Tendencias21

Controlan un ‘reloj’ cerebral de ratones para ajustar su estado de ánimo

Ajustando un circuito cerebral que lleva el control del tiempo se puede mejorar o empeorar el estado de ánimo de los ratones. Así lo han hecho investigadores de EE.UU., que han observado que con electrodos y un fármaco se puede manejar la conexión que utiliza la corteza prefrontal para controlar el tiempo en el sistema límbico o emocional.

Controlan un 'reloj' cerebral de ratones para ajustar su estado de ánimo

Combinando electrodos superfinos y pequeñas cantidades de un fármaco muy específico, investigadores de la Universidad Duke (Carolina del Norte, EE.UU.) han encontrado un circuito en el cerebro del ratón y tomado el control del mismo para marcar el estado de ánimo del animal de arriba a abajo.

Animales susceptibles al estrés que se comportaban como si tuvieran depresión o ansiedad fueron devueltos a un comportamiento relativamente normal ajustando el sistema, según un estudio que aparece en la revista Neuron.

«Si «subes el volumen» de animales que no habían experimentado estrés, comenzarán normal y luego tendrán un problema», diceel investigador principal Kafui Dzirasa, profesor asistente de psiquiatría y ciencias del comportamiento, y de neurobiología, en la nota de prensa de Duke. «Sin embargo, en los animales que habían experimentado estrés y no les iba bien con él, había que subirles el volumen hasta que volvían a la normalidad. Parecía que el estrés había bajado el volumen.»

El circuito que el equipo identificó y alteró es una conexión que utiliza la corteza prefrontal para controlar el tiempo en el sistema límbico, que regula las emociones y los impulsos básicos. Para regular el humor, la corteza prefrontal actúa como marcapasos para coordinar las acciones de la amígdala, que regula las respuestas de estrés, y el área tegmental ventral, que desempeña un papel en el circuito de recompensa del cerebro.

«Estos circuitos subcorticales son los principales reguladores de nuestra vida emocional,» dice Helen Mayberg, profesora de psiquiatría, neurología y radiología en la Universidad Emory (Georgia), que no participó en esta investigación. «Lo bueno de este trabajo es que utilizan diferentes enfoques para ver un circuito que es relevante para una gran cantidad de trastornos», dice Mayberg, que ha sido pionera en la estimulación cerebral profunda de lugares muy específicos de la corteza prefrontal humana para el tratamiento de trastornos del estado de ánimo.

La imagen que surge de este estudio y otros es la de un cerebro hecho de circuitos multi-parte que responden de manera concertada y se regulan entre sí. La especificidad en la comprensión de estos circuitos será clave para resolver diferentes trastornos, dice Dzirasa.

«La corteza prefrontal no es sólo una masa de células», dice Mayberg. «Estos resultados dan una idea de qué células van a qué área y permiten a los investigadores coreografiar, en cierto modo, sus acciones.»

Dzirasa es un médico que está terminando su residencia en psiquiatría y tiene un doctorado en neurología con experiencia en ingeniería. La investigadora postdoctoral y primera autora Rainbo Hultman es bioquímica.

El proceso

Los investigadores querían pasar de la actividad cerebral al comportamiento real. Comenzaron colocando con precisión las matrices de 32 electrodos en cuatro áreas del cerebro de los ratones. Luego registraron la actividad cerebral de estos ratones sometidos a una situación estresante llamada derrota social crónica. Esto les permitió ver la actividad entre la corteza prefrontal y tres áreas del sistema límbico que están implicadas en la depresión grave.

Para interpretar los complicados datos procedentes de los electrodos, los neurólogos se dirigieron a David Dunson, de ciencia estadística, y Lawrence Carin, de ingeniería eléctrica, que se especializan en el análisis estadístico de datos ruidosos para encontrar patrones importantes.

Usando algoritmos de aprendizaje automático, identificaron qué partes de los datos parecían ser la señal de control de tiempo entre la corteza prefrontal y la amígdala y se centraron en las neuronas individuales que participan en ese circuito.

«Su respuesta fue: «Es esta huella de reloj la responsable de que los ratones se vuelvan susceptibles al estrés y se conviertan en resistentes», dice Dzirasa.

Combinaron los electrodos con unas moléculas modificadas llamadas Dreadd, que son receptores de señal que pueden incorporarse al circuito neural en pequeñas cantidades, y que permite controlarlo.

Mayberg, de Emory, advierte que un cerebro de ratón no es un cerebro humano y para evaluar el «estado de ánimo» de un ratón, sólo se puede inferir de sus comportamientos. «Es difícil hacerlo, incluso en un ser humano».

Referencia bibliográfica:

Rainbo Hultman, Stephen D. Mague, Qiang Li, Brittany M. Katz, Nadine Michel, Lizhen Lin, Joyce Wang, Lisa K. David, Cameron Blount, Rithi Chandy, David Carlson, Kyle Ulrich, Lawrence Carin, David Dunson, Sunil Kumar, Karl Deisseroth, Scott D. Moore, y Kafui Dzirasa: Dysregulation of Prefrontal Cortex-Mediated Slow-Evolving Limbic Dynamics Drives Stress-Induced Emotional Pathology. Neuron (2016). DOI: 10.1016/j.neuron.2016.05.038.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La memoria universal promete revolucionar a la informática 12 febrero, 2024
    La memoria universal podría reemplazar tanto a la RAM como al almacenamiento interno en los ordenadores de uso masivo, brindando una alternativa más rápida y más eficiente a nivel energético. Un nuevo estudio muestra un posible enfoque revolucionario de la memoria universal: empleando un nuevo material denominado GST467, los investigadores apreciaron que la memoria mejora […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los relámpagos volcánicos habrían encendido la llama de la vida en la Tierra primitiva 12 febrero, 2024
    Cuando la Tierra era joven y salvaje, los procesos en nuestro planeta transformaron una mezcla de ingredientes en lo necesario para impulsar la vida. Para esto es crucial el nitrógeno, un nutriente esencial para formar proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos. Los científicos han descubierto evidencias geológicas que indican que las descargas de rayos asociadas con […]
    Pablo Javier Piacente
  • La genética tiene mucho que decir sobre el asesinato de una madre adoptiva 12 febrero, 2024
    Según la genética, el comportamiento de los hijos adoptados está mayoritariamente influido por los padres biológicos, mientras que el parecido entre padres e hijos en una familia adoptiva es muy pequeño. Además, un hijo adoptado no tiene vínculos genéticos con su madre adoptiva y puede heredar ciertas maneras de pensar de sus padres biológicos, especialmente […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • Europa logra un récord mundial de fusión nuclear 12 febrero, 2024
    En un importante logro científico, investigadores de la instalación Joint European Torus (JET) han establecido un récord energético mundial de 69 megajulios liberados en energía de fusión sostenida y controlada. Otro impulso para el futuro reactor europeo a gran escala ITER.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente