Tendencias21
La luz eléctrica podría ser responsable de la epidemia mundial de obesidad

La luz eléctrica podría ser responsable de la epidemia mundial de obesidad

La luz eléctrica nos ha permitido hacer todo tipo de actividades a cualquier hora del día y de la noche. Pero también ha alterado el ritmo de nuestro organismo, o ritmo circadiano, vinculado a la rotación terrestre, lo que propicia problemas metabólicos y de sobrepeso. Por esa razón, una especialista en el tema, de la Universidad de Aberdeen, en el Reino Unido, sugiere que la epidemia de obesidad del mundo occidental se debe, al menos en parte, al uso de este tipo de luz.

La luz eléctrica podría ser responsable de la epidemia mundial de obesidad

La luz eléctrica, que nos permite desde hace ya bastante tiempo trabajar, descansar y realizar actividades a cualquier hora, distanciándonos así de las rotaciones naturales de la Tierra que imponen la alternancia de la noche y el día, podría ser responsable, al menos en parte, de la epidemia mundial de obesidad.

Al menos esto es lo que sugiere un artículo publicado por una investigadora de la Universidad de Aberdeen (en el Reino Unido) en la revista BioEssays.

La Dra. Cathy Wyse, perteneciente al Instituto de Ciencias Biológicas y Medioambientales de dicha Universidad, ha difundido los resultados de una investigación sobre el efecto de los ciclos de la luz artificial sobre la salud humana, y en concreto sobre el peso corporal.

Desincronía circadiana y gordura

Nuestro ciclo diario de sueño y vigilia está controlado por un reloj molecular que se encuentra presente en todas las células del cuerpo humano. Posee su propio ritmo sistemático de casi veinticuatro horas exactas, que le permite mantenerse ajustado con precisión al ciclo diario establecido por la rotación terrestre.

Sin embargo, en el mundo moderno, el reloj biológico humano a duras penas puede permanecer en sintonía con el ciclo rotacional de la Tierra.
Las causas son la exposición a ciclos de luz artificial y los irregulares horarios de comidas, trabajo y sueño propios del mundo desarrollado.

Este desequilibrio entre los ritmos circadianos naturales del organismo y el entorno se denomina en términos científicos “desincronía circadiana”, y la Dra. Wyse opina que es uno de los motivos del incremento de la población gruesa.

Alteración del metabolismo

“La razón del aumento relativamente repentino de la obesidad en el mundo desarrollado parece no ser únicamente una cuestión de dieta y actividad física. Entran en juego otros factores, y entre ellos conviene tener en cuenta la desincronía circadiana”, aseguró la investigadora.

Su estudio ahonda en cómo esta desincronía afecta a la salud humana, al alterar los sistemas del cerebro que regulan el metabolismo, de tal modo que aumentan las probabilidades de desarrollar obesidad y diabetes.

En palabras de la Dra Wyse: “La luz eléctrica permitió a los humanos infringir la antigua sincronización entre el ritmo del reloj biológico humano y el entorno; durante el último siglo, los ritmos diarios en los horarios de comidas, sueño y trabajo han desaparecido gradualmente de nuestra vida. El reloj biológico apenas puede seguir el patrón de nuestro estilo de vida, muy irregular. Considero que esto provoca problemas metabólicos y de otras clases en la salud y también incrementa la probabilidad de padecer obesidad”.

El reloj biológico es controlado por nuestros genes, y el estudio sugiere que unas personas podrían ser más sensibles que otras a los efectos de la desincronía circadiana. Por ejemplo, los originarios de regiones ecuatoriales podrían tener relojes biológicos muy regulares y, por ende, ser más sensibles a los efectos de dicha desincronía.

La importancia del reloj biológico

La Dra. Wyse basó su trabajo en estudios de microbios, plantas y animales que muestran que la sincronización del reloj interno con los ritmos del entorno reviste importancia para la salud y la supervivencia, siendo muy probable que ocurra lo mismo con los humanos.

La variabilidad de los horarios de trabajo y la realización de actividades prácticamente a cualquier hora son ya rasgos característicos del mundo desarrollado actual.

