Tendencias21

La brecha digital intensifica las diferencias sociales

Un estudio realizado en EE.UU. ha comprobado que la brecha digital, es decir, la diferencia entre el acceso a Internet y las habilidades en su manejo, perjudica cada vez más a quienes no las tienen, e intensifica las desigualdades sociales por raza, clase y género. Por ejemplo, el nuevo sistema de salud estadounidense, impulsado por Obama, se basaba en una plataforma web cuyo acceso se complica para los que tienen conexiones lentas. Por Carlos Gómez Abajo.

La brecha digital intensifica las diferencias sociales

Un equipo internacional de investigadores ha llegado a la conclusión de que las desigualdades digitales, definidas de forma amplia en términos de uso de Internet, habilidades y auto-percepción, deben ser consideradas tan importantes como los ejes tradicionales de la desigualdad con el que todos estamos familiarizados: raza, clase y género.

Estas nuevas formas de desigualdad pueden, por supuesto, combinarse con las desigualdades sociales existentes – y aun empeorarlas, «llevando las diferencias preexistentes en el capital humano al mundo en línea». Las conclusiones aparecen en un artículo publicado en Information, Communication & Society.

Como escriben los autores, dirigidos por Michael J. Stern, de la Universidad de Chicago (EE.UU.), «está cada vez más claro que la participación de cada individuo en el mundo digital y su capital digital es crucial para su rendimiento académico y su éxito en el mercado laboral o en el emprendimiento. Los que se mueven mejor en el mundo virtual y participan más en la vida social digital tienen ventaja frente a los demás».

De hecho, en lugar de disminuir, parece que las formas de exclusión digital están aumentando. «A medida que Internet se integra más perfectamente en las rutinas cotidianas, las formas de exclusión cambian», observan Stern y sus colegas en la nota de prensa de Taylor & Francis -editora de la revista-, recogida por AlphaGalileo.

Obamacare

Entre los muchos ejemplos que los autores citan de cómo la vida es cada vez más difícil para los que no están «conectados» o no se sienten seguros en internet, uno de los más llamativos es el de la puesta en marcha de Obamacare -el nuevo sistema de salud lanzado por Obama- en los Estados Unidos.

A pesar de que se pretende que su sitio web sea la principal fuente de información del programa para todos los estadounidenses, los problemas de diseño hacen que sea difícil de navegar y usar para las personas con conexiones lentas o smartphones; sólo el 1% de los millones de personas que visitaron el sitio durante su primera semana logró registrarse.

Vida laboral

A lo largo de su artículo, Stern y sus colegas muestran con gran detalle cómo afectan las disparidades digitales cómo la gente encuentra trabajo, construye sus negocios, compra, accede a la sanidad, aprende, socializa e incluso responde a encuestas de consumo consumidores o del gobierno.

En concreto, señalan los autores, se produce también una brecha entre aquellos que son capaces de manejar varias fuentes de información digital y aquellos a los que les cuesta, especialmente en el momento de entrar a la vida laboral.

También afecta a las personas mayores, y a su capacidad para relacionarse con sus cuidadores.

El estudio analiza además las diferencias de género. Por ejemplo, las mujeres tienden a subestimar sus habilidades digitales más que los hombres. Aunque la diferencia no sea real, según los autores, los efectos sí pueden serlos.

A nivel racial, los investigadores señalan que las minorías étnicas tienden a cerrarse en sus propias redes, lo que reduce su acceso a información valiosa sobre oportunidades laborales o educativas. Asimismo, a nivel mundial, las diferencias entre Norte y Sur también se acrecientan por motivos digitales.

Por último, a nivel de consumo, acceder a Internet permite conocer mucho mejor las opciones de compra.

A partir de la investigación, queda claro que estar en el lado equivocado de la «brecha digital» puede tener efectos significativos en la vida.

Referencia bibliográfica:

Laura Robinson, Shelia R. Cotten, Hiroshi Ono, Anabel Quan-Haase, Gustavo Mesch, Wenhong Chen, Jeremy Schulz, Timothy M. Hale, Michael J. Stern: Digital inequalities and why they matter. Information, Communication & Society (2015). DOI: 10.1080/1369118X.2015.1012532.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren más de diez aminoácidos en muestras del asteroide Ryugu 11 marzo, 2022
    Los científicos que han analizado las muestras de un asteroide recogidas a 15 millones de kilómetros de nuestro planeta, indican que estos objetos celestes podrían haber contribuido al surgimiento de la vida en la Tierra.
    N+1/T21
  • El cáncer se propaga por el miedo a la muerte de las células tumorales 11 marzo, 2022
    Una investigación ha descubierto que cuando las células cancerígenas se ven amenazadas de muerte, se reprograman para salvar su vida, migran a otros órganos del cuerpo y extienden el cáncer.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia española rompe también con la ciencia de la Federación Rusa y Bielorrusia 10 marzo, 2022
    La ciencia española ha decidido suspender las relaciones científicas con las instituciones análogas de la Federación Rusa, como consecuencia de la invasión de Ucrania, siguiendo los pasos del CERN y del CNRS de Francia, entre otras instituciones europeas. Al mismo tiempo, potenciará las relaciones académicas con Ucrania.
    Redacción T21
  • Hay música en la ciencia y ciencia en la música 10 marzo, 2022
    La ciencia y la música no son mundos separados: actúan en conjunto para permitirnos comprender el Universo y sus leyes y, al mismo tiempo, conmovernos con la magia de las creaciones humanas. 
    Pablo Javier Piacente
  • La comunicación con una civilización alienígena representa el mayor desafío de la humanidad 10 marzo, 2022
    La comunicación con una civilización extraterrestre podría ser más problemática de lo pensado hipotéticamente: una cultura alienígena mucho más inteligente, con una tecnología ampliamente superior o con estructuras conceptuales muy diferentes podría suponer un enorme desafío al momento de establecer una relación directa.
    Pablo Javier Piacente
  • Primeros pasos para una red cuántica global en la nube 10 marzo, 2022
    La Estación Espacial Internacional inicia este año un experimento para posibilitar la comunicación cuántica global a través de nodos espaciales que conectan transmisores y receptores cuánticos en tierra, separados entre sí por grandes distancias.
    JPL/T21
  • El cerebro poda los recuerdos antes de archivarlos en la memoria 10 marzo, 2022
    El cerebro codifica los recuerdos en función de la naturaleza de una experiencia y privilegia los asociados a fuertes emociones porque interpreta que están relacionados con nuestra supervivencia. Los poda como si fueran ramas de árboles antes de archivarlos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una antigua ciudad mexicana se desarrolló más de mil años sin extremos en riqueza y poder 9 marzo, 2022
    Una vida solidaria y cooperativa, sin la necesidad de castas dominantes que concentraran riqueza y poder, fue el motivo por el cual la antigua ciudad de Monte Albán, en México, se desarrolló y perduró durante trece siglos, según un nuevo estudio. La localidad no contaba con tierras demasiado fértiles ni con una ubicación privilegiada en […]
    Pablo Javier Piacente
  • El agujero negro supermasivo de la Vía Láctea juega con burbujas 9 marzo, 2022
    En 2020, dos enormes burbujas que se extendían por el centro de la Vía Láctea fueron observadas por el telescopio de rayos X eRosita, sin que los científicos pudieran precisar su origen. Ahora, un nuevo estudio ha comprobado que las gigantescas burbujas son el resultado de un poderoso chorro de actividad procedente del agujero negro […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros dispondrían también de un túnel del tiempo 9 marzo, 2022
    Los agujeros negros dispondrían de un túnel del tiempo parecido al de los agujeros de gusano, a través del cual la radiación predicha por Hawking puede escapar de su potente campo gravitatorio. Un nuevo intento de conciliar física cuántica y gravedad.
    Eduardo Martínez de la Fe