Tendencias21
Una innovación genética descubre a un bisnieto vivo del mítico indio americano Toro Sentado

Una innovación genética descubre a un bisnieto vivo del mítico indio americano Toro Sentado

Por primera vez, la tecnología genética ha permitido corroborar una relación entre un personaje histórico y un descendiente vivo, en este caso entre el famoso jefe nativo americano Toro Sentado y un hombre que decía ser su bisnieto.

Un estudio desarrollado en la Universidad de Cambridge hizo posible que el bisnieto del legendario líder nativo americano Toro Sentado pudiera comprobar su descendencia gracias a la tecnología genética: se logró utilizando ADN extraído del cuero cabelludo de la figura histórica, para luego analizarlo mediante una nueva técnica denominada «ADN autosómico».

De acuerdo a una nota de prensa, es la primera vez que se emplea ADN antiguo para confirmar una relación familiar entre individuos vivos e históricos. El método fue desarrollado por un equipo de científicos de la universidad británica, dirigido por el profesor Eske Willerslev. La investigación fue publicada recientemente en la revista Science Advances.

Una nueva técnica para obtener precisiones del pasado

Los especialistas hablan de ADN autosómico al referirse a la parte de nuestro ADN (Ácido desoxirribonucleico) o código genético no influenciado por el género del padre o la madre. Con excepción de casos muy específicos, los seres humanos disponemos de un conjunto de 23 pares de cromosomas. La mitad de ellos son herencia de nuestra madre y la otra mitad de nuestro padre.

Solamente dos de esos pares suelen ser cromosomas sexuales, que se expresan como XX en las mujeres y XY en los hombres. En tanto, los 22 pares de cromosomas restantes son autosómicos: no están ligados a determinaciones de género. La nueva técnica genética los utiliza para obtener información vital en cuanto a la genealogía y también permite determinar la ascendencia étnica: dadas sus condiciones, resulta una opción más eficiente y precisa que otras pruebas genéticas.

Con fragmentos genéticos extraídos de una muestra corporal, la técnica permite verificar las coincidencias genéticas independientemente de la procedencia de un antepasado, o sea si se encuentra del lado del padre o de la madre de la familia. Esto es posible porque heredamos la mitad del ADN autosómico de nuestro padre y la otra mitad de nuestra madre.

El caso de Toro Sentado

El análisis de ADN autosómico del cuero cabelludo de Toro Sentado, líder del pueblo nativo americano Lakota Sioux, se comparó con muestras de ADN de Ernie Lapointe, quien afirmaba ser su bisnieto, y otros descendientes de los Lakota Sioux. La coincidencia resultante confirma que Lapointe es bisnieto de Toro Sentado, transformándose así en su descendiente vivo más cercano.

Tatanka-Iyotanka, más conocido como Toro Sentado, vivió entre 1831 y 1890. Dirigió a 1.500 guerreros Lakota en la Batalla de Little Bighorn en 1876, enfrentando con éxito al general estadounidense Custer y cinco compañías de soldados. Esto lo transformó en un héroe de la resistencia de los pueblos nativos contra el avance del naciente estado americano. Toro Sentado fue asesinado en 1890, por fuerzas policiales que actuaron en nombre del gobierno de los Estados Unidos.

Tema relacionado: Descubren en el esperma la clave de la “inmortalidad” genética.

Un nuevo camino en la investigación genética

Para entender el avance que supone esta nueva técnica genética, hay que considerar que los resultados obtenidos nunca se hubieran podido concretar con los enfoques tradicionales para el análisis de ADN. Los mismos buscan una coincidencia genética en el cromosoma Y transmitido por la línea masculina o, si la persona fallecida era mujer, en las mitocondrias.

Además de ser técnicas poco confiables, no hubieran sido posibles en este caso porque Lapointe afirmó estar relacionado con Toro Sentado por parte de su madre. De esta forma, el enfoque que ofrece el ADN autosómico se puede utilizar cuando se dispone de datos genéticos muy limitados, como sucedió en este estudio.

Vale recordar que los especialistas tardaron 14 años en encontrar una forma de extraer el ADN necesario del mechón de pelo de Toro Sentado, ya que el cabello estaba extremadamente degradado. Ahora, este estudio podría abrir un nuevo camino para desarrollar pruebas de ADN similares, que establezcan la relación de parentesco entre muchas otras figuras históricas muertas y sus posibles descendientes vivos. La técnica también tendría un importante campo de aplicaciones en el área de las investigaciones forenses.

Referencia

Identifying a living great-grandson of the Lakota Sioux leader Tatanka Iyotake (Sitting Bull). Ida Moltke et al. Science Advances (2021).DOI:https://doi.org/10.1126/sciadv.abh2013

Foto: el bisnieto de Toro Sentado, Ernie Lapointe. Crédito: E. Lapointe.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario