Tendencias21

¿Vida a 600 millones de kilómetros de la Tierra?

Europa, la luna más misteriosa de Júpiter, está a punto de desvelar si alberga vida en un océano subterráneo que está a 600 millones de kilómetros de la Tierra. Una sonda se aproximará a su superficie para comprobarlo.

Júpiter es el quinto planeta del sistema solar y está a 628 millones de kilómetros de la Tierra, así como a 778 millones de kilómetros de nuestro Sol. Podría ser el primer sitio en el que descubramos vida extraterrestre.

Es el planeta gaseoso más brillante y el de mayor tamaño, con una masa 318 veces más grande que la de la Tierra, así como el más antiguo del sistema solar: incluso es más viejo que el Sol.

Tiene al menos 79 lunas, pero las más interesantes para los astrónomos son cuatro de ellas, conocidas como satélites galileanos: Io, Europa, Ganímedes y Calisto.

De estas lunas, Europa ha llamado especialmente la atención: hay consistentes indicios de que oculta un océano debajo de su superficie que podría albergar vida.

Lleno de sal común

Ese océano está dominado por la química de la sal común, lo que significa que es muy parecido a los océanos terrestres.

La sal común parece estar presente también en su geología e interactuando con el océano subsuperficial, lo que refuerza la idea de que este satélite galileano es apto para la vida.

Además, Europa dispone de placas tectónicas que representan la primera señal de actividad geológica en otro mundo diferente a la Tierra.

Aunque Europa es un satélite más pequeño que la Luna, su corteza es de hielo y agua y cuenta con una atmósfera compuesta, entre otros gases, de oxígeno, probablemente fruto de la colisión de partículas cargadas del Sol con las moléculas de agua, descompuestas finalmente en átomos de hidrógeno y oxígeno.

Tiene una corteza de hielo que se calcula es de 5 kilómetros, debajo de la cual se oculta un océano de 50 kilómetros de profundidad o más.

Tiene la superficie más lisa de cualquier objeto conocido del sistema solar y dispone de geiseres de más de 100 kilómetros de altura que podrían albergar algún tipo de vida.

 

Con luz propia

El último atractivo descubierto de Europa es que realmente es una luna con luz propia, destaca el Jet Propulsion Laboratory de la NASA.

Los científicos han recreado en laboratorio las condiciones que se dan en la superficie de esta luna helada, disparando electrones a muestras de hielo salado, y descubrieron que el hielo de Europa brilla incluso en la oscuridad.

Nunca se había enfriado hielo a temperaturas del sistema solar exterior y luego bombardeado con electrones, ni nadie sabía que cada variedad de sal produce un brillo característico: en el caso de Europa, puede ser trascendental para su exploración.

Este descubrimiento sugiere que el tipo de luz lunar que seguramente muestra Europa, nunca vista hasta ahora, puede ser aprovechada en el futuro para cartografiar desde un satélite la superficie de esta luna de Júpiter y desvelar la salinidad de su océano encubierto.

Tema relacionado: La vida podría estar por todas partes en el universo

Sonda Clipper

Representa una oportunidad para la misión Europa Clipper que prepara la NASA: esta década lanzará una sonda para estudiar el satélite galileano mediante una serie de sobrevuelos mientras gira alrededor de Júpiter, que está a 670.000 kilómetros de Europa (algo menos del doble que la distancia entre la Luna y la Tierra).

Durante la misión, la sonda espacial realizará 45 sobrevuelos de Europa a altitudes de aproximación que oscilarán entre los 2.700 kilómetros y los 25 kilómetros sobre su superficie.

La salinidad será determinante para que Europa Clipper despeje incógnitas trascendentales para la habitabilidad de su inmenso océano subterráneo, uno de los lugares más prometedores para encontrar vida extraterrestre dentro del sistema solar.

Prometedor porque ese supuesto océano subsuperficial estará protegido de la radiación y contendría todos los elementos básicos para la vida, además de agua: energía y química orgánica.

Además, la capa helada de la superficie de Europa protege también al océano de las temperaturas externas (de -163°C en su ecuador y -223°C en los polos) y contribuye a mantenerlo en estado líquido.

Asimismo, la fuerza de la gravedad de Júpiter genera calor en el interior de Europa, ayudando también a que su agua no se congele, sin descartar que volcanes submarinos activos contribuyan también a la vida bacteriana.

Próximas noticias de Europa

Para saber algo más de los secretos por desvelar en Europa, no será necesario esperar al lanzamiento de Clipper Europa. Desde 2016, tenemos la sonda Juno de la NASA en la órbita de Júpiter.

El mes próximo, Juno pasará cerca de Ganímedes y el año que viene se aproxima a Europa, de la que tomará fotos que pueden arrojar luz sobre todo aquello que intriga hoy a los astrónomos.

En 2022 se completa también el armado de los instrumentos de Clipper Europa y seguramente se concretará el lanzamiento de esa sonda, que iniciará la cuenta atrás hacia lo que puede ser el descubrimiento más importante de la astronomía moderna: la confirmación de alguna forma de vida en la luna más misteriosa de Júpiter.

Foto superior: Representación artística de Europa Clipper investigando la luna de Júpiter, Europa, en busca de vida potencial. NASA.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

3 comentarios