Tendencias21
Crean un dispositivo que detecta vida extraterrestre

Crean un dispositivo que detecta vida extraterrestre

Un dispositivo anexo a una nave espacial es capaz de descubrir biofirmas y vida extraterrestre: funciona con baterías y trabaja de forma automatizada para etiquetar, separar y detectar moléculas orgánicas presentes en el espacio.

Investigadores de la American Chemical Society (ACS) de Estados Unidos han desarrollado un dispositivo totalmente automatizado para buscar vida extraterrestre, que sería capaz de hallar biofirmas en otros planetas con la ayuda de un vehículo de exploración espacial. Según un comunicado, se destaca por su carácter portátil, por su alimentación mediante baterías y porque dispone de dos chips que le permiten clasificar rápidamente y con eficacia el material a analizar.

Las biofirmas son uno de los indicadores más importantes usados por los científicos en la búsqueda de vida extraterrestre. Se trata básicamente de la presencia de cualquier tipo de elemento químico que pueda tomarse como una prueba de la existencia de vida. En función de nuestro concepto actual de formas de vida, los elementos básicos serían el carbono, el hidrógeno, el oxígeno y el nitrógeno.

Sin embargo, pensando en futuras misiones espaciales no es tan sencillo encontrar estos elementos y determinar biofirmas, sobretodo por la acción de diferentes fenómenos meteorológicos, geológicos, químicos y de otra índole que “sepultan” a las biofirmas entre capas de años e historia. En consecuencia, se requiere de instrumentos especializados que puedan simplificar este complejo trabajo.

Un nuevo enfoque

El dispositivo creado por los científicos de la ACS se define técnicamente como un analizador de electroforesis (separación de moléculas según su movilidad en un campo eléctrico) por microchip. Totalmente automatizado, está pensado para trabajar en conjunto con un rover planetario o vehículo de exploración espacial en la detección de biofirmas orgánicas en suelo extraterrestre, capaces de confirmar la presencia de vida actual o pasada.

El gran avance del nuevo dispositivo es el enfoque de su tecnología. En misiones anteriores a Marte se trabajó con la combinación de la cromatografía de gases y la espectrometría de masas (GC-MS) en la separación y detección de compuestos. Sin embargo, esta técnica tiene sus limitaciones porque no es completamente efectiva en el análisis de algunas moléculas, sobretodo ante la presencia de agua, minerales o sales en la muestra obtenida.

Por el contrario, la tecnología sustentada en la integración de la electroforesis por microchip y la fluorescencia inducida por láser (ME-LIF) sería más eficaz para el desarrollo de nuevas misiones de búsqueda. Frente a esto, los especialistas se plantearon el desafío de diseñar un dispositivo ME-LIF que pueda ser operativo en la búsqueda de vida extraterrestre, combinando aspectos como la automatización, la portabilidad y la alimentación energética mediante baterías.

Automatización y simulacro

Además de utilizar el enfoque ME-LIF, el nuevo dispositivo supera una dificultad que presentan otros sistemas actuales de similares características: no son totalmente automatizados, una condición que inmediatamente los saca de carrera pensando en misiones interplanetarias. Superando este inconveniente, el nuevo aparato es capaz de aceptar una muestra y realizar el etiquetado, la separación y la detección de moléculas orgánicas de manera completamente automatizada.

Para probar el dispositivo en condiciones similares a las que tendría que afrontar en una misión a Marte, se realizó una simulación en el desierto de Atacama, en Chile. Se obtuvo una sensibilidad tres veces mayor a la observada en los métodos GC-MS, dejando en claro el potencial del nuevo enfoque. Los investigadores creen que este estudio puede servir como impulso para el desarrollo de instrumentos ME-LIF en futuras misiones destinadas a buscan signos de vida más allá de la Tierra.

Referencia

Fully Automated Microchip Electrophoresis Analyzer for Potential Life Detection Missions. Maria F. Mora, Florian Kehl, Eric Tavares da Costa, Nathan Bramall and Peter A. Willis. Analytical Chemistry (2020).DOI:https://doi.org/10.1021/acs.analchem.0c01628

Foto de portada:

El dispositivo que podría utilizarse algún día en la búsqueda de vida en otros mundos. Imagen: Analytical Chemistry.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente