Tendencias21

Encuentran la evidencia más fuerte del origen de la esquizofrenia

Un equipo internacional de científicos dirigido por investigadores de la Universidad de Cardiff (Gales) ha proporcionado la evidencia más fuerte hasta la fecha de las causas de la esquizofrenia. En un estudio realizado con unas 28.000 personas determinaron que el origen de este trastorno estaría una serie de mutaciones genéticas que interfieren con el equilibrio de la señalización neuronal, tanto inhibitoria como excitatoria. Se espera que el hallazgo ayude a crear nuevos y más eficientes tratamientos para esta enfermedad, que afecta a un 1% de la población mundial.

Encuentran la evidencia más fuerte del origen de la esquizofrenia

Un equipo internacional de científicos dirigido por investigadores de la Universidad de Cardiff (Gales) ha proporcionado la evidencia más fuerte hasta la fecha de las causas de la esquizofrenia, una enfermedad mental que afecta a alrededor del 1% de la población mundial.

Publicado en la revista Neuron, el trabajo señala que la interrupción de un delicado equilibrio químico en el cerebro está fuertemente implicado en este trastorno.

En el estudio, el más extenso de su tipo, el equipo encontró que mutaciones ligadas a esta enfermedad perturban conjuntos específicos de genes que contribuyen a la señalización excitatoria e inhibitoria del cerebro, cuyo equilibrio juega un papel crucial en el desarrollo saludable del cerebro y de sus funciones.

El avance se basa en dos estudios de referencia dirigidos por miembros del equipo de la Universidad de Cardiff, y publicados el año pasado en la revista Nature. En ellos fueron identificados más de 100 zonas del genoma humano relacionadas con el riesgo de desarrollar esta enfermedad mental.

Mejorar las terapias actuales

«Finalmente estamos empezando a entender lo que va mal en la esquizofrenia», explica Andrew Pocklington, uno de los autores del presente trabajo, en un comunicado de la Universidad de Cardiff que divulga Eurekalert!

«Nuestro estudio es un paso importante hacia la comprensión de la biología subyacente a la esquizofrenia, una condición muy compleja cuyos orígenes han mantenido perplejos a los científicos hasta hace muy poco», sigue diciendo Pocklington. «Ahora tenemos lo que esperamos sea una pieza muy importante del rompecabezas, que nos ayudará a desarrollar un modelo coherente de la enfermedad, y a descartar algunas de las alternativas».

«Un modelo fiable de la enfermedad es una necesidad urgente para dirigir los esfuerzos futuros en el desarrollo de nuevos tratamientos, ya que las terapias realmente no han mejorado mucho desde la década de 1970», añade el investigador.

Hugh Perry, presidente del Medical Research Council Neuroscience and Mental Health Board, señala por su parte que: «Este trabajo se basa en nuestra comprensión de las causas genéticas de la esquizofrenia, y desentraña cómo una combinación de defectos genéticos puede alterar el equilibrio químico del cerebro. En un futuro, podría conducir a nuevas formas de predecir el riesgo de un individuo de desarrollar esquizofrenia, y formar la base de nuevos tratamientos dirigidos, basados en la composición genética individual».

Nuevas evidencias

En términos generales, un cerebro sano es capaz de funcionar correctamente gracias al equilibrio preciso entre las señales químicas que excitan e inhiben la actividad de las células nerviosas.

Los investigadores que estudian los trastornos psiquiátricos ya habían sospechado previamente que la interrupción de este equilibrio es lo que contribuye a la esquizofrenia. La primera evidencia de que ciertas mutaciones genéticas interfieren con la señalización excitatoria fue hallada en 2011 por este mismo equipo.

El presente trabajo no sólo confirma esos hallazgos previos, sino que además proporciona la primera evidencia genética potente de que la interrupción de la señalización inhibitoria también contribuye a la esquizofrenia.

Características del estudio

Para llegar a sus conclusiones, los científicos compararon los datos genéticos de 11.355 pacientes con esquizofrenia, y de un grupo de control de 16.416 personas sin esta enfermedad, para comparar.

En todos ellos buscaron tipos de mutaciones conocidas como variaciones en el número de copias (CNV), que consisten en la eliminación o duplicación de grandes segmentos de ADN (iguales o mayores de 1 kilobase, esto es, 1.000 pares de bases de ADN).

Comparando las CNV presentes en las personas con esquizofrenia con las encontradas en las personas del grupo de control, el equipo fue capaz de demostrar que las mutaciones en individuos con el trastorno tienden a alterar los genes implicados en aspectos específicos de la función cerebral. Estas mismas variaciones CNV también son sospechosas de estar involucradas en otros trastornos del desarrollo neurológico, como el retraso mental, el trastorno del espectro autista o el TDAH. 

Referencias bibliográficas:

Andrew J. Pocklington, Elliott Rees, James T.R. Walters, Jun Han, David H. Kavanagh, Kimberly D. Chambert, Peter Holmans, Jennifer L. Moran, Steven A. McCarroll, George Kirov, Michael C. O’Donovan, Michael J. Owen. Novel Findings from CNVs Implicate Inhibitory and Excitatory Signaling Complexes in Schizophrenia. Neuron (2015). DOI: 10.1016/j.neuron.2015.04.022.

Schizophrenia Working Group of the Psychiatric Genomics Consortium. Biological insights from 108 schizophrenia-associated genetic loci. Nature (2014). DOI: 10.1038/nature13595.

 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Detectan un precursor de moléculas orgánicas a 440 años luz de la Tierra 13 marzo, 2022
    Un equipo de astrónomas ha descubierto a 440 años luz de la Tierra un disco planetario, en el que pueden estar formándose otros mundos como la Tierra, que contiene unas moléculas precursoras de la vida. El descubrimiento sugiere que ese proceso cósmico forma parte de la génesis planetaria.
    Redacción T21
  • Una nueva terapia restablece las células a estados más juveniles 12 marzo, 2022
    Una nueva terapia de rejuvenecimiento celular revierte de forma segura los signos del envejecimiento en ratones, abriendo nuevas expectativas para prolongar o mejorar el envejecimiento saludable en seres humanos.
    Redacción T21
  • Los entornos urbanos no le gustan al cerebro 11 marzo, 2022
    Los entornos urbanos se caracterizan por estructuras visuales más rígidas que los ambientes naturales: debido a esto, el cerebro humano no se siente a gusto en la ciudad y logra una mayor relajación y equilibrio al entrar en contacto con las figuras fractales que se encuentran en la naturaleza.
    Pablo Javier Piacente
  • La guerra de Ucrania ya ha llegado al espacio 11 marzo, 2022
    El aislamiento científico de Rusia no solo compromete el futuro de la Estación Espacial Internacional, sino también a las comunicaciones por satélite o el control de la basura espacial. Las consecuencias de la guerra en cuanto a la investigación y la infraestructura espacial aún no pueden vislumbrarse en su totalidad, y podrían ser más peligrosas […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren más de diez aminoácidos en muestras del asteroide Ryugu 11 marzo, 2022
    Los científicos que han analizado las muestras de un asteroide recogidas a 15 millones de kilómetros de nuestro planeta, indican que estos objetos celestes podrían haber contribuido al surgimiento de la vida en la Tierra.
    N+1/T21
  • El cáncer se propaga por el miedo a la muerte de las células tumorales 11 marzo, 2022
    Una investigación ha descubierto que cuando las células cancerígenas se ven amenazadas de muerte, se reprograman para salvar su vida, migran a otros órganos del cuerpo y extienden el cáncer.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia española rompe también con la ciencia de la Federación Rusa y Bielorrusia 10 marzo, 2022
    La ciencia española ha decidido suspender las relaciones científicas con las instituciones análogas de la Federación Rusa, como consecuencia de la invasión de Ucrania, siguiendo los pasos del CERN y del CNRS de Francia, entre otras instituciones europeas. Al mismo tiempo, potenciará las relaciones académicas con Ucrania.
    Redacción T21
  • Hay música en la ciencia y ciencia en la música 10 marzo, 2022
    La ciencia y la música no son mundos separados: actúan en conjunto para permitirnos comprender el Universo y sus leyes y, al mismo tiempo, conmovernos con la magia de las creaciones humanas. 
    Pablo Javier Piacente
  • La comunicación con una civilización alienígena representa el mayor desafío de la humanidad 10 marzo, 2022
    La comunicación con una civilización extraterrestre podría ser más problemática de lo pensado hipotéticamente: una cultura alienígena mucho más inteligente, con una tecnología ampliamente superior o con estructuras conceptuales muy diferentes podría suponer un enorme desafío al momento de establecer una relación directa.
    Pablo Javier Piacente
  • Primeros pasos para una red cuántica global en la nube 10 marzo, 2022
    La Estación Espacial Internacional inicia este año un experimento para posibilitar la comunicación cuántica global a través de nodos espaciales que conectan transmisores y receptores cuánticos en tierra, separados entre sí por grandes distancias.
    JPL/T21