Tendencias21
La modificación artificial del clima no será eficiente ni segura, según simulaciones

La modificación artificial del clima no será eficiente ni segura, según simulaciones

A pesar de los acuerdos internacionales y de las declaraciones políticas de intenciones, las emisiones globales de gases de efecto invernadero siguen aumentando. Por eso, se discute cada vez más sobre la aplicación de métodos a gran escala para frenar artificialmente el cambio climático. Es lo que se denomina geoingeniería o ingeniería climática, para algunos, la única esperanza en caso de que el clima terrestre cambie de manera irreversible. Sin embargo, simulaciones computacionales sugieren que los métodos de la geoingeniería no funcionarían como cabría esperar. Por Yaiza Martínez.

La modificación artificial del clima no será eficiente ni segura, según simulaciones

A pesar de los acuerdos internacionales sobre protección del clima y de las declaraciones políticas de intenciones, las emisiones globales de gases de efecto invernadero no han disminuido. Por el contrario, siguen aumