Tendencias21

Ácidos grasos omega-3 para frenar la depresión

La inflamación, como la que se produce en el hígado como consecuencia de la hepatitis C crónica, puede provocar depresión, tanto por el propio proceso de la enfermedad como por el tratamiento. Un estudio ha revelado que los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a paliar este efecto, potenciando la salud mental de los pacientes. Por Marta Lorenzo.

Ácidos grasos omega-3 para frenar la depresión

La inflamación es un mecanismo habitual de algunas enfermedades que puede afectar incluso a la psique, aumentando el riesgo de sufrir depresión.

Por un lado, por ciertos mecanismos habituales en las inflamaciones, como el aumento de las citocinas pro-inflamatorias que acceden al cerebro e interaccionan con procesos implicados en el trastorno depresivo, como el metabolismo de los neurotransmisores o la función neuroendocrina.

Por otro lado, porque ciertos tratamientos destinados a tratar enfermedades inflamatorias -como la hepatitis C crónica, que causa inflamación del hígado- pueden causar depresión a un alto porcentaje de pacientes.

Ahora, un estudio realizado por un grupo internacional de científicos ha demostrado que los ácidos grasos omega-3, más comúnmente conocidos como aceite de pescado, pueden ayudar a paliar tanto la inflamación como la depresión.

Características del estudio

Ya se sabía que los ácidos grasos omega-3 tienen muchos beneficios para la salud, pues reducen el riesgo de enfermedades del corazón y los niveles de triglicéridos, entre otras ventajas.

El presente trabajo, liderado por Carmine Pariante, investigador del King’s College de Londres, consistió en un estudio doble ciego, aleatorizado y controlado con placebo, destinado a evaluar los efectos de los ácidos grasos omega-3 sobre la depresión inducida por inflamación.

En él, 152 pacientes con hepatitis C recibieron durante dos semanas bien el ácido eicosapentaenoico (EPA) bien el ácido docosahexaenoico (DHA) (los dos principales ácidos grasos omega-3) bien un placebo. Los pacientes fueron seleccionados de manera aleatoria.

Tras el tratamiento de dos semanas, los participantes recibieron, durante 24 semanas, un tratamiento con interferón alfa para su enfermedad (para el tratamiento de la Hepatits C se utiliza la proteína antiviral recombinante de interferón-alfa humano, o derivados de ella). Durante este periodo de tiempo, se evaluaron varias veces sus síntomas de depresión, pues se ha asociado este tipo de tratamiento al trastorno depresivo.

Resultados obtenidos

Los investigadores comprobaron de esta forma que el tratamiento con EPA, pero no con DHA o placebo, había reducido la incidencia de la depresión inducida por el interferón alfa, informa AlphaGalileo.

Según Pariante, el estudio ha demostrado que el suplemento nutricional de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (en concreto, de EPA) puede reducir las tasas de depresión en un 10%.

Por otra parte, se comprobó también que tanto el EPA como el DHA retrasaron el inicio de la depresión, y que ambos fueron bien tolerados por los pacientes, sin provocar efectos secundarios graves.

Aunque serán necesarios nuevos estudios para confirmar estos resultados, los autores de la investigación creen que los datos obtenidos ya indican que los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 pueden ser eficaces en la prevención de la depresión de pacientes con alto riesgo de sufrir este trastorno, debido al aumento de la inflamación.

Más efectos en la salud mental

Estudios previos ya habían señalado que los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a tratar los trastornos depresivos y otros trastornos psiquiátricos.

Investigaciones poblacionales, por ejemplo, han relacionado el hecho de comer grandes cantidades de pescado (ácidos grasos omega-3) con bajos niveles de depresión grave; otros estudios han relacionado los omega-3 con la salud mental general; y otros han revelado que los omega-3 pueden ser beneficiosos para los pacientes con trastorno bipolar.

Estos ácidos grasos pueden consumirse en forma de suplemento dietético o a través directamente de pescados como los arenques, la caballa, el atún y el salmón. Asimismo, también se encuentran en algunas fuentes vegetales como las semillas de lino, los cañamones y las nueces.

Referencia bibliográfica:

Kuan-Pin Su, Hsueh-Chou Lai, Hui-Ting Yang, Wen-Pang Su, Cheng-Yuan Peng, Jane Pei-Chen Chang, Hui-Chih Chang, Carmine M. Pariante. Omega-3 Fatty Acids in the Prevention of Interferon-Alpha-Induced Depression: Results from a Randomized, Controlled Trial. Biological Psychiatry (2014). DOI: 10.1016/j.biopsych.2014.01.008.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El suelo de Marte es más duro que el de la Luna 20 marzo, 2022
    Los datos aportados por el rover de China Zhuzhong, que ha explorado durante 60 días marcianos la extensa llanura conocida como Utopía Planitia, revelan que su suelo es más fuerte que el regolito lunar, lo que facilitará la exploración de las llanuras del norte de Marte.
    Redacción T21
  • Cualquier persona puede ser preparada para ser creativa 19 marzo, 2022
    Una investigación de la Universidad Estatal de Ohio ha desarrollado un método basado en el pensamiento divergente y el cambio de perspectiva que permite a las personas recuperar la creatividad perdida durante la escolarización y generar acciones inesperadas.
    OSU/T21
  • La seda de las arañas podría ser la llave para curar el cáncer 18 marzo, 2022
    La mayoría de los tipos de cáncer se desarrollan a partir de la carencia de la proteína P53, que cumple una función crucial porque evita que las células con daño en el ADN se conviertan en células cancerosas. Una proteína similar podría extraerse de la seda producida por las arañas e incorporarse a las células […]
    Pablo Javier Piacente
  • La guerra de Ucrania congela la exploración ruso-europea de Marte y la Luna 18 marzo, 2022
    El anuncio de la suspensión de ExoMars y de las actividades de cooperación entre la ESA y Roscosmos es solamente la punta del iceberg de las profundas consecuencias negativas que puede traer esta decisión para la exploración espacial: los esfuerzos de décadas de investigación podrían tirarse por la borda si la guerra en Ucrania sigue […]
    Pablo Javier Piacente
  • La base científica de Rusia, amenazada por las sanciones 18 marzo, 2022
    La base científica de Rusia se está resintiendo por efecto de las sanciones occidentales, que privan al país de reactivos químicos, componentes ópticos y ordenadores nuevos, al mismo tiempo que los mayores proveedores de instrumentos de precisión han interrumpido los suministros.
    Redacción T21
  • Rusia estaría utilizando en Ucrania robots asesinos que se guían por IA 18 marzo, 2022
    Rusia estaría utilizando en Ucrania drones asistidos por Inteligencia Artificial que son completamente autónomos para atacar objetivos a partir de fotos facilitadas por operarios militares, según denuncia el Boletín de Científicos Atómicos.
    Redacción T21
  • La psicopatía no es un trastorno mental, sino una ventaja adaptativa 17 marzo, 2022
    Investigadores canadienses han revelado que la psicopatía carece de ciertas características para ser considerada un trastorno mental, por lo que debería considerarse más como una función genética concreta desarrollada mediante mecanismos evolutivos.
    Pablo Javier Piacente
  • Una nueva misión espacial penetrará en los oscuros túneles de la Luna 17 marzo, 2022
    La Luna está repleta de pozos que, según los científicos, podrían conducir a enormes túneles: se cree que incluso podrían servir como habitáculos naturales en futuras colonias humanas. La ESA ha diseñado un vehículo explorador especializado para moverse en esos túneles.
    Pablo Javier Piacente
  • Un experimento con antimateria desafía a la ciencia 17 marzo, 2022
    Un experimento desarrollado en el CERN ha descubierto que la antimateria muestra en determinadas condiciones un comportamiento diferente al de los átomos de materia, lo que señala el camino para encontrar nuevas leyes físicas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Más misterios en las profundidades de la Tierra 17 marzo, 2022
    Las dos colosales estructuras masivas que bordean el núcleo externo de la Tierra originan la Anomalía del Atlántico Sur y el intenso vulcanismo africano, pero para sorpresa de los geólogos, su composición y estructura son diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe