Tendencias21

Venus, el planeta infernal, está despierto

La interpretación con nuevas tecnologías de imágenes antiguas obtenidas por la sonda Magellan hace tres décadas ha permitido descubrir rastros de actividad volcánica reciente en Venus, en la zona de Aramaiti. El descubrimiento se suma a las conclusiones de otras investigaciones, confirmando que Venus no está dormido.

Un nuevo estudio desarrollado por investigadores del Planetary Science Institute (PSI) de Arizona, Estados Unidos, ha encontrado pruebas de vulcanismo reciente en Venus a partir del análisis de datos antiguos de la nave espacial Magellan. Aunque no está claro aún si esta actividad está ocurriendo actualmente o si ocurrió hace decenas de millones de años, desde el punto de vista geológico ambos casos son recientes e indican que el «planeta infernal» está despierto.

Los científicos utilizaron un conjunto de datos de topografía estéreo de alta resolución generados por otros investigadores para observar un volcán en la zona conocida como Aramaiti. Los estudios de modelado sugieren que la forma y la topografía de esta región indican que también es geológicamente joven, y tendría un vulcanismo reciente asociado con ella. De esta forma, cada vez más evidencias muestran que Venus tuvo actividad volcánica reciente o incluso podría tenerla actualmente.

La sonda Magellan de la NASA funcionó entre 1989 y 1994: fue la primera sonda planetaria lanzada por un transbordador espacial, concretamente por el Transbordador Espacial Atlantis. Llegó a su órbita en torno al planeta Venus el 10 de agosto de 1990, en tanto que en 1994 se precipitó hacia la Tierra como estaba planeado. En ese período obtuvo un valioso conjunto de imágenes y otros datos sobre Venus, muchos de los cuales se están reinterpretando hoy a partir de las nuevas posibilidades que brinda el avance tecnológico.

La «limpieza» de Venus

Los científicos comprobaron a partir de los datos aportados por la sonda estadounidense que Venus cuenta con una menor cantidad de cráteres de impacto en su superficie que Marte y Mercurio, mientras que aquellos que pueden apreciarse se encuentran dispersos por toda la superficie del planeta. ¿Qué significa esto?

Como los cráteres se acumulan a lo largo del tiempo, la escasa cantidad presente en el planeta infernal estaría indicando que la superficie de Venus fue sometida a un abrupto proceso de «limpieza», aproximadamente entre 300 y 1.000 millones de años atrás. Los especialistas creen que un evento catastrófico o varios sucesos extremos fueron los responsables de «limpiar» la superficie de Venus: dichos eventos estarían directamente relacionados con la actividad volcánica.

Tema relacionado: Venus puede estallar por su elevada actividad volcánica.

Coronas candentes

Ahora, el nuevo estudio publicado recientemente en la revista Journal of Geophysical Research Planets indica que en la región de Aramaiti, que debe su nombre a la diosa persa de la fertilidad, pueden rastrearse indicios de vulcanismo reciente en Venus. La zona es una corona: son sectores circulares rodeados por un anillo de grietas y fracturas. En algunas coronas, como Aramaiti, se aprecian volcanes o flujos de lava sobre las mencionadas fracturas.

Según una nota de prensa, los científicos se centraron en un volcán de la región de Aramaiti, enfocándose en cómo el volcán deforma el suelo a su alrededor. El tipo de deformación que se crea se observa también en la Tierra, en el lecho marino alrededor de las islas hawaianas. Los datos permiten inferir diferentes propiedades, como por ejemplo el flujo de calor relacionado con el volcán.

Mediante modelos informáticos complejos, la reinterpretación de las imágenes obtenidas por Magellan de la zona del volcán hicieron posible concluir que sus características indican de forma contundente la existencia de actividad volcánica reciente en Venus.

Sin embargo, todavía resta confirmar si el vulcanismo es incluso actual o se concretó previamente, de acuerdo a plazos que para los estudios geológicos pueden considerarse como relativamente cercanos en el tiempo. Más allá de estas precisiones, todo indica que el planeta infernal no duerme un sueño eterno: por el contrario, Venus parece estar activo y listo para darnos nuevas sorpresas en el futuro.

Referencia

Evidence for a Locally Thinned Lithosphere Associated With Recent Volcanism at Aramaiti Corona, Venus. M. B. Russell et al. Journal of Geophysical Research Planets (2021).DOI:https://doi.org/10.1029/2020JE006783

Foto: imagen obtenida por la nave espacial Magellan de la zona de Aramaiti, donde se pueden apreciar dos cúpulas adyacentes que se superponen en el anillo de fractura exterior oeste, indicando una posible actividad volcánica reciente. Crédito: Planetary Science Institute.

Video: Planetary Science Institute en YouTube.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario