Tendencias21

Una proteína frena la pérdida de fuerza muscular propia del envejecimiento

A medida que envejecemos, nuestros músculos pierden fuerza. Científicos canadienses han descubierto que en este proceso es clave una proteína, la AMPK. Reactivarla, señalan, podría frenar este efecto de la edad sobre el cuerpo. Anteriormente, se había descubierto que la AMPK puede ser útil para tratar la fibromialgia, e incluso para retrasar el envejecimiento de los órganos.

Una proteína frena la pérdida de fuerza muscular propia del envejecimiento

Qué es lo que nos hace perder fuerza muscular a medida que envejecemos y cómo el ejercicio puede evitar que  esto suceda son dos cuestiones que nunca se han comprendido bien pero, ahora, investigadores de la Universidad McMaster (Canadá) han descubierto una proteína clave para mantener la masa muscular y la fuerza muscular durante el envejecimiento.

Este importante hallazgo supone que podrían desarrollarse nuevos fármacos basados en dicha proteína, destinados a preservar la función muscular a medida que nos hacemos mayores.

«Hemos encontrado que el detector de energía celular, la proteína quinasa activada por AMPK (AMPK), resulta vital para reducir el ritmo de desgaste muscular propio del envejecimiento», explica Gregory Steinberg, autor principal del estudio en un comunicado de la Universidad McMaster. 

«Ratones que carecían de esta proteína en sus músculos desarrollaron mucho mayor debilidad muscular de lo que cabría esperar de un ratón mediana edad», añade Steinberg, explicando los experimentos realizados para llegar a esta conclusión. «Estos ratones, con una edad equivalente a 50 años de edad, tenían los músculos que podría tener un individuo de 100 años».
 

Nuevos tratamientos

«Ya se sabía que la actividad de la AMPK en los músculos decrece con el envejecimiento en los seres humanos, por lo que esta puede ser una causa importante de pérdida de masa muscular durante el envejecimiento», añadeSteinberg.

Investigaciones anteriores realizadas por el investigador y su equipo ya habían demostrado que este «interruptor metabólico» se activa con el ejercicio, así como con medicamentos de uso común, como la metformina (un medicamento antidiabético) o el salicilato (ingrediente activo de la aspirina).

A pesar de la importancia de mantener la función y la fuerza musculares a medida que envejecemos, no existe actualmente ningún tratamiento para tal fin, aparte del ejercicio físico. Con una población cada vez más envejecida, la pérdida de masa muscular relacionada con la edad y la pérdida de fuerza muscular es un problema creciente que acorta la vida y crea una carga económica significativa en los sistemas de salud de los países.

«Al saber que la AMPK es vital para mantener la masa muscular durante el envejecimiento, ahora podemos tratar de adaptar los regímenes de ejercicio y los medicamentos existentes para activar dicha proteína en los músculos, de manera más eficaz«, concluye Steinberg.

También buena para tratar la fibromialgia

El pasado mes de abril, un equipo de expertos de la Universidad de Sevilla (US) descubrieron que, en pacientes que padecen fibromialgia (trastorno con síntomas como dolor persistente, fatiga extrema o rigidez), la proteína AMPK tampoco funciona de manera correcta.  

Pero los investigadores españoles también comprobaron que activación de AMPK mediante restricción calórica (esta proteína puede ser activada en el cerebro dando sensación de hambre, debido a que esta indica perdida de energía) o metformina, el medicamento antidiabético antes mencionado, podría ser un tratamiento para esta enfermedad. En 2013, el equipo ya había descubierto que una coenzima, la Q10, también puede estimular el gen del AMPK, de forma beneficiosa y sin efectos secundarios.

En términos generales, la AMPK se encuentra en la mayoría de órganos en el cuerpo, hígado, músculo, células adiposas, entre otros. Según han demostrado científicos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) con ejemplares de mosca de la fruta, su activación puede frenar el envejecimiento orgánico también.

Referencia bibliográfica:

Adam L. Bujak, Justin D. Crane, James S. Lally, Rebecca J. Ford, Sally J. Kang, Irena A. Rebalka, Alex E. Green, Bruce E. Kemp, Thomas J. Hawke, Jonathan D. Schertzer, Gregory R. Steinberg. AMPK Activation of Muscle Autophagy Prevents Fasting-Induced Hypoglycemia and Myopathy during Aging. Cell Metabolism  (2015). DOI: 10.1016/j.cmet.2015.05.016.
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Detectan un precursor de moléculas orgánicas a 440 años luz de la Tierra 13 marzo, 2022
    Un equipo de astrónomas ha descubierto a 440 años luz de la Tierra un disco planetario, en el que pueden estar formándose otros mundos como la Tierra, que contiene unas moléculas precursoras de la vida. El descubrimiento sugiere que ese proceso cósmico forma parte de la génesis planetaria.
    Redacción T21
  • Una nueva terapia restablece las células a estados más juveniles 12 marzo, 2022
    Una nueva terapia de rejuvenecimiento celular revierte de forma segura los signos del envejecimiento en ratones, abriendo nuevas expectativas para prolongar o mejorar el envejecimiento saludable en seres humanos.
    Redacción T21
  • Los entornos urbanos no le gustan al cerebro 11 marzo, 2022
    Los entornos urbanos se caracterizan por estructuras visuales más rígidas que los ambientes naturales: debido a esto, el cerebro humano no se siente a gusto en la ciudad y logra una mayor relajación y equilibrio al entrar en contacto con las figuras fractales que se encuentran en la naturaleza.
    Pablo Javier Piacente
  • La guerra de Ucrania ya ha llegado al espacio 11 marzo, 2022
    El aislamiento científico de Rusia no solo compromete el futuro de la Estación Espacial Internacional, sino también a las comunicaciones por satélite o el control de la basura espacial. Las consecuencias de la guerra en cuanto a la investigación y la infraestructura espacial aún no pueden vislumbrarse en su totalidad, y podrían ser más peligrosas […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren más de diez aminoácidos en muestras del asteroide Ryugu 11 marzo, 2022
    Los científicos que han analizado las muestras de un asteroide recogidas a 15 millones de kilómetros de nuestro planeta, indican que estos objetos celestes podrían haber contribuido al surgimiento de la vida en la Tierra.
    N+1/T21
  • El cáncer se propaga por el miedo a la muerte de las células tumorales 11 marzo, 2022
    Una investigación ha descubierto que cuando las células cancerígenas se ven amenazadas de muerte, se reprograman para salvar su vida, migran a otros órganos del cuerpo y extienden el cáncer.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia española rompe también con la ciencia de la Federación Rusa y Bielorrusia 10 marzo, 2022
    La ciencia española ha decidido suspender las relaciones científicas con las instituciones análogas de la Federación Rusa, como consecuencia de la invasión de Ucrania, siguiendo los pasos del CERN y del CNRS de Francia, entre otras instituciones europeas. Al mismo tiempo, potenciará las relaciones académicas con Ucrania.
    Redacción T21
  • Hay música en la ciencia y ciencia en la música 10 marzo, 2022
    La ciencia y la música no son mundos separados: actúan en conjunto para permitirnos comprender el Universo y sus leyes y, al mismo tiempo, conmovernos con la magia de las creaciones humanas. 
    Pablo Javier Piacente
  • La comunicación con una civilización alienígena representa el mayor desafío de la humanidad 10 marzo, 2022
    La comunicación con una civilización extraterrestre podría ser más problemática de lo pensado hipotéticamente: una cultura alienígena mucho más inteligente, con una tecnología ampliamente superior o con estructuras conceptuales muy diferentes podría suponer un enorme desafío al momento de establecer una relación directa.
    Pablo Javier Piacente
  • Primeros pasos para una red cuántica global en la nube 10 marzo, 2022
    La Estación Espacial Internacional inicia este año un experimento para posibilitar la comunicación cuántica global a través de nodos espaciales que conectan transmisores y receptores cuánticos en tierra, separados entre sí por grandes distancias.
    JPL/T21