Tendencias21
El cerebro adulto puede ser entrenado para la compasión

El cerebro adulto puede ser entrenado para la compasión

Un estudio realizado por científicos estadounidenses ha revelado que los adultos pueden ser entrenados para ser más compasivos, del mismo modo que se entrenan para desarrollar habilidades físicas o académicas. En la investigación se pidió a un grupo de voluntarios que practicaran durante 30 días una técnica de meditación budista conocida como “meditación compasiva”. Tras este periodo de tiempo, se constató que las personas se habían vuelto más altruistas y que, además, sus cerebros habían sufrido cambios en regiones vinculadas con la empatía, la regulación de las emociones y las emociones positivas. Por Yaiza Martínez.

El cerebro adulto puede ser entrenado para la compasión

Hasta ahora, se sabía muy poco sobre el potencial humano para cultivar la compasión, que por definición es un sentimiento humano que se manifiesta a partir del sufrimiento de otro ser , y que despierta el deseo de aliviar o reducir el sufrimiento ajeno.

Un nuevo estudio realizado por investigadores del Center for Investigating Healthy Minds de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos, ha demostrado ahora que los adultos pueden ser entrenados para ser más compasivos. La investigación, publicada por la revista Psychological Science, de la Association for Psychological Science (APS), analizó si dicho entrenamiento podía provocar una conducta más altruista y cambios en los sistemas neuronales subyacentes a la compasión.

«Nuestras preguntas fundamentales fueron: ‘¿Puede la compasión ser aprendida por los adultos? ¿Podemos ser más solidarios si practicamos esa forma de pensar? ‘ «, explica la psicóloga Helen Weng, autora principal del estudio, en un comunicado de la APS. «Las evidencias obtenidas señalan que sí”, añade la investigadora.

Aplicar la ‘meditación compasiva’

En la investigación, los científicos entrenaron a un grupo de jóvenes adultos en un tipo de meditación denominada “meditación compasiva” o Tonglen, que es una técnica budista que consiste en visualizar el sufrimiento de otros e interiorizarlo con la respiración, para luego realizar una exhalación visualizando que se proporciona bienestar a los seres vivientes.

En este caso, los participantes imaginaron un momento en que el que alguien hubiese sufrido y desearon que ese sufrimiento fuese eliminado. Los voluntarios repitieron al mismo tiempo frases que les ayudaron a centrarse en la compasión como: «Libérate del sufrimiento. Puedes obtener alegría y alivio».

Esta práctica fue realizada con diferentes categorías de personas, primero con un ser querido por el que era fácil sentir compasión, como un amigo o un familiar. Después, los voluntarios repitieron el entrenamiento, practicando la compasión con ellos mismos y con un extraño. Por último, ejercitaron su compasión hacia alguien con quien estuvieran en conflicto, una «persona difícil», como un compañero de trabajo o de piso.

Weng asegura que este enfoque sistemático sirvió para que los participantes elaboraran su compasión, que la desarrollaran como un “músculo», con el que responder mejor a los sufrimientos de los demás con atención y deseo de ayudar.

Modificar los hábitos emocionales

Los resultados obtenidos con este grupo de personas fueron comparados con los de otro grupo control que fue entrenado en revaluación cognitiva, una técnica que permite aprender a replantearse los propios pensamientos para que éstos sean menos negativos.

En ambos entrenamientos, los participantes siguieron instrucciones de audio a través de Internet 30 minutos al día, durante un periodo de tiempo de dos semanas. «Queríamos averiguar si la gente puede empezar a cambiar sus hábitos emocionales en un período de tiempo relativamente corto «, explica Weng.

La prueba de que la compasión puede ser entrenada consistió en comprobar que el altruismo aumentaba en los individuos sometidos al estudio, e incluso si éstos estaban dispuestos a ayudar a personas desconocidas.

Para conocer los resultados de los ejercicios, se pidió a los participantes que jugaran a un juego en el que se les daba la oportunidad de gastar su propio dinero para ayudar a personas necesitadas. Los voluntarios jugaron a través de Internet con dos jugadores anónimos, un «dictador» y una «víctima».

En el transcurso de la partida observaron cómo el “dictador” compartía una cantidad injusta de dinero (sólo uno de cada 10 dólares) con la “víctima”, y debieron decidir qué cantidad de su propio dinero (en total tenían cinco dólares) querían invertir en la “víctima”, con el fin de redistribuir los fondos del “dictador” y acabar con la desigualdad entre éste y el otro jugador anónimo.

Según Weng, los resultados demostraron que «las personas entrenadas para la compasión fueron más propensas a gastar su propio dinero, de manera altruista, para ayudar a alguien injustamente tratado, en comparación con los voluntarios entrenados en revaluación cognitiva”.

Neurología subyacente a la compasión

Por otra parte, los científicos quisieron analizar los cambios cerebrales ocurridos en las personas que se mostraron más generosas en el juego. Para ello, midieron
sus respuestas neuronales con la técnica de exploración de resonancia magnética funcional (fMRI)‎, antes y después del entrenamiento en la compasión. Esta técnica permite mostrar en imágenes las regiones cerebrales que ejecutan una tarea determinada.

De esta forma, se comprobó que la intensidad de la actividad cerebral había cambiado desde el principio hasta el final del entrenamiento en compasión, y que las personas más altruistas tras practicar la meditación compasiva fueron aquéllas que presentaron la mayor cantidad de estos cambios neuronales, frente a imágenes que reflejaban el sufrimiento humano.

En concreto, la actividad cerebral de estos individuos sufrió un incremento en la corteza parietal inferior, una región que se sabe está implicada en la empatía y en la comprensión de los demás. El entrenamiento en la compasión también aumentó la actividad neuronal en la corteza prefrontal dorsolateral y en la medida en que esta área se comunica con el núcleo accumbens. Estas regiones del cerebro están vinculadas a la regulación de las emociones y a las emociones positivas.

Los resultados obtenidos sugieren que la compasión, al igual que cualquier habilidad física o académica, no es algo estable sino que se puede mejorar con entrenamiento y práctica. Además señalan la importancia de formar en compasión y bondad en las escuelas, para ayudar a los niños a estar en sintonía con sus propias emociones y las de los demás, señalan los científicos. Asimismo, éstos creen que el entrenamiento en la compasión podría servir para tratar problemas sociales, como la ansiedad social o el comportamiento antisocial.

La flexibilidad del sentimiento compasivo

La flexibilidad del sentimiento compasivo había quedado ya reflejada en dos estudios previos, cuyos resultados revelaron que la situación social –en este caso, el hecho de pertenecer a clases sociales más bajas o más altas – influyen en el grado de compasión de las personas.

Una de estas investigaciones fue la realizada en 2012 por científicos de la Universidad de California en Berkeley (UC Berkeley), Estados Unidos, con 300 personas.

En ella se constató que los individuos que pertenecen a clases socioeconómicas más bajas sintonizan más con el sufrimiento ajeno, incluso a nivel fisiológico, y expresan mayor compasión hacia los demás que los individuos pudientes. En 2010, otro estudio arrojó resultados similares.

Sobre la posibilidad de modificar nuestro grado de compasión practicando la meditación compasiva, uno de los principales investigadores actuales de la compasión desde la óptica científica, David DeSteno, de la Universidad Northeastern de Estados Unidos, ha explicado que esta técnica resultaría eficiente para aumentar la compasión porque “cuanto más dispuesta esté la mente a darse cuenta automáticamente de que todos los seres son iguales, más propensa será a sentir compasión del mismo modo hacia todos los que sufren”.

Por otro lado, DeSteno señala que la compasión también varía según el objeto de ésta, y que esta flexibilidad tiene una causa biológica: “Sentir compasión normalmente hace que actuemos para ayudar a otras personas, a menudo a costa de nosotros mismos. Si cualquier individuo se siente movido a la compasión a cada momento, esto podría paralizarlo. Esa persona experimentaría un pesar constante y utilizaría todos sus recursos en ayudar a los demás. Esta actitud, aunque pueda parecer un noble objetivo, en términos de lógica evolutiva sería una abominación”, afirma.

Por esa razón, nuestra mente intuitiva nos hace sentir más compasión por aquellos con los que compartimos alguna afiliación, como la familia o las personas con las que compartimos determinadas identidades grupales.

Referencia bibliográfica:

H. Y. Weng, A. S. Fox, A. J. Shackman, D. E. Stodola, J. Z. K. Caldwell, M. C. Olson, G. M. Rogers, R. J. Davidson. Compassion Training Alters Altruism and Neural Responses to Suffering. Psychological Science (2013). DOI: 10.1177/0956797612469537.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • China se lanza a la conquista de la Luna 19 mayo, 2022
    China tiene un nuevo Programa Espacial Lunar Humano, que incluirá orbitadores, vehículos de lanzamiento, rovers y una base lunar. Al parecer, el gigante asiático pretende competir directamente con el Programa Artemisa de la NASA.
    Pablo Javier Piacente
  • El calor infrarrojo nocturno se puede convertir en electricidad 19 mayo, 2022
    Una investigación desarrollada en la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, demuestra que el calor infrarrojo radiante de la Tierra se puede utilizar para generar electricidad, incluso después de que se haya puesto el Sol.
    UNSW/T21
  • El cerebro se puede resetear genéticamente para curar la ansiedad y la adicción al alcohol 19 mayo, 2022
    La edición epigenómica en la amígdala cerebral puede mejorar la psicopatología del adulto después de la exposición al alcohol en la adolescencia. Resetea al cerebro y lo deja como recién salido de fábrica.
    UIC/T21
  • Un diente de niña oculto en una cueva arroja luz sobre los misteriosos denisovanos 18 mayo, 2022
    Un diente de una niña descubierto en una cueva ubicada en las profundidades de los bosques de Laos, en el Sudeste Asiático, podría ser un nuevo registro fósil de los misteriosos denisovanos, una especie extinta de humanos. El diente tendría una antigüedad de entre 164 y 131 mil años y proporciona nuevos conocimientos sobre la […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las auroras emiten sonidos fantasmales, aunque no podamos verlas 18 mayo, 2022
    Aunque no estemos viendo una aurora boreal, sus sonidos fantasmales pueden estar igualmente bailando en el aire: un nuevo estudio sugiere que tienen lugar en lo alto de la atmósfera incluso cuando no podemos escucharlos. Según los científicos, tal vez están presentes también cuando no podemos ver el espectáculo boreal.
    Pablo Javier Piacente
  • Científicos españoles enseñan a las bacterias a jugar al Tres en Raya 18 mayo, 2022
    Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han conseguido que las bacterias puedan jugar a Tres en Raya y alcanzar el nivel de expertas. Han realizado la ingeniería genética de microorganismos para que sean capaces de aprender algoritmos por sí mismos y de competir con jugadores humanos, algo nunca visto.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un nuevo modelo cosmológico sugiere la existencia de un universo paralelo 18 mayo, 2022
    Una investigación ha descubierto en el grafeno unas propiedades sorprendentes que podrían desvelar la existencia de un universo paralelo al nuestro, resolver las dudas sobre la constante cosmológica y explicar cómo se formaron las partículas elementales.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La erupción de Tonga fue un gran estallido global 17 mayo, 2022
    El volcán submarino que entró en erupción en enero de este año cerca de Tonga envió ondas de presión masivas sin precedentes a través de la atmósfera de la Tierra que recorrieron el planeta varias veces. También generó infrasonidos que perturbaron la ionosfera, ondas sísmicas que desencadenaron tsunamis, y potentes "truenos" que se oyeron hasta […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una piedra extraterrestre trae a la Tierra los restos de una supernova 17 mayo, 2022
    Un conjunto de nuevos análisis indican que la piedra denominada Hypatia, descubierta en el desierto egipcio, podría ser la primera evidencia tangible encontrada en la Tierra de una explosión de supernova del tipo Ia. Estas extrañas supernovas son uno de los eventos más energéticos que tienen lugar en el Universo.
    Pablo Javier Piacente
  • Los científicos diseñan por fin el chocolate perfecto 17 mayo, 2022
    Los científicos han dado por fin con la forma perfecta del chocolate, que eleva a la máxima potencia su sabor cuando los degustamos en la boca. Cuestión de metamateriales.
    Redacción T21