Tendencias21
La Inteligencia Artificial revela nuestras emociones internas

La Inteligencia Artificial revela nuestras emociones internas

Un sistema de Inteligencia Artificial identifica y mide emociones humanas a partir de información obtenida mediante señales inalámbricas. Utiliza ondas de radio para recabar datos cardíacos y respiratorios: con ellos predice las emociones, sin requerir expresiones u otras señales.

Un nuevo enfoque de Inteligencia Artificial (IA) basado en señales inalámbricas podría ayudar a revelar nuestras emociones internas. Mediante ondas de radio utilizadas para medir la frecuencia cardíaca y las señales respiratorias, el nuevo sistema desarrollado en la Universidad Queen Mary de Londres logra predecir cómo se siente una persona incluso en ausencia de otras señales visuales, como por ejemplo expresiones faciales.

De acuerdo a un comunicado, los investigadores sostienen que aunque ya se han realizado experiencias similares, el nuevo enfoque destaca de sus antecesores por la utilización de técnicas de aprendizaje profundo, que reemplazan a las tradicionales metodologías de aprendizaje automático.

Aunque ambas técnicas son ramas de la Inteligencia Artificial, tienen sus diferencias y se aplican en distintos contextos. Según los investigadores ingleses, el aprendizaje profundo les permite evaluar los datos de una manera similar al funcionamiento de un cerebro humano, analizando diferentes capas de información y haciendo conexiones entre ellas.

Por el contrario, el aprendizaje automático aplicado a esta clase de estudios mide las emociones de manera dependiente del sujeto, según los científicos. Se basan en registrar una señal de un individuo específico y usarla para predecir sus emociones en una etapa posterior.

Mientras el aprendizaje automático utiliza un algoritmo previamente determinado para identificar y clasificar estados emocionales dentro de los datos obtenidos, el aprendizaje profundo empleado en la nueva investigación aplica una red neuronal artificial que “aprende” sus propias características a partir de datos sin procesar.

En otras palabras, se va enriqueciendo y optimizando con información en tiempo real, aprendiendo de las propias experiencias y “moldeándose” en consecuencia, tal como lo hace el cerebro humano.

Emociones y señales

Este nuevo enfoque ha sido el responsable del éxito de los resultados obtenidos con la investigación, publicada en la revista Plos One.

En primer término, los participantes en el estudio apreciaron un video seleccionado por los investigadores por su capacidad para evocar alguno o varios de los cuatro tipos básicos de emociones: ira, tristeza, alegría y placer.

Al mismo tiempo que la persona apreciaba el video, los científicos emitieron señales de radio inofensivas, similares a las transmitidas por sistemas inalámbricos como el radar o las redes WiFi, hacia el participante.

Al analizar los cambios producidos en estas señales como causa de leves movimientos corporales, los especialistas obtuvieron información sobre la frecuencia cardíaca y respiratoria de cada voluntario.

A partir de la misma, y trabajando con los sistemas de aprendizaje profundo, fueron capaces de determinar las emociones que dominaban a cada individuo mientras observaban el video.

Información invisible

Según los científicos, estos métodos que analizan información “invisible” para detectar emociones, como puede ser por ejemplo la frecuencia cardíaca, tienen amplias ventajas sobre aquellos que trabajan con información visible, como análisis de expresiones faciales o gestos.

Entre las ventajas destacan una menor dependencia de interpretaciones subjetivas y la utilización de datos más fiables y precisos.

Según Achintha Avin Ihalage, una de las autoras del estudio, “con las técnicas de aprendizaje profundo aplicadas hemos demostrado que podemos medir con precisión las emociones de una manera independiente del sujeto, observando una colección completa de señales de diferentes individuos y aprendiendo de estos datos para predecir las emociones de las personas”, concluyó.

Ahora, los investigadores trabajan en nuevos estudios en los cuales buscarán identificar mediante métodos inalámbricos económicos como el WiFi las emociones de muchas personas reunidas en un espacio en concreto, como por ejemplo una oficina o local comercial.

Referencia

Deep learning framework for subject-independent emotion detection using wireless signals. Ahsan Noor Khan, Achintha Avin Ihalage, Yihan Ma, Baiyang Liu, Yujie Liu and Yang Hao. Plos One (2021).DOI:https://doi.org/10.1371/journal.pone.0242946

Foto: Daniele Levis Pelusi en Unsplash.

Video y podcast: editados por Pablo Javier Piacente en base a elementos y fuentes libres de derechos de autor.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21
  • La muerte los llama y ellos se juntan 13 febrero, 2024
    Un experimento desarrollado en "granjas de cadáveres" permitió comprobar que la descomposición de cuerpos humanos y de otras especies atrae siempre a las mismas variedades de microorganismos y hongos, sin importar el clima, la estación del año o la ubicación en el globo. Un mejor conocimiento de esta comunidad "universal" de descomponedores permitirá importantes avances […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente