Tendencias21
Ya es posible sentir que estamos en otro cuerpo

Ya es posible sentir que estamos en otro cuerpo

Sentir que cambiamos de cuerpo es posible, pero afecta a la personalidad: asumimos como propios los rasgos de la persona que sustituimos y olvidamos quiénes somos.

El yo no es independiente del cuerpo que habita, ha descubierto una investigación que creó la ilusión en unos voluntarios de que habían despertado en el cuerpo de un amigo.

El estudio, dirigido por Pawel Tacikowski, del Karolinska Institutet de Suecia, utilizó una ilusión perceptiva para hacer que los amigos se sintieran como si hubieran intercambiado sus cuerpos.

Los participantes pudieron sentir que habían «despertado» en el cuerpo de otra persona durante un breve período de tiempo, que fue suficiente para alterar significativamente su autopercepción.

Antes del cambio de cuerpo imaginario, los participantes calificaron a sus amigos en rasgos como locuacidad, alegría, independencia y confianza.

Lo sorprendente es que, cuando se veían en el cuerpo de ese amigo, asumían como propios esos atributos que le habían otorgado antes del experimento. En realidad, sentían que, en ese breve momento, se habían convertido en su amigo y asumido su personalidad.

La ilusión también impactó la memoria: cuando los participantes se sentían en el interior del cuerpo de su amigo, disminuían los recuerdos asociados a su personalidad real. Su memoria se diluía mientras sentía que era su amigo.

No siempre

Los resultados del experimento no fueron siempre los mismos, ya que algunos voluntarios se sentían en el interior del cuerpo de su amigo, mientras que otros solo experimentaban desconexión de su propio cuerpo, sin poder alcanzar la sensación de estar en otro cuerpo diferente.

Los investigadores consideran al respecto que, en esos casos, los voluntarios no conseguían separar sus representaciones físicas y mentales y seguían aferrados a las sensaciones originales suyas.

Hasta ahora se sabía que nuestro sentido de quiénes somos está influenciado por nuestras experiencias infantiles, nuestras relaciones sociales y familiares. La nueva investigación añade un nuevo componente a la estructura de la personalidad:  nuestros cuerpos.

Más allá de la ciencia ficción

El experimento se desarrolló mediante un grupo de voluntarios equipados con gafas que mostraban imágenes en directo del cuerpo de otra persona, pero que eran percibidas como propias por el usuario de las gafas.

Es decir, cada voluntario tenía unas gafas que alteraban la percepción de su cuerpo: lo que veía era el cuerpo de otro, al que percibía como suyo (sin perder en ningún momento la noción de que se trataba de una simulación).

Para darle mayor realismo a la ilusión, cuando el cuerpo del otro voluntario que estaba viendo como propio recibía un toque en la pierna, alguien le daba también en su pierna un golpe parecido. La sensación de que realmente estaba en el cuerpo del otro era completa. El cerebro caía fácilmente en el engaño. Y ya sabemos que la personalidad cambia al cerebro.

Incluso llevaron el experimento al extremo de amenazar a un voluntario con un cuchillo, y el que estaba experimentando su experiencia como propia comenzó a sudar.

«Sabemos que la ilusión funcionó porque la mayoría de los participantes mostraron un aumento en las respuestas de estrés fisiológico cuando el cuerpo del amigo se vio amenazado físicamente», dice Pawel Tacikowski  en un comunicado.

Gráfico de la configuración del experimento de intercambio de cuerpos. Crédito: Mattias Karlen.

Aplicaciones

Los resultados de esta investigación, que se publican en la revista iScience, pueden ayudar a los trastornos de despersonalización, que afectan a las personas que no consiguen relacionar completamente su estado mental y sus cuerpos.

Los investigadores también consideran que pueden ser útiles para tratar la depresión: las personas que sufren depresión a menudo tienen creencias muy rígidas y negativas sobre sí mismas que pueden ser devastadoras para su funcionamiento diario. Si cambia esta ilusión levemente, potencialmente podría hacer que esas creencias sean menos rígidas y negativas, señalan los investigadores.

De momento, están pensando en profundizar en el conocimiento de cómo se construye el yo, tanto en los niveles corporal como psicológico, y en descubrir los mecanismos cerebrales implicados.

Será en ese momento cuando este modelo se podrá utilizar para aplicaciones clínicas y ayudar al tratamiento de enfermedades relacionadas con trastornos de la personalidad, concluyen los investigadores.

Referencia

Perception of Our Own Body Influences Self-Concept and Self-Incoherence Impairs Episodic Memory. Pawel Tacikowski et al. iScience, August 26, 2020. DOI:https://doi.org/10.1016/j.isci.2020.101429

 

Foto: Ehrsson Lab Website.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Algunos virus antiguos moldearon nuestros cuerpos y cerebros 19 febrero, 2024
    Los virus antiguos que infectaron a los vertebrados hace cientos de millones de años desempeñaron un papel fundamental en la evolución de nuestros cerebros avanzados y cuerpos de gran tamaño, según un nuevo estudio. De acuerdo a los científicos, una secuencia genética adquirida de retrovirus es crucial para la producción de mielina, y ese código […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente