directa eyecciones de masa coronal de increíble potencia. Aunque las mismas se registren cada varios miles de años, los especialistas creen que es vital confirmar estas suposiciones para poder predecir su desarrollo. Al parecer, el estudio de sistemas como EK Draconis podría aportar una respuesta concluyente.

Referencia

Probable detection of an eruptive filament from a superflare on a solar-type star. Namekata, K., Maehara, H., Honda, S. et al. Nature Astronomy (2021). DOI:https://doi.org/10.1038/s41550-021-01532-8

Foto de portada: representación artística de la estrella EK Draconis expulsando una eyección de masa coronal mientras dos planetas orbitan. Crédito: Observatorio Astronómico Nacional de Japón.

Video y podcast: editados por Pablo Javier Piacente en base a elementos y fuentes libres de derechos de autor. Créditos imágenes video: Observatorio Astronómico Nacional de Japón / NASA / Luminas_Art, ipicgr, geralt y Mikkehouse en Pixabay.

Música video y podcast: MokuseiNoMaguro en Pixabay Music.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario