Tendencias21

El calentamiento global altera los flujos oceánicos que regulan el clima

Los flujos oceánicos que regulan el sistema climático de la Tierra se han reducido un 15 por ciento desde mediados del siglo pasado como consecuencia del calentamiento global, ha constatado una investigación. De continuar este proceso, sin precedentes en los últimos 1.000 años, provocará una escalada de la temperatura y del nivel del mar, especialmente en Europa y USA.

El calentamiento global altera los flujos oceánicos que regulan el clima

La circulación meridional del Atlántico (Atlantic meridional overturning circulation o AMOC) es un sistema de corrientes que surca el Océano Atlántico. Se caracteriza por un flujo de agua cálida y salada que circula hacia las capas superiores del Atlántico, y por otro flujo hacia el sur de aguas más frías y profundas.  

Estos flujos oceánicos son un componente importante del sistema climático de la Tierra. Una nueva investigación ha descubierto que esta importante circulación de agua oceánica se ha reducido un 15% desde mediados del siglo pasado, como consecuencia del cambio climático. Los resultados se publican en la revista Nature.

Uno de los sistemas de transporte de calor más importantes de la Tierra ahora bombea menos agua cálida hacia el norte y menos agua fría hacia el sur, en una proporción desconocida desde hace más de 1.000 años, lo que plantea serios interrogantes sobre el futuro climático del planeta.

A medida que las corrientes disminuyen, envían menos calor hacia el norte, lo que provoca un enfriamiento generalizado del Atlántico norte, la única región oceánica que se ha enfriado durante el calentamiento global. Esta  corriente cálida ascendente (también conocida como corriente del Golfo), al desplazarse más cerca de la costa,  calienta las aguas a lo largo de la mitad norte de la costa atlántica de EE. UU.

«Esa región se ha calentado más rápido que la mayoría de otras partes del océano mundial en las últimas décadas», explica el coautor de esta investigación, Vincent Saba, en un comunicado del  Instituto Potsdam para la Investigación de Impacto Climático (PIK).

Patrón específico

«Detectamos un patrón específico de enfriamiento oceánico al sur de Groenlandia y un calentamiento inusual frente a las costas de Estados Unidos, que es muy característico para la desaceleración de la corriente del Golfo»,  añade el autor principal, Levke Caesar.

La conclusión de este estudio es categórica: «La evidencia que ahora podemos ofrecer es la más sólida hasta la fecha», constata Stefan Rahmstorf, otro de los investigadores. «Hemos analizado todos los conjuntos de datos de temperatura de la superficie del mar disponibles, que comprenden datos desde fines del siglo XIX hasta la actualidad».

«El patrón de tendencia específico que encontramos en las mediciones se muestra exactamente como lo predicen las simulaciones por ordenador. Es el resultado de una desaceleración en la corriente del Golfo, y no veo otra explicación plausible para este fenómeno», añade Rahmstorf.

El debilitamiento es causado por una serie de factores que pueden estar relacionados con el calentamiento global causado por los gases de efecto invernadero de la quema de carbón, petróleo y gas, según los investigadores.

La temperatura de la Tierra desde 1880 hasta hoy: espectacular

Cambios de densidad oceánica

La circulación oceánica depende de la densidad del agua: cuando las aguas saladas y cálidas de latitudes bajas pierden temperatura, van ganando densidad y cuando llegan al Atlántico Norte descienden al fondo del mar.

Al mismo tiempo, el aumento de las temperaturas en el hemisferio norte reduce la densidad del agua y frena su circulación. La pérdida de densidad del agua se intensifica por el deshielo, que desaliniza las aguas oceánicas.

Este proceso, de continuar, puede provocar el colapso de la circulación meridional del Atlántico, explica Alexander Robinson, de la Universidad Complutense de Madrid, también coautor del estudio. Y añade: «Si no paramos rápidamente el calentamiento global, debemos esperar una nueva desaceleración a largo plazo de la circulación del Atlántico. Estamos empezando a comprender las consecuencias de este proceso sin precedentes, pero pueden ser perjudiciales».

Varios estudios han demostrado, por ejemplo, que una desaceleración de estas corrientes del Atlántico exacerba el aumento del nivel del mar en la costa de Estados Unidos para ciudades como Nueva York y Boston.

Otros muestran que el cambio asociado a las temperaturas de la superficie del mar del Atlántico afecta los patrones climáticos en Europa, como la trayectoria de las tormentas que provienen del Atlántico.

Específicamente, la ola de calor europea del verano de 2015 se ha relacionado con el récord de frío en el Atlántico norte en ese año. Este efecto aparentemente paradójico ocurre porque un Atlántico norte frío promueve un patrón de presión de aire que canaliza el aire caliente del sur hacia Europa.

Confirmación independiente

El análisis de la temperatura realizado en este estudio está respaldado por un segundo estudio realizado por el equipo de David Thornalley, del University College de Londres, publicado en el mismo número de Nature.

Los llamados datos paleoclimáticos de este segundo estudio proporcionan una confirmación independiente de las conclusiones anteriores de que la debilidad reciente de la circulación oceánica  no tiene precedentes, al menos durante más de un milenio.

El estudio de Thornalley pone de manifiesto algo no menos relevante: lo que está pasando ahora tiene cierto parangón con el deshielo que ocurrió al final de la así llamada Pequeña Edad de hielo, que se inició a comienzos del siglo XIV y se prolongó hasta mediados del XIX. Con una diferencia considerable: el calentamiento global actual es el mayor de la historia de la civilización humana, y acentúa sus efectos respecto a ese episodio anterior.

 Referencias

Observed fingerprint of a weakening Atlantic Ocean overturning circulation. L. Caesar, S. Rahmstorf, A. Robinson, G. Feulner Y V. Saba. Nature, volume 556, pages191–196 (2018). DOI:10.1038/s41586-018-0006-5

Anomalously weak Labrador Sea convection and Atlantic overturning during the past 150 years. David J. R. Thornalley et alia. Nature, volume 556, pages227–230 (2018). DOI:10.1038/s41586-018-0007-4

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente