Tendencias21

Una tortuga-robot a la búsqueda de naufragios y tesoros en el fondo del mar

Lo último en robótica al servicio de la arqueología submarina se llama U-CAT, un pequeño dispositivo diseñado por ingenieros de Estonia para acceder a los rincones más inaccesibles de los pecios hundidos en el mar Báltico. Su movimiento imita al de las tortugas marinas, para lo que está equipado con cuatro aletas que le permiten moverse hacia adelante y atrás, arriba y abajo, y girar en todas las direcciones. El robot dispone de una cámara de vídeo que permite después reconstruir la escena bajo el agua. Por Patricia Pérez.

Una tortuga-robot a la búsqueda de naufragios y tesoros en el fondo del mar

El fondo del mar Báltico ha fascinado siempre a historiadores e investigadores por los tesoros que esconde. Barcos hundidos desde época romana hasta la Segunda Guerra Mundial con todo lo que pueden encerrar. Sin embargo su estudio no es tarea fácil, sobre todo por la particularidad de sus aguas lodosas. La robótica ha intentado ponerse al servicio de la investigación, pero los robots existentes hasta ahora no son los más adecuados, pues remueven el agua con los movimientos de hélice, dificultando la visibilidad.

Ingenieros del Centro de Biorrobótica de la Universidad Tecnológica de Tallín, en Estonia, parecen haber encontrado una solución con su último invento, un pequeño robot propulsado del tamaño de una aspiradora que causa una perturbación mínima, disminuyendo el riesgo de ocasionar algún daño a la arqueología submarina.

Según un artículo publicado en la revista online Phys.org, la característica que lo hace único son sus cuatro aletas de silicio, inspiradas en las ágiles patas de las tortugas marinas, lo que le permite moverse hacia adelante o atrás, arriba y abajo. Precisamente es el reptil el que le da nombre bajo el acrónimo U-CAT, por las siglas en inglés de Underwater Curious Archaeology Turtle, que resultó ganador de un concurso convocado en Facebook para buscarle nombre.

Hasta ahora los investigadores recurrían a tecnología desarrollada inicialmente para uso militar o para la industria del petróleo y el gas. Sin embargo, el alto coste de las misiones submarinas les llevó a buscar soluciones que redujeran el montante asociado para hacerlas más viables. Fue así como surgió el proyecto Arrows –acrónimo de Archaeological Robot systems for the World’s Seas-, en marcha desde 2012 con financiación de la Unión Europea para desarrollar nuevas tecnologías aplicadas de forma específica a la investigación marina.

Ventajas e inconvenientes del tamaño

El resultado es un sistema que, al igual que las tortugas, se mueve de forma lenta y tranquila, sin apenas incidencia para los sedimentos, por lo que permite una buena visibilidad. Puede permanecer sumergido durante cuatro horas a una profundidad de 100 metros (330 pies) con una sola carga de la batería de dos horas. Está equipado con luces y una cámara para reconstruir la escena bajo el agua.

Y lo más importante, se puede girar fácilmente en espacios estrechos que son demasiado peligrosos o de difícil acceso para los buceadores humanos. En palabras de Taavi Salumäe, diseñador del Centro de Biorrobótica, se trata de uno de los primeros robots diseñados para adentrarse en pecios y ayudar a los arqueólogos subacuáticos a estudiarlos por dentro.

Sin embargo, su pequeño tamaño tiene algunos inconvenientes. Está limitado a aguas poco profundas, a diferencia de los grandes robots, algunos de los cuales pueden llegar a profundidades de seis kilómetros sin daños por la presión del agua. Por otra parte, al no estar dirigido por control remoto como los dispositivos tradicionales, podría perderse durante una misión.

Investigadores europeos lo probaron con éxito este verano en el Mar Báltico y el Mediterráneo. Una de las áreas exploradas fue la conocida como laguna azul, una antigua prisión soviética en Estonia que lleva 20 años bajo el agua. Se trata de una zona poco profunda, de hecho parte de las ruinas sobresalen en la superficie, por lo que se ha convertido en un curioso reclamo veraniego para buceadores y turistas.

Priit Latti, arqueólogo marino del Museo Marítimo de Estonia, quedó sorprendido con las imágenes de la inmersión. «El hecho de que el robot utilice aletas de movimiento es una gran ventaja, pues se puede mover en todas direcciones», afirmó. Tras la buena impresión, el arqueólogo ya cuenta con U-CAT para futuras investigaciones submarinas, posiblemente para estudiar los restos de un barco del siglo XVII recientemente encontrado en aguas estonas.

Descubrimientos regulares

Rodeado por Finlandia, Suecia, Rusia, los países bálticos, Polonia, Alemania y Dinamarca, el mar Báltico es rico en pecios históricos, sobre todo de los siglos XV y XVI, y además bien conservados, a lo que contribuye la baja salinidad del mar y la alta temperatura. Eso ayuda además a mantener a distancia a las bromas marinas, temidas por su afición a perforar las maderas sumergidas, en las cuales excavan galerías, causando graves daños en cualquier resto arqueológico.

Los buzos hacen descubrimientos regularmente, como un barco naufragado del siglo XVIII cargado con champán todavía bebible cerca de las islas Aland en Finlandia, o el más reciente también en el país nórdico de un submarino alemán, el U-679, hundido en 1945. El problema es que su tiempo de inmersión y grabación es limitado. Por contra, este tipo de robot cabe por lugares muy estrechos, lo que le permite acceder a espacios de imposible o difícil acceso para un buzo.

El prototipo U-CAT todavía no está disponible en el mercado, pero Salumäe asegura que la respuesta ha sido positiva, por lo que la versión definitiva podría lanzarse a mediados de 2016. Entre otros motivos por su precio, «tres o cuatro veces» más barato que los robots clásicos, equipados en su mayoría con grandes hélices de propulsión que encarecen el costo.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un nuevo cohete chino fuera de control amenaza a la Tierra 3 noviembre, 2022
    China permitirá una vez más que un cohete fuera de control caiga del cielo, concretamente este 4 de noviembre: no es la primera vez que una etapa del cohete Long March 5B puede caer sobre un área poblada. La estructura, de 21 toneladas métricas, ha comenzado un reingreso descontrolado y potencialmente peligroso a la atmósfera […]
    Pablo Javier Piacente
  • La reproducción en ratones responde a criterios de calidad neuronal y la agresión a la cantidad 3 noviembre, 2022
    El cerebro del ratón dispone de una puerta que regula la activación de neuronas según se precise aparearse con una hembra o atacar a otro macho: en el primer caso opta por la calidad, en el segundo por la cantidad de neuronas implicadas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Explican científicamente por qué los gatos tienen siete vidas 3 noviembre, 2022
    Una combinación de la reducción de la velocidad de aterrizaje debido a la aerodinámica, de las propiedades de resorte de sus patas y de la relación entre la masa corporal y el diámetro de sus huesos, le dan al gato las siete vidas que se le atribuyen.
    N+1/T21
  • Los colores que vemos viven en nuestros ojos, nuestro cerebro, nuestra cultura y el entorno 2 noviembre, 2022
    El color está en los ojos y el cerebro del espectador: la forma en que vemos y describimos los tonos varía ampliamente entre las personas por múltiples razones. Según un nuevo estudio, estas variaciones están determinadas por variables como nuestra estructura ocular individual, la forma en que nuestro cerebro procesa las imágenes, qué idioma hablamos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 2 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Pistas químicas resuelven uno de los misterios de los violines Stradivarius 2 noviembre, 2022
    Unas pistas químicas han resuelto uno de los misterios que convierten a los Stradivarius en los mejores violines del mundo: la madera contiene un tratamiento a base de proteínas que podría influir en el sonido del instrumento, dándole su inconfundible claridad.
    CERIC/T21
  • Las matemáticas descubren cuál es la mejor defensa para un equipo de fútbol 2 noviembre, 2022
    Físicos argentinos han desarrollado un modelo informático fabricado con imágenes reales de partidos de fútbol que calcula la mejor defensa para un equipo: lo que marca la diferencia no es la cooperación para los pases, sino la distancia entre los jugadores.
    N+1/T21
  • Identifican en Marte el impacto de meteorito más grande registrado en el Sistema Solar 1 noviembre, 2022
    Un seismo que sacudió el planeta rojo en 2021 fue el resultado del impacto de un meteorito masivo, según revelaron los científicos de la NASA. Se trata del impacto de meteorito más grande registrado hasta hoy en todo el Sistema Solar: el cráter producido mide 150 metros de ancho y 21 metros de profundidad. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un enorme asteroide potencialmente peligroso para la Tierra 1 noviembre, 2022
    Un asteroide cercano y potencialmente peligroso es el más grande identificado en los últimos 8 años, según los investigadores. Con casi un kilómetro y medio de ancho, desarrolla una órbita que, en el futuro, podría acercarlo lo suficiente a la Tierra como para plantear un grave problema y poner a prueba los sistemas de defensa […]
    Pablo Javier Piacente
  • Podría haber 4 quintillones de objetos extraterrestres en nuestro sistema solar 1 noviembre, 2022
    En nuestro sistema solar podría haber hasta 4 quintillones de objetos tecnológicos extraterrestres. La mayoría serían muy pequeños para ser detectados, pero otros podrían ser como el misterioso Oumuamua, según astrónomos de Harvard.
    Eduardo Martínez de la Fe