Se pueden mantener ritmos circadianos saludables comiendo a las mismas horas, durmiendo bien y sin interrupciones por la noche y en total oscuridad, y exponiéndose a gran cantidad de luz solar durante el día.

Referencia bibliográfica

Wyse, C., Does human evolution in different latitudes influence susceptibility to obesity via the circadian pacemaker?, BioEssays, 2012. doi:10.1002/bies.201200067.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La NASA también busca OVNIS 13 junio, 2022
    Un nuevo proyecto de la NASA se enfocará en un estudio científico riguroso de los OVNIS y de los fenómenos aéreos no identificados (UAP). Se prevé que la investigación dure alrededor de 9 meses y que al concluir se anuncien públicamente los resultados.  
    Pablo Javier Piacente
  • La Tierra está temblando bajo nuestros pies 13 junio, 2022
    El núcleo interno de la Tierra se mueve ligeramente hacia adelante y hacia atrás cada seis años, lo que explica las variaciones en el tiempo que tarda nuestro planeta en girar sobre su eje y que un día sea unas veces más largo que otro.
    Redacción T21
  • Una “máquina del tiempo” llega a los orígenes del universo 13 junio, 2022
    Una sofisticada simulación, que funciona como una máquina del tiempo, ha permitido conocer cómo se desarrolló el universo distante a 11.000 millones de años luz, cuando los ancestros antiguos de los cúmulos de galaxias dieron forma al universo actual.
    Redacción T21
  • Un asteroide revela qué sucedió antes, durante y después de la formación del sistema solar 12 junio, 2022
    Los componentes básicos de la vida se han descubierto en el análisis de las muestras de un asteroide más antiguo que el Sol, confirmando no solo el origen cósmico de los aminoácidos, sino también cómo pudieron llegar a nuestro planeta.
    Okayama University/T21
  • ¿Nacemos con una brújula moral? 11 junio, 2022
    La capacidad de hacer juicios morales y de actuar de acuerdo con ellos está presente en bebés de ocho meses, por lo que esa capacidad formaría parte de la naturaleza y no sería algo aprendido a lo largo de la vida. El debate sobre el origen de la moralidad sigue abierto.
    OKU/T21
  • Los naufragios están cambiando la dinámica de la vida en los océanos 10 junio, 2022
    Se estima que existen alrededor de tres millones de naufragios en los fondos marinos de todo el mundo: estas "islas" de madera sumergidas están demostrando ser un caldo de cultivo vibrante para los microbios en las profundidades marinas, modificando la vida en esos recónditos sectores del planeta. Las plataformas petroleras y otras estructuras también incidirían […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un micrometeorito impacta contra el Telescopio James Webb de la NASA, pero está bien 10 junio, 2022
    Una roca espacial más grande de lo esperado en las simulaciones previas golpeó entre el 23 y el 25 de mayo a uno de los espejos principales del Telescopio James Webb. La NASA informó que el impacto no ha afectado significativamente a los datos del observatorio ni a su capacidad operativa para cumplir su misión. 
    Pablo Javier Piacente
  • Descubierto en Inglaterra el dinosaurio terrestre más grande de Europa 10 junio, 2022
    El depredador terrestre más grande de Europa, un dinosaurio de dos patas y cara de cocodrilo, que medía más de 10 metros de largo y pesaba varias toneladas, vivió hace 125 millones de años al sur de Inglaterra.
    UoS/T21
  • ¿Es la realidad una ilusión óptica? Un nuevo experimento parece confirmarlo 10 junio, 2022
    Cuando nuestros ojos perciben en movimiento una imagen estática, como una mancha negra, reaccionan dilatando las pupilas para adaptarnos a un espacio oscuro, aunque todo está ocurriendo solamente en el cerebro, no en la realidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El rover Curiosity captura imágenes de extraños "picos" en Marte 9 junio, 2022
    Misteriosos “picos” registrados en Marte por el rover Curiosity de la NASA serían los rellenos cementados de antiguas fracturas en una roca sedimentaria, aunque han disparado todo tipo de especulaciones. Al parecer, el resto de la roca estaba hecho de un material más blando y fue erosionado, generando las sugerentes figuras sobre la superficie del […]
    Pablo Javier Piacente