Tendencias21
El impacto humano cambia la geología y el clima

El impacto humano cambia la geología y el clima

La ciencia confirma el impacto humano sobre la geología del planeta y sobre el cambio climático: el Antropoceno se consolida y el calentamiento global no se debe a procesos naturales.

El impacto humano cambia la geología y el clima

Crecen las evidencias de que la actividad humana está transformando la naturaleza: casi al mismo tiempo, dos grupos  diferentes de  científicos han confirmado por un lado que nos adentramos en una nueva era geológica llamada Antropoceno, y por otro lado que el cambio climático no se debe a procesos naturales.

Más de 30 científicos certificaron en 2016 que nuestro planeta había cambiado de era geológica: habíamos dejado el Holoceno, la época actual del período cuaternario en la historia reciente, para introducirnos en el Antropoceno, llamado así debido al impacto de las actividades humanas sobre los ecosistemas terrestres.

Desde entonces, los científicos han intensificado investigaciones para confirmar que los registros geológicos se corresponden con la nueva definición de la era geológica actual. Estos registros deben reflejar algún marcador que identifique un cambio global, para que el Antropoceno sea científicamente establecido.

La semana pasada, el Grupo de Trabajo de Antropoceno (AWG) de 34 miembros, votó mayoritariamente a favor de esta redefinición (29 de 34 miembros), destacando los profundos cambios por los cuales los humanos han transformado el planeta.

Este grupo de expertos considera que el Antropoceno se inició a mediados del siglo XX, cuando después de la segunda guerra mundial se aceleró el uso de combustibles fósiles y de productos químicos agrícolas, al mismo tiempo que alcanzaron su mayor expansión las pruebas nucleares.

Aunque el AWG reconoce que el Antropoceno  no es actualmente una unidad geológica definida formalmente dentro de la escala de tiempo geológica, su decisión impulsa la búsqueda de un marcador geológico definitivo que señale el final de la época del Holoceno y el comienzo de una era conformada por la actividad humana.

Ahora se inician dos años de investigaciones para seleccionar el registro geológico definitivo, que según Nature, podría establecerse a partir de los radionúclidos (isótopos radiactivos) procedentes de las detonaciones nucleares ocurridas entre 1945 y 1963.

Una propuesta formal sobre esta evidencia definitiva para establecer la nueva era geológica será presentada en 2021 a la Comisión Internacional de Estratigrafía, el subcomité científico de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS) que es la que puede certificar definitivamente el advenimiento del Antropoceno.

Cambio climático antrópico

Casi al mismo tiempo que la reunión del AWG,  investigadores de la Universidad de Oxford han confirmado que la actividad humana y, en menor medida, algunos factores externos, explican la mayor parte del aumento de la temperatura global durante los últimos 170 años.

Según esta investigación, el papel de los ciclos naturales del océano, que se supone explica algunas de las fluctuaciones climáticas, sería en última instancia marginal.

El nuevo estudio, publicado en el  Journal of Climate, analiza la temperatura en la superficie de los océanos y la tierra desde 1850, así como los factores antropogénicos y naturales que podrían haber influido en el cambio climático global.

El artículo demuestra que la actividad humana, incluida la combustión cada vez mayor de combustibles fósiles, así como la devastación del bosque natural, es suficiente para explicar casi todo el calentamiento del siglo pasado.

Aunque el sistema climático continúa siendo influenciado por la variabilidad natural a corto plazo causada por los eventos de El Niño y La Niña, la idea de que los océanos han causado cambios profundos y duraderos en el clima es probablemente incorrecta, según los autores del estudio.

Referencia

A limited role for unforced internal variability in 20th century warming. Karsten Haustein, Friederike E.L. Otto. Journal of Climate. DOI: https://doi.org/10.1175/JCLI-D-18-0555.1
 
 
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los abismos oceánicos están profusamente poblados de vida prístina 7 febrero, 2022
    Los abismos oceánicos triplican la diversidad microbiana de los niveles superiores de los mares terrestres, pero la mayor parte de esa vida es desconocida por la ciencia: lo revela el análisis de casi 1.700 muestras y dos mil millones de secuencias de ADN recogidas en todo el mundo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El universo temprano estaba siete veces más caliente que el actual 7 febrero, 2022
    El universo temprano tenía una temperatura siete veces mayor que la actual, han comprobado los astrofísicos: utilizaron una nube de vapor de agua proyectada por una lejana galaxia para observar el estado del Universo en sus primeras etapas. Nueva puerta para el estudio de la energía oscura.
    Redacción T21
  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21