Tendencias21

Estudian cómo sentimos el tacto y nuestra posición en el espacio

Investigadores de EE.UU. han observado que pacientes con un raro trastorno neurológico, provocado por la mutación del gen PIEZO2, tienen problemas para situarse en el espacio y para sentir el tacto. Por ejemplo, no mueven sus extremidades con precisión si tienen los ojos cerrados, y sienten la piel peluda como punzante en lugar de como algo agradable. Sin embargo, el sistema nervioso compensa la mayoría de sus carencias.

Estudian cómo sentimos el tacto y nuestra posición en el espacio

Con la ayuda de dos pacientes jóvenes con un singular trastorno neurológico, un estudio inicial realizado por científicos de los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses sugiere que un gen llamado PIEZO2 controla aspectos concretos del tacto humano y la propiocepción, un sexto sentido que describe la conciencia del propio cuerpo en espacio.

Mutaciones en este gen hacen que los dos pacientes tengan problemas de movimiento y equilibrio y carezcan de algunas formas de tacto. A pesar de sus dificultades, ambos parecían afrontar estos retos apoyándose en gran medida en la vista y otros sentidos.

«Nuestro estudio pone de relieve la importancia crítica de PIEZO2 y los sentidos que controla en nuestra vida diaria», dice Carsten G. Bonnemann, investigador principal del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS, Maryland) y un co-líder del estudio, publicado en el New England Journal of Medicine. «Los resultados establecen que PIEZO2 es un gen del tacto y la propiocepción en los seres humanos. La comprensión de su papel en estos sentidos puede proporcionar pistas sobre varios trastornos neurológicos».

El equipo de Bonnemann utiliza tecnología técnicas de genética de vanguardia para facilitar el diagnóstico de niños de todo el mundo que tienen trastornos que son difíciles de caracterizar. Los dos pacientes de este estudio no están relacionados, y uno tiene nueve años y el otro 19. Tienen dificultades para caminar; deformidades en la cadera, los dedos y los pies; y columnas anormalmente curvadas, diagnosticadas con escoliosis progresiva.

Trabajando con el laboratorio de Alexander T. Chesler, investigador del Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCIH), los investigadores descubrieron que los pacientes que tienen mutaciones en el gen PIEZO2 parecen bloquear la producción o la actividad normal de proteínas Piezo2 en sus células. Piezo2 es lo que los científicos llaman una proteína mecanosensitiva, porque genera señales nerviosas eléctricas en respuesta a los cambios en la forma celular, por ejemplo cuando las células de la piel y las neuronas de la mano se presionan contra una mesa.

Los estudios en ratones sugieren que Piezo2 se encuentra en las neuronas que controlan el tacto y la propiocepción.

«Para alguien como yo que estudia Piezo2 en ratones, el trabajo con estos pacientes fue aleccionador», dice Chesler en la nota de prensa de los NIH. «Nuestros resultados sugieren que son ciegos al tacto. La versión de Piezo2 del paciente puede no funcionar, por lo que sus neuronas no pueden detectar el tacto o los movimientos de las extremidades».

Ojos vendados

Exámenes complementarios realizados en el Centro Clínico de los NIH sugirieron que los jóvenes pacientes carecen de conciencia corporal. Vendarles los ojos les hacía extremadamente difícil caminar, haciendo que se tambalearan y tropezaran de lado a lado mientras los investigadores evitaban que cayeran.

Cuando los investigadores compararon a los dos pacientes con voluntarios sanos, encontraron que vendar los ojos a los pacientes hacía más difícil para ellos alcanzar forma fiable un objeto que estaba delante de sus caras, de lo que era para los voluntarios. Sin mirar, los pacientes no podían adivinar la dirección en que se movían sus articulaciones tan bien como los sujetos de control.

Tacto

Los pacientes también eran menos sensibles a ciertas formas de contacto. No podían sentir las vibraciones de un diapasón tan bien como los sujetos de control. Tampoco podían sentir la diferencia entre uno o dos pequeños extremos de una pinza presionada firmemente contra sus palmas. Los escáneres cerebrales de un paciente no mostraron ninguna respuesta cuando se rozó la palma de su mano.

Sin embargo, los pacientes pueden sentir otras formas de contacto. Acariciar o cepillar piel peluda normalmente se percibe como agradable. A pesar de que ambos sintieron el roce de la piel peluda, uno dijo que la sentía espinosa, en lugar de la agradable sensación reportada por los voluntarios no afectados. Los escáneres cerebrales también mostraron diferentes patrones de actividad en respuesta al cepillado.

A pesar de estas diferencias, el sistema nervioso de los pacientes parecía desarrollarse con normalidad. Fueron capaces de sentir dolor, picor, y la temperatura con normalidad; los nervios de sus extremidades conducían la electricidad rápidamente; y sus cerebros y habilidades cognitivas eran similares a los de sujetos de control de su edad.

«Lo destacable de estos pacientes es cómo sus sistemas nerviosos compensan su falta de tacto y conocimiento del cuerpo», dice Bonnemann. «Esto indica que el sistema nervioso puede tener varios caminos alternativos que podemos aprovechar en el diseño de nuevas terapias.»

Estudios previos han encontrado que las mutaciones en PIEZO2 pueden tener diversos efectos sobre la proteína Piezo2, que pueden provocar trastornos musculoesqueléticos genéticos. Bonnemann y Chesler llegaron a la conclusión de que la escoliosis y los problemas en las articulaciones de los pacientes de este estudio sugieren que Piezo2 se requiere ya sea directamente para el crecimiento normal y la alineación del sistema esquelético, o que el tacto y la propiocepción guian indirectamente el desarrollo del esqueleto.

Chesler señala: «Los resultados de la investigación básica de laboratorio guían nuestro examen de los niños. Ahora podemos llevar ese conocimiento nuevo al laboratorio y utilizarlo para diseñar experimentos futuros que investiguen el papel de PIEZO2 en el sistema nervioso y el desarrollo musculoesquelético «.

Referencia bibliográfica:

Alexander T. Chesler, Marcin Szczot, Diana Bharucha-Goebel, Marta Čeko, Sandra Donkervoort, Claire Laubacher, Leslie H. Hayes, Katharine Alter, Cristiane Zampieri, Christopher Stanley, A. Micheil Innes, Jean K. Mah, Carla M. Grosmann, Nathaniel Bradley, David Nguyen, A. Reghan Foley, Claire E. Le Pichon, Carsten G. Bönnemann: The Role of PIEZO2 in Human Mechanosensation. New England Journal of Medicine (2016). DOI: 10.1056/NEJMoa1602812

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente