Tendencias21
El permafrost acelera su deshielo en el Ártico Canadiense

El permafrost acelera su deshielo en el Ártico Canadiense

El deshielo del permafrost tendrá mayores consecuencias de las previstas hasta ahora: un nuevo estudio ha descubierto en el Ártico canadiense que, además de liberar dióxido de carbono y metano, provoca la meteorización mineral y añade cantidades sustanciales de CO2 a la atmósfera. El calentamiento global podría acelerarse aún más.

El permafrost acelera su deshielo en el Ártico Canadiense

Un nuevo estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Alberta en Canadá ha descubierto que las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del derretimiento del permafrost son mucho mayores de lo estimado hasta ahora, lo que podría precipitar aún más el calentamiento global.

El permafrost es la capa de suelo permanentemente congelado —pero no permanentemente cubierto de hielo o nieve— de las regiones muy frías o periglaciares, como es la tundra. Se halla principalmente en Siberia, la meseta tibetana, Alaska, el norte de Canadá, Groenlandia y partes de Escandinava y Rusia. Cubre en torno al 24 por ciento de la masa terrestre expuesta del hemisferio norte, donde viven alrededor de 35 millones de personas.

El permafrost se produce cuando el suelo de una región permanece congelado dos o más años consecutivos. Está formado por rocas, suelo, sedimento y cantidades variables de hielo que mantienen unidos los elementos. Durante cientos de miles de años, el permafrost del Ártico​ ha acumulado grandes reservas de carbono orgánico, entre 1,4 y 1,85 billones de toneladas métricas.

Algunos tipos de permafrost llevan congelados decenas o cientos de miles de años. Pero cuando el permafrost se derrite, la materia orgánica comienza a descomponerse, liberando gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono y el metano, que aumentan las temperaturas globales.

Mayor riesgo

Hasta ahora se ha establecido que el deshielo del permafrost podría aportar 0,2ºC suplementarios de calor a lo largo de este siglo, pero el nuevo estudio establece que el riesgo es mucho mayor, según se ha podido comprobar al analizar los efectos del deshielo sobre los minerales presentes en la capa de permafrost de los territorios del noroeste canadiense.

Los investigadores han constatado que estos minerales, cuando se exponen al aire y al agua, también liberan gases de efecto invernadero a la atmósfera. “Cuando se exponen a los elementos, se degradan para formar ácido”, explica el autor principal, Scott Zolkos, en un comunicado.

«Descubrimos que el permafrost que se derrite rápidamente en la Meseta Peel, en los Territorios del Noroeste, está impulsando la meteorización mineral», añade.

La meteorización se produce cuando los minerales atrapados en el permafrost se ven expuestos y el ácido sulfúrico o carbónico que puede existir de forma natural en el agua, los descompone en sus elementos químicos.

A lo largo de las diferentes eras geológicas, la meteorización mineral ha desempeñado un importante papel en la regulación de los niveles de CO2 atmosférico y climático, pero cuando se dan otras circunstancias como el deshielo del permafrost, la meteorización producida por el ácido sulfúrico puede liberar cantidades sustanciales de CO2. Esto es lo que está ocurriendo ahora en el Ártico occidental canadiense.

Fuente adicional

«Debido a que la meteorización es en gran parte impulsada por el ácido sulfúrico en esta región, la intensificación del deshielo del permafrost se ha convertido en una fuente adicional de CO2 a la atmósfera», explica Zolkos.

Los investigadores descubrieron que la meteorización provocada por ácido sulfúrico se ha intensificado en las últimas décadas con el deshielo del permafrost, y consideran que, probablemente, este proceso ha aumentado ya la cantidad de CO2 liberada al agua y al aire en esa región.

“Cualquier calentamiento adicional del Ártico, que se está calentando el doble de rápido que el resto del planeta, acelera el deshielo del permafrost y supone desafíos importantes para los ecosistemas ártico y globales,” concluye Zolkos.

Se estima que en Alaska las temperaturas del permafrost se han calentado hasta 2ºC en las últimas décadas. También que el calentamiento global provocará la pérdida de casi 4 millones de permafrost por cada grado de aumento adicional de temperatura, según informamos en otro artículo.

Esta investigación, la primera que documenta la contribución potencial de CO2 emitido a la atmósfera debido al deshielo del permafrost a través de la meteorización mineral, se publica en la revista Geophysical Research Letters.

No es la única investigación reciente sobre el tema. Según otro artículo publicado el mes pasado en Nature Communications, escrito por investigadores daneses, el permafrost emite también una serie de compuestos orgánicos volátiles (VOCs) que, si bien no son gases de efecto invernadero, producen ozono sobre la superficie terrestre, lo que perjudica a la salud humana y los bosques. Los VPCs dispersan asimismo la radiación solar y forman nubes, lo que mitiga el efecto del calentamiento global.

La semana pasada, otro artículo publicado en Nature Geoscience muestra cómo el calentamiento climático impulsado por el deshielo del permafrost disminuye la cantidad de CO2 que la humanidad puede permitirse, a tenor del Acuerdo de París.  Señala que este Acuerdo contempla la posibilidad de llegar hasta los 2ºC de aumento de temperatura con relación a la era pre-industrial, para luego volver a los 1,5ºC. Este estudio descalifica este acuerdo, ya que esa escalada incidirá en el permafrost e impedirá el descenso de la temperatura.

Referencia

Mineral Weathering and the Permafrost Carbon‐Climate Feedback. Scott Zolkos et al. Geophysical Research Letters, DOI: 10.1029/2018GL078748

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente