Tendencias21
La ciencia escudriña Internet

La ciencia escudriña Internet

Según la Ciencia de la Web, una incipiente disciplina dedicada al estudio de todo cuanto tenga que ver con la red, tanto en sus aspectos computacionales como sociológicos, su análisis desde una metodología científica proporcionará mejores modos de explotar la información, prevenir las ciberamenazas, revolucionar la industria y dirigir nuestras cada vez más interconectadas vidas. César Gutiérrez.

La ciencia escudriña Internet

Hace ya tiempo que la Web comenzó a transformar la sociedad y cambiar nuestras vidas. De una forma cada vez más global, cada uno de los aspectos que conforman éstas en el mundo físico encuentran su contrapartida en el mundo virtual, y las redes sociales, la blogosfera, las enciclopedias participativas y otros espacios de comunicación e interacción entrelazan crecientemente ambos mundos dando lugar a un complejo escenario.

Bajo la World Wide Web y los millones de páginas que tocan todos y cada uno de los aspectos de la vida moderna, de las que dependen los trabajos de cada vez más y más personas, y en las que se asienta una extensa área de actividad en ámbitos tan socialmente relevantes como los medios de comunicación, la banca o el cuidado de la salud, subyace un espacio construido por lenguajes y protocolos especificados, un espacio susceptible de ser analizado científicamente.

Predecir el futuro

Pero la ciencia va más allá y por medio de una nueva rama, la Ciencia de la Web, estudia no sólo la ingeniería subyacente, sino cómo surgen y se desarrollan a partir de ella los espacios emergentes en que tiene lugar, online, ese complejo y gigantesco cúmulo de interactividad humana.

Por ello la Ciencia de la Web es una investigación necesariamente multidisciplinar que implica no sólo a las matemáticas, la física y las ciencias computacionales. Dados sus objetivos de modelar la estructura de la Web, articular sus principios arquitectónicos y desvelar los mecanismos que conducen las interacciones humanas que tienen lugar en ella, involucra también a la psicología, la sociología, las ciencias políticas e incluso la ecología o el derecho.

Nos lo explican Nigel Shadbolt, profesor de inteligencia artificial en la Universidad de Southampton (Inglaterra) y jefe de tecnologías de la Web Semántica en la empresa Garlik Ltd., y Tim Berners-Lee, creador de la World Wide Web y director del World Wide Web Consortium, en un reciente artículo publicado por Scientific American.

Ambos crearon junto a otros colegas del MIT y de la Universidad de Southampton esta nueva rama de la ciencia en 2006, para estudiar las mencionadas cuestiones y tratar de predecir los nuevos fenómenos que aún están por llegar.

Dirigir la información

Los autores citan el caso de los creadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, que aplicaron elegantes fórmulas matemáticas y sofisticados algoritmos para explotar la recursividad en la categorización de las páginas Web, como ejemplo de que ésta puede ser analizada y entendida, y puede y debe ser sometida a ingeniería, que son precisamente los propósitos de la Ciencia de la Web.

Otro ejemplo fue el análisis, partiendo de la teoría de grafos, de la estructura de la Web que concluyó que ésta era, al contrario de lo que muchos pensaban, una red libre de escala, es decir, las páginas web no tienen una media similar de links partiendo hacia y desde ellas. Por el contrario, unas cuantas páginas tienen un gran número de otras páginas linkeadas a ellas, mientras que un número mucho mayor de páginas tienen sólo unas cantas páginas linkeadas.

Esto tiene importantes implicaciones para la seguridad de la red, prácticamente inmune al borrado aleatorio de nodos pero susceptible de un significativa desintegración si los nodos más altamente conectados son atacados selectivamente. Conseguir una redundancia sustancial en el ruteado de información a través de la red es pues una necesidad para equilibrar el tráfico y lograr mayor resistencia a los ataques.

Este análisis llevado a cabo sobre la Web fue ejercido posteriormente sobre otras redes y ha contribuido a la mejora de los modelos de transmisión de enfermedades infecciosas, así como a un mejor entendimiento de las interacciones proteínicas en el ámbito de la biología.

Intermediarios y trayectorias

Otras tareas de investigación, que se han centrado en el estudio de intermediarios y trayectorias –y mediante las cuales sabemos por ejemplo que, incluso contando con la inmensidad de la Web, es necesario un número máximo de 14 clicks para ir de una página a cualquier otra– concluyen que la red por sí sola no lo es todo, y que las redes properan sólo a la luz de las acciones, estrategias y percepciones de los individuos alojados en ellas.

Muy interesantes son los estudios sobre pequeñas innovaciones técnicas que resultan en amplios fenómenos sociales, como es el caso de la blogosfera. Siguiendo la pista a más de cien millones de blogs con sus motores de búsqueda, David Sifry ha obtenido muy relevantes pistas y respuestas a cuestiones como su explosivo crecimiento a partir de la introducción de muy simples mecanismos, como TrackBack. Mediante las notificaciones de TrackBack a los blogs originales que son mencionados se explica la emergencia de conversaciones y redes de individuos interesados en temas particulares.

Sofisticadas herramientas, técnicas de medición y conjuntos de datos son desarrollados para seguir la pista a la difusión de los temas en la blogosfera. Por ejemplo Matthew Hurst, analista de medios de comunicación de Microsoft Live Labs, mostró tras una gran recolección de datos que un link o mención realizada en un superblog –los más másivamente populares– referente a un blog corriente, garantiza a éste una gran cantidad de tráfico.

Éste y otros estudios procuran un importante conocimiento acerca de los mecanismos de la blogosfera y pueden hacer de ella un poderoso medio para la difusión de ideas, la evaluación del impacto de una iniciativa política o el posible éxito del lantamiento de un producto comercial.

Web Semántica

La emergencia de la Web Semántica, una red de datos sustentada en una elegante y poderosa ingeniería, que permitirá búsquedas mucho más precisas que cualquier buscador actual, es otro de los fascinantes objetos de estudios de la Ciencia de la Web.Técnicas de Web Semántica permiten preguntar por todos los jugadores que viven en Moscú o requerir los nombres de todos los alcaldes de ciudades de los EEUU que se hallen a una altitud de más de 1.000, y conseguir una respuesta exacta.

El robo de identidades, la ciberamenaza, el espionaje digital son algunos de los retos de futuro a los que tendrá que hacer frente la Ciencia de la Web, que pretende para ello el entrenamiento de un cuadro de investigadores, desarrolladores y usuarios de un amplísimo rango de habilidades y disciplinas.

La Ciencia de la Web extrae el concepto de plasticidad de disciplinas tan aparentemente lejanas a su ámbito como las neurociencias, pero la plasticidad, como el resto de la analogía, no es sino otro indicio de la orientación multidisciplinar de aquélla: el cerebro y el sistema nervioso crecen y se adaptan a lo largo de nuestras vidas formando y borrando conexiones entre las neuronas –las células cerebrales que actúan como nodos en nuestra red neural. Los cambios en las conexiones ocurren en respuesta a la actividad de la red, incluyendo al aprendizaje, el desuso y la edad.

Difícilmente podría encontrarse una comparación más adecuada. En ambos casos –cerebro y web–, de un avanzado sistema de ingeniería físico emergen sin cesar cada vez más plásticos, complejos e inabarcables procesos de conciencia y comunicación.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia