Tendencias21
Enseñan a los ordenadores a clasificar información por sí solos

Enseñan a los ordenadores a clasificar información por sí solos

La interacción hombre-máquina es imprescindible para categorizar grandes volúmenes de información. Lo habitual es que sean los expertos quienes coloquen las primeras etiquetas, con las que los equipos construyen una base de comparación para la clasificación posterior de nuevos datos. Sin embargo, un equipo de investigadores de la Universidad de Wisconsin, en Estados Unidos, sugiere invertir el modelo, de forma que sea la máquina la que etiquete directamente, recurriendo al hombre sólo en casos confusos. Por Patricia Pérez.

Enseñan a los ordenadores a clasificar información por sí solos

Los ordenadores son instrumentos poderosos para clasificar, visualizar y buscar información. Sin embargo, son simplemente el medio a través del que accedemos a esos grandes volúmenes de datos. “En realidad necesitamos la interacción hombre-máquina para que funcionen bien”, asegura Rob Nowak, profesor de Ingeniería Eléctrica e Informática en la Universidad de Wisconsin-Madison (UW), Estados Unidos.

En un comunicado de la UW, el investigador señala que “no se puede dar más de una tonelada de datos en bruto y dejar que la máquina trabaje”. Como en todos los ámbitos, cada uno tiene sus puntos fuertes y débiles. A diferencia de los ordenadores, los humanos no se pueden actualizar. Por el contrario, los equipos requieren gran velocidad para este tipo de tareas, lo que supone un aumento de los costos.

Así las cosas, el objetivo de Nowak es mejorar los sistemas interactivos para que hombre y máquina puedan abordan los problemas de Big Data juntos. Hasta ahora lo habitual es que, quienes categorizan datos, reciban grandes volúmenes de forma aleatoria para etiquetar.

En función a esas etiquetas, el equipo construye una base de comparación para el etiquetado posterior de nuevos datos. Sin embargo, Nowak sugiere invertir el modelo. “En lugar de que alguien tenga que etiquetar un conjunto aleatorio de ejemplos, que la máquina lo haga directamente, recurriendo al hombre en aquellos volúmenes específicos que encontrara confusos”, apunta el profesor.

Para conseguirlo ha estado explorando un modelo de aprendizaje activo, en el que la máquina recibe toda la información directamente. En base a ello trabaja junto a su alumno Kevin Jamieson, con el apoyo de la Fundación Nacional de Ciencia de EEUU.

La cerveza ideal

El aprendizaje activo se utiliza en el campo de la pedagogía para fomentar una metodología participativa de los estudiantes. Prima que los alumnos observen por su cuenta, busquen información y reflexionen acerca de lo que aprenden, en lugar de asimilar conocimientos únicamente de forma pasiva. Se trata de un método que potencia su autonomía, aplicando lo aprendido en la resolución de problemas.

Trasladado al trabajo con grandes volúmenes de datos, el objetivo es similar, dar mayor autonomía al equipo para mejorar su aprendizaje. De esta forma, inicialmente, sin etiquetas, el ordenador hace predicciones muy pobres, mejorando cuando un experto aporta etiquetas para algunos datos. A partir de ahí, si un nuevo punto es similar a uno ya marcado previamente por el hombre, la máquina es capaz de predecir que debe llevar probablemente la misma etiqueta.

Asimismo, el equipo puede usar semejanzas y etiquetas para cuantificar su confianza en las predicciones que realiza. De este modo, si el nivel de confianza es bajo, entonces acude al consejo externo.

Para probar la eficacia de este tipo de interacciones hombre-máquina, Nowak ha recurrido a una aplicación para iOS desarrollada también en la UW, capaz de predecir qué cerveza artesanal preferirá un usuario.

En este caso, las similitudes entre los datos -cervezas- se basan en el sabor, el color y otras características definidas por el espectro de términos utilizados para describirlas en las reseñas de Ratebeer, web que ofrece una completa base de datos con las mejores cervezas del mundo gracias a la opinión de los internautas.

Utilizando esta información como base, el algoritmo encuentra las coincidencias más cercanas a las preferencias del usuario. Casi de la misma manera que lo haría un camarero puede presentar dos opciones, recurriendo a continuación a los gustos del usuario para afinar la mejor selección.

“Básicamente, si ya sé que prefieres Spotted Cow a Guinness, no voy a recomendarte ninguna otra cerveza negra”, explica Nowak. Este tipo de determinaciones «esto o aquello» tienden a ser más estables que las categorizaciones basadas en escalas de clasificación u otras medidas más subjetivas, vulnerables a efectos psicológicos y que pueden resultar pasajeras. Las comparaciones de datos más exactos ofrecen a la máquina información más fiable para mejorar la clasificación y predicción con el tiempo.

Y lo más importante, permite que los equipos procesen la información mucho más rápido, ya que requieren menos ayuda humana para categorizar los datos. Por ejemplo, partiendo de una base de datos con miles de cervezas posibles, el investigador subraya que la aplicación puede hacer una recomendación personalizada tomando como base de 10 a 20 comparaciones.

Enseñan a los ordenadores a clasificar información por sí solos

La emoción de las palabras

Este tipo de eficiencia es crucial cuanto más grandes son los volúmenes de datos, ya que el trabajo humano no puede mantener el ritmo. Por otra parte, en colaboración con compañeros de Psicología de la UW, Nowak ha aplicado su modelo para estudiar la emoción relativa de las palabras. Sin el modelo de aprendizaje automático activo, encontrar similitudes entre 400 palabras podría requerir hasta 30 millones de comparaciones totales. “Incluso si se pudiera reclutar un batallón de 1.000 estudiantes, todavía corresponderían 30.000 ensayos a cada uno”, señala.

Sin embargo, entender juicios humanos sobre la similitud del significado de ciertas palabras es un reto fundamental en la ciencia cognitiva, aquella que estudia cómo se representa y transforma la información en el cerebro, y absolutamente crucial para conseguir que las máquinas sean capaces de comprender las sutilezas del lenguaje humano. “Tenemos la infraestructura necesaria. Lo que no sabemos es cómo encajar la broma o el doble sentido y la máquina en grandes análisis de datos”, lamenta el profesor. Cuestión de tiempo.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente