Tendencias21

Humanos y chimpancés se cruzaron durante 4 millones de años

Humanos y chimpancés compartieron un ancestro común y estuvieron genéticamente unidos al menos durante cuatro millones de años. Después de coexistir y de cruzarse (hubo hibridación), humanos y chimpancés se separaron evolutivamente en dos fases. La primera vez ocurrió hace 6,3 millones de años. La segunda un millón de años después. La rama humana surgida de la primera separación seguramente desapareció. Son datos que se desprenden de la comparación del genoma humano y el del chimpancé realizada con las más avanzadas tecnologías. Estos resultados indican que la hibridación puede ser la explicación de los ajustes rápidos que la biología evolutiva no ha conseguido comprender. Por Marta Morales.

Humanos y chimpancés se cruzaron durante 4 millones de años

Comparando el ADN de varios primates, incluidos los humanos y los chimpancés, con las más modernas tecnologías, científicos norteamericanos señalan que los patrones genéticos sugieren que la divergencia entre estas dos especies se dio mucho más recientemente de lo que hasta ahora se creía.

Análisis complementarios han indicado que esta bifurcación evolutiva fue compleja, con posibles cruces entre los ancestros de ambas especies, señala el Broad Institute en un comunicado. Los resultados de la investigación han sido publicados también en Nature.

El Broad Institute es un centro de investigación que aúna los esfuerzos del Massachussetts Institute of Technology (MIT, de la universidad de Harvard y del Whitehead Institute.

Examen del genoma

Para intentar comprender mejor la evolución de los humanos a partir de los chimpancés, un equipo de investigadores del Broad Institute, liderados por David Reich, un profesor del Departamento de Genética de la Harvard Medical School, examinó los genomas de ambas especies.

Las diferencias entre las secuencias del ADN del hombre y el mono fueron el resultado de mutaciones genéticas, que a menudo se acumularon en proporciones estables. Por esa razón, a partir de ellas se puede conocer el tiempo que ha pasado desde la diferenciación entre una especie y otra.

Los investigadores del Broad Institute compararon directamente las secuencias completas de los genomas de humanos y chimpancés, así como la información parcial de los genomas de otros primates, como los gorilas, los orangutanes y los macacos. A partir de todos los datos, escudriñaron las variaciones genéticas y la “edad” de los genes en localizaciones concretas dentro del genoma humano completo. Esto les permitió determinar el grado de madurez presente en todos nuestros genes, una observación clave que no había sido posible en estudios previos.

Los resultados fueron inesperados en lo que se refiere a cómo nos separamos de nuestros parientes más cercanos: los chimpancés. Indican que la estructura de población existente en la época en que los humanos y los monos se diferenciaron unos de otros era distinta a cualquier población de monos actual. Reich y sus colegas deducen, por tanto, que algo muy extraño sucedió en ese momento.

Cuatro millones de años relacionados genéticamente

La idea de que algunas partes del genoma humano podrían ser más antiguas que otras no es nueva. Sin embargo, el grado con que las diversas edades de los genes fluctúan de una región a la siguiente no había sido explorada hasta ahora y, cuando se ha conseguido, ha producido algunas sorpresas.

Estos científicos descubrieron que el genoma humano estuvo relacionado con el de los chimpancés durante un periodo de más de 4 millones de años, mucho más de lo que se esperaba. Además, comprobaron que las regiones del ADN humano más jóvenes eran aún más jóvenes de lo que se creía: no más de 6,3 millones de años y quizá menos de 5,4 millones de años.

Estas estimaciones sitúan el momento de la diferenciación de la especie humana con respecto a los chimpancés alrededor de uno o dos millones de años después de lo que se había calculado previamente. Estos cálculos estaban basados en el hallazgo de un fósil con el sobrenombre de "Tumai”.

Tumai, que en lengua kunarí significa “esperanza de vida”, fue encontrado en la República del Chad en el año 2001. Data de hace siete millones de años y, según algunos investigadores, sería el último ancestro de una línea común entre el chimpancé y los homínidos. Este fósil muestra diversas características similares a los hombres, en la dentición o en la estructura de su esqueleto, lo que indica que ya andaba erguido, razón por la cual es considerado por algunos especialistas como un homínido.

Pero quizá el fósil de Toumaï sea más reciente de lo que inicialmente se pensó, afirman los expertos. Y si los datos genéticos analizados son correctos, implicarían que la evolución de la especie humana a partir del chimpancé ocurrió después, y además durante un largo periodo de tiempo, con fases de mezcla entre especies antes de que ambas se dividieran por completo.

La evolución a partir de los híbridos

Éstas mezclas o hibridación, esto es, el intercambio genético entre dos especies distintas, podría incluso añadir otra sorpresa a los descubrimientos. Mientras que el ADN que forma los autosomas o cromosomas asexuales humanos muestra la edad esperada, los investigadores descubrieron que casi todo el ADN del cromosoma X se hallaba en el extremo más joven del espectro de las mediciones temporales.

De hecho, predijeron que el cromosoma X podría ser una media de 1,2 millones de años más joven que el resto. Esta diferencia podría significar un pasado evolutivo inusual, y daría muestras de la existencia de la hibridación, que expuso a los cromosomas sexuales a una selección evolutiva más fuerte que al resto de cromosomas asexuales.

De la “edad” del cromosoma X, los científicos deducen que nuestros ancestros se separaron inicialmente de los chimpancés, pero que ambas poblaciones continuaron cruzándose genéticamente antes de que se diera la división definitiva, hace menos de 5,4 millones de años.

Según The Washington Post, ambas especies debieron compartier un ancestro común que les dio sus cromosomas X y lo hizo más recientemente que los ancestros que les dieron el resto de cromosomas.

Ajustes rápidos

Y añade: “La mejor explicación, piensan los científicos, es que los humanos primitivos y los chimpancés se separaron uno del otro no una vez, sino dos. La primera oportunidad fue hace más de 6,3 millones de años. La segunda vez fue al menos un millón de años después”.

El artículo añade que los fósiles antiguos (entre 6,3 y 5,4 millones de años), pertenecientes a proto-humanos que probablemente eran bípedos y tenían apariencia humanoide, debieron pertenecer a la primera bifurcación entre humanos y chimpancés. Esa rama, concluyen, seguramente desapareció. Si no hubiera sido así, el cromosoma X del hombre moderno sería tan viejo como el resto de cromosomas.

Nuevos estudios deberán concretar aún más todo este proceso, en el que la hibridación pudo tener una importante influencia. Hasta ahora, se había creído que las especies no se mezclaban, pero los científicos señalan que esta creencia podría deberse a la falta de estudio sobre dichos cruces. Según estos científicos, la hibridación puede ser la explicación de los ajustes rápidos que la biología evolutiva no ha conseguido comprender.

Marta Morales

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21