Tendencias21
El Niño calienta la atmósfera y enfría los océanos

El Niño calienta la atmósfera y enfría los océanos

El patrón climático El Niño no solo calienta la atmósfera, sino que también enfría el océano terrestre de forma débil pero robusta durante y después de ENSO. Este impacto no modifica la tendencia al calentamiento de los mares como consecuencia del cambio climático.

El Niño calienta la atmósfera y enfría los océanos

Aunque el fenómeno climático conocido como El Niño calienta la atmósfera, también enfría el océano, ha descubierto una investigación dirigida por el Instituto de la Atmósfera de China y en la que han participado también científicos europeos y de Estados Unidos.

«Como una persona que tiene fiebre, el sistema climático aprovecha los eventos de El Niño para sudar (más lluvias en el Pacífico tropical) y liberar calor (a la atmósfera y al espacio)», explica el director del estudio, Lijing Cheng, en un comunicado.

El Niño-Oscilación del Sur, ENOS o ENSO (inglés), es un patrón climático que consiste en la oscilación de los parámetros meteorológicos del Pacífico ecuatorial cada cierto tiempo.

Es la perturbación interanual más fuerte del sistema climático: domina la variabilidad anual de la temperatura de la superficie global, el patrón del clima global y el flujo de energía oceánica global.

ENSO afecta directamente a la temperatura, las precipitaciones, las sequías, los huracanes y los fenómenos extremos en todo el mundo, a través de los cambios de la circulación atmosférica global.

Por ejemplo, 2016 fue el año más cálido registrado en el mundo en lo que respecta a la temperatura global de la superficie terrestre, porque hubo un súper episodio de El Niño en 2015-2016.

Impacto en los océanos

Sin embargo, aunque estos procesos son bien conocidos, la cuestión de si El Niño incide también en la temperatura de los océanos ha sido debatida en la comunidad científica durante mucho tiempo.

El nuevo estudio arroja luz sobre esta cuestión. Publicado en la revista Journal of Climate, contó también con la participación del Centro Nacional de Investigación Atmosférica de Estados Unidos y del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (UK).

El estudio combina observaciones de los océanos, datos y simulaciones del sistema terrestre para observar cómo los eventos ENOS afectan a la distribución de energía planetaria, incluidos los intercambios que provoca entre el océano y la atmósfera, entre diferentes océanos, cuencas y otros espacios.

Océanos más fríos

Los resultados confirman que el Océano Pacífico tropical se está enfriando, principalmente a través de flujos de calor hacia la atmósfera impulsados por las altas temperaturas de la superficie del mar.

Esta situación provoca más lluvias en el Pacífico central y luego impulsa las conocidas repercusiones globales.

Los científicos observaron asimismo una redistribución del calor, tanto lateral como verticalmente, en las latitudes tropicales de los océanos Pacífico e Índico (calentamiento dentro de 0-100 m y enfriamiento con 100-300 m).

El calor también se transporta y descarga en las regiones ecuatoriales dentro y fuera de la región durante y después de El Niño.

Los océanos Atlántico e Índico tropicales se calientan durante El Niño, compensando en parte el enfriamiento del Pacífico tropical.

Calentamiento global

Si bien hay distintos cambios en el contenido de calor oceánico según las regiones, muchos se compensan entre sí, lo que resulta en un enfriamiento global oceánico débil pero robusto durante y después de El Niño.

Eso significa que el océano global está perdiendo calor durante y después de El Niño, señalan los investigadores. Pero no impide la tendencia al calentamiento global de los océanos como consecuencia del cambio climático, tal como estableció a principios de año otra investigación del algunos miembros de este equipo, publicada en la revista Science.

El nuevo estudio proporciona una visión más completa del flujo de energía de la Tierra asociado con ENOS, y permite mejores pronósticos de ENOS y de los fenómenos climáticos extremos al incluir en el diagnóstico un punto de vista energético.

Referencia

Evolution of Ocean Heat Content Related to ENSO. Lijing Cheng et al. Journal of Climate, June 2019. DOI: https://doi.org/10.1175/JCLI-D-18-0607.1

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una bacteria se transforma en un largo hilo para infectar células más rápidamente y crecer sin límites 7 febrero, 2022
    Una bacteria puede mutar su forma hasta convertirse en un interminable hilo y multiplicar por 100 veces su tamaño: de esta manera, logra infectar más células en menos tiempo. Es una virulenta variante de infección bacteriana que no se había identificado hasta el momento.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan el primer agujero negro fuera de control en la Vía Láctea 7 febrero, 2022
    Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha logrado detectar un agujero negro errante, solitario e inactivo en nuestra galaxia, a poco menos de 5.200 años luz de distancia de la Tierra. El misterioso objeto se mueve a través de la Vía Láctea a una velocidad de 45 kilómetros por segundo: los astrónomos confirmaron […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los abismos oceánicos están profusamente poblados de vida prístina 7 febrero, 2022
    Los abismos oceánicos triplican la diversidad microbiana de los niveles superiores de los mares terrestres, pero la mayor parte de esa vida es desconocida por la ciencia: lo revela el análisis de casi 1.700 muestras y dos mil millones de secuencias de ADN recogidas en todo el mundo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El universo temprano estaba siete veces más caliente que el actual 7 febrero, 2022
    El universo temprano tenía una temperatura siete veces mayor que la actual, han comprobado los astrofísicos: utilizaron una nube de vapor de agua proyectada por una lejana galaxia para observar el estado del Universo en sus primeras etapas. Nueva puerta para el estudio de la energía oscura.
    Redacción T21
  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente