Tendencias21
El carbono del permafrost galopa hacia la atmósfera

El carbono del permafrost galopa hacia la atmósfera

La pérdida de carbono de los suelos del permafrost es más grave de lo establecido hasta ahora: en Alaska alcanza en un año el ritmo calculado para un siglo. El proceso agrava los efectos del cambio climático, al liberar más CO2 a la atmósfera.

El carbono del permafrost galopa hacia la atmósfera

Las pérdidas de carbono de los suelos del permafrost (la capa permanentemente congelada del subsuelo de las regiones muy frías o periglaciares como la tundra), podrían ser más rápidas de lo que se pensaba hasta ahora como consecuencia del calentamiento global.

Esta es una de las principales conclusiones de un trabajo internacional con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que aparece publicado en la revista Nature Geoscience.

Desde el Pleistoceno, los suelos del permafrost en el Ártico han sido un sumidero de restos de plantas y animales y, por tanto, albergan una gran cantidad de carbono congelado en forma de materia orgánica.

Con el calentamiento global y la descongelación, la materia orgánica del suelo estabilizada por las bajas temperaturas se expone más a la descomposición microbiana, lo que puede agravar los efectos del cambio climático al liberar cantidades significativas de CO2 a la atmósfera.

Cambios en el carbono orgánico

 “Utilizamos un experimento de calentamiento de permafrost, situado en un ecosistema de tundra en el interior de Alaska, que fue establecido por Ted Schuur de la Northern Arizona University en 2008. A lo largo del experimento se tomaron muestras de suelo durante cinco años y se analizaron, entre otras variables, los contenidos de carbono y la composición de la materia orgánica a nivel molecular mediante resonancia magnética nuclear”, señala César Plaza, investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias Agrarias y uno de los autores del estudio.

Hasta ahora, muy pocos estudios habían mostrado mediciones directas del cambio en el carbono orgánico de los suelos de permafrost al suponer “un desafío significativo”.

Plaza aclara: “Esto se debe a que la descongelación induce profundas alteraciones físicas en el perfil del suelo que confunden en gran medida la aplicación de los métodos tradicionales para cuantificarlos”.

Para superar estos problemas, los investigadores han utilizado el componente mineral relativamente estable del suelo como referencia para cuantificar los contenidos de carbono y comparar las reservas a través del tiempo. Los resultados muestran pérdidas “sorprendentemente altas”.

 “Encontramos pérdidas de aproximadamente el 5% del carbono del suelo cada año, tanto en los tratamientos con calentamiento como en los controles, cuando los modelos actuales predicen pérdidas de entre el 5% y el 15% a lo largo del siglo en toda la región de permafrost”, agrega el investigador del CSIC.

Mayores consecuencias

Además de en Alaska, el permafrost puede encontrarse en áreas circumpolares de Canadá, Siberia, Tíbet, Noruega y en varias islas del océano Atlántico sur, como las islas Georgias del Sur y las islas Sandwich del sur.

Esta investigación confirma lo que se ha establecido en otros trabajos. Tal como informamos en otro artículo, el calentamiento global está dejando cicatrices cada vez más patentes en las regiones del permafrost del mundo, según un estudio realizado por la Red Internacional de Permafrost GTN-P en todas las regiones del mundo con suelos de permafrost.

Esta investigación ha descubierto que la temperatura del suelo congelado a una profundidad de más de 10 metros aumentó una media de 0,3ºC entre 2007 y 2016, tanto  en el Ártico y en la Antártida, como en las cadenas montañosas de Europa y Asia Central.

Otro estudio ha establecido asimismo que el deshielo del permafrost tendrá mayores consecuencias de las previstas porque, además de liberar dióxido de carbono y metano, provoca la meteorización mineral y añade cantidades sustanciales de CO2 a la atmósfera.

Referencia
Direct observation of permafrost degradation and rapid soil carbon loss in tundra. Plaza, C. et al. Nature Geoscience, 01 July 2019.  DOI:https://doi.org/10.1038/s41561-019-0387-6

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Tener hijos cambia permanentemente los huesos de las madres de los primates 5 noviembre, 2022
    Las madres de los primates tienen huesos que están menos concentrados en magnesio, calcio y fósforo que otras hembras debido al embarazo y la lactancia. El esqueleto responde dinámicamente a los cambios en el estado reproductivo, según un estudio.
    NYU/T21
  • Los neandertales se extinguieron por hacer el amor, y no la guerra 4 noviembre, 2022
    Una nueva investigación sugiere que tener sexo con el Homo sapiens habría terminado con los neandertales, y no grandes guerras o enfrentamientos con animales feroces. Al parecer, el mestizaje con nuestros ancestros podría haber dado como resultado que muy pocos neandertales se cruzaran entre sí, lo que llevó a la extinción.
    Pablo Javier Piacente
  • Un nuevo estudio cuestiona la hipótesis del Big Bang 4 noviembre, 2022
    Un nuevo estudio plantea que la inflación cósmica, un punto en la infancia del Universo cuando el espacio-tiempo se expandió exponencialmente y que es crucial en la teoría del Big Bang, podría descartarse rápidamente como posibilidad a partir de nuevos descubrimientos. Estos hallazgos serían posibles en las próximas décadas, de la mano de un gran […]
    Pablo Javier Piacente
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 4 noviembre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 4 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Científicos y teólogos alemanes se suman a la rebelión científica por la inacción climática 4 noviembre, 2022
    “Salvemos la creación” de la catástrofe climática es el grito de relevantes figuras de la iglesia católica alemana que se han unido a la rebelión científica en Múnich pidiendo una nueva alianza entre la ciencia y la fe.
    Alberto Coronel/Agnès Delage
  • Se avecinan tiempos muy excitantes para la astronomía 4 noviembre, 2022
    El detector IceCube, situado bajo la capa de hielo antártico, ha identificado una galaxia que está a 47 millones de años luz como origen de los neutrinos de alta energía, sugiriendo así que los núcleos activos de galaxias no solo emiten rayos cósmicos, sino también estos mensajeros cósmicos que contienen los secretos del universo.
    SMC/T21
  • Sigue la búsqueda del cerebro de Albert Einstein 3 noviembre, 2022
    Partes del cerebro de Einstein, dividido luego de su fallecimiento en 1955, siguen desaparecidas: su hallazgo sería crucial para determinar finalmente si el cerebro del genial físico era diferente al del resto de los mortales y por qué.
    Pablo Javier Piacente
  • Un nuevo cohete chino fuera de control amenaza a la Tierra 3 noviembre, 2022
    China permitirá una vez más que un cohete fuera de control caiga del cielo, concretamente este 4 de noviembre: no es la primera vez que una etapa del cohete Long March 5B puede caer sobre un área poblada. La estructura, de 21 toneladas métricas, ha comenzado un reingreso descontrolado y potencialmente peligroso a la atmósfera […]
    Pablo Javier Piacente
  • La reproducción en ratones responde a criterios de calidad neuronal y la agresión a la cantidad 3 noviembre, 2022
    El cerebro del ratón dispone de una puerta que regula la activación de neuronas según se precise aparearse con una hembra o atacar a otro macho: en el primer caso opta por la calidad, en el segundo por la cantidad de neuronas implicadas.
    Eduardo Martínez de la Fe