Tendencias21
El nivel de inteligencia bajo contribuye a la muerte prematura

El nivel de inteligencia bajo contribuye a la muerte prematura

La muerte prematura está asociada al nivel de inteligencia, ya que las probabilidades de morir a edades tempranas aumenta un 17% por cada 15 puntos negativos en el test de inteligencia, según una investigación desarrollada por la Universidad de Glasgow. Pero no sólo el test de inteligencia es clave, también la carrera universitaria escogida tiene que ver con las enfermedades que provocan la muerte. Por Vanessa Marsh.

El nivel de inteligencia bajo contribuye a la muerte prematura

Un índice de inteligencia bajo está asociado a la muerte prematura, según una investigación desarrollada por la Universidad de Glasgow, Escocia, sobre 1.000 aspectos de la vida de miles de personas durante 70 años. Los resultados de la investigación se publican en la revista Psychosomatic Medicine.

Los investigadores han podido establecer que las personas con un alto índice de inteligencia que residen en barrios pobres viven más que los que tienen una inteligencia menor en circunstancias parecidas, al mismo tiempo que el nivel de inteligencia no es importante para las personas que viven en poblaciones ricas.

En cualquier caso, las personas que muestran un alto nivel de inteligencia tienen más posibilidades de alcanzar la longevidad porque tienen una capacidad mental superior para hacer frente a los desafíos de la vida y para aprender pautas de comportamiento buenas para la salud, según los investigadores.

El estudio señala que la influencia del índice de inteligencia en la mortalidad infantil está relacionado con factores sociales, particularmente en el caso de las enfermedades relacionadas con la actividad cardiaca, así como con el cáncer y, más particularmente, con el cáncer de pulmón.

Relación directa

El estudio concluye que existe una relación directa entre el nivel de inteligencia que una persona manifiesta en la infancia y el riesgo de muerte prematura en la edad adulta, así como que estos procesos tienen a su vez una relación con la clase social o nivel de vida de las personas estudiadas, unas 24.000 en sólo dos de los estudios históricos analizados por los investigadores.

La investigación partió del test de inteligencia al que habían sido sometidos en 1932 alumnos nacidos en 1921 y comparó esos datos con los estudios médicos realizados sobre la población adulta de Escocia en los años 60 y 70, que incluían datos relativos a la salud, pero también a la situación socioeconómica de los investigados y las circunstancias en que habían muerto.

Durante el período analizado de 25 años, el 51% de los hombres y el 38% de las mujeres perdieron la vida. En líneas generales, pudo determinarse que había un 17% más de probabilidades de muerte por cada 15 puntos por debajo del nivel medio de inteligencia en la infancia, si bien cuando se consideran aspectos sociales, es decir, cuando las personas tienen medios económicos, la probabilidad se reduce del 17% al 12%.

Los investigadores consideran prematuro extraer conclusiones definitivas, aunque señalan una hipótesis: el índice de inteligencia moderado o bajo provoca en el adulto unas condiciones de vida más duras que favorecen la muerte prematura. Al mismo tiempo añaden que el desarrollo de la inteligencia también está condicionado por las circunstancias en las que los niños viven su infancia, que no sólo afectan a la madurez intelectual, sino también a las condiciones de vida saludable.

Pistas en las carreras universitarias

La Universidad de Glasgow, junto con la de Belfast y Bristol, ha desarrollado también otras investigaciones que relacionan la mortalidad no con el nivel de inteligencia, sino con los estudios universitarios: las personas que han estudiado derecho o carreras relacionadas con el arte mueren antes que los estudiantes de otras disciplinas.

Los licenciados en bellas artes mueren preferentemente de cáncer de pulmón, incluso cuando no existe una relación directa de ellos con el tabaco. Los licenciados en medicina mueren dos veces más que los demás universitarios por enfermedades relacionadas con el alcohol. La muerte violenta (accidentes, suicidios, atracos…) afecta poco a los ingenieros, científicos y profesionales del arte.

Tal como explican los autores de esta investigación en The Journal of the Royal Society of Medicine, estas conclusiones se han extraído del estudio de 11.755 estudiantes de la Universidad de Glasgow entre 1948 y 1968, que representan al 50% de la población universitaria masculina. Las mujeres fueron excluidas por los escasos casos de muerte en ese período.

Los investigadores utilizaron los datos reunidos sobre esos estudiantes y sus posteriores carreras profesionales para analizar sus casos y relacionarlos con seis causas de muerte: corazón, cáncer, vías respiratorias, suicidios, accidentes y violencia, alcohol.

Enfermedad y circunstancias

Ya se sabía desde hace tiempo que las condiciones de vida influyen en las probabilidades de muerte y la ciencia se aproxima cada vez más a enriquecer el marco de circunstancias que pueden estar relacionadas también con la enfermedad y la mortalidad.

Ya hemos hablado en otro artículo de [Tendencias]article: que las relaciones familiares comienzan a formar parte del esquema de la enfermedad y ahora científicos escoceses nos señalan que el índice de inteligencia, que tiene que ver con las condiciones socioeconómicas de la infancia, e incluso las carreras profesionales, manifiestan posibles relaciones con determinadas causas de muerte.

Aún no hay nada definitivo al respecto, pero los diferentes estudios realizados aumentan la sospecha de que muchos de los males que padecemos, como las enfermedades y la muerte, no son sólo el resultado de procesos biológicos, sino también de las circunstancias que rodean a la vida de las personas.

Vanessa Marsh

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21
  • Muchos exoplanetas similares a la Tierra pueden tener vida 3 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que muchos de los 1.500 exoplanetas similares a la Tierra que han sido identificados pueden tener poderosos campos magnéticos que los protegen de la radiación cósmica y favorecen las condiciones para la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las bacterias intestinales practican sexo para obtener vitamina B12 2 febrero, 2022
    Se sabía que las bacterias intestinales necesitan vitamina B12, pero una nueva investigación muestra que estas bacterias transfieren genes a través del "sexo" para adquirir sus vitaminas. Los microbios intestinales beneficiosos comparten la capacidad de adquirir este preciado recurso entre sí a través de un proceso llamado "sexo bacteriano".
    Pablo Javier Piacente
  • La materia oscura podría generar ondas capaces de ser detectadas 2 febrero, 2022
    La materia oscura macroscópica que viaja a través de las estrellas podría producir ondas de choque potencialmente detectables, según una nueva investigación. La nueva técnica se concentra en los denominados “asteroides oscuros” y las ondas de choque que generan.
    Pablo Javier Piacente
  • Un segundo asteroide troyano acompaña a la Tierra en su órbita alrededor del Sol 2 febrero, 2022
    Los astrónomos han confirmado que en el llamado punto de Lagrange L4, un segundo asteroide troyano orbita alrededor del Sol en la misma trayectoria que la Tierra. Aunque estaba allí desde hace 600 años, fue descubierto en 2020 sin que hasta ahora haya podido certificarse su existencia.
    Redacción T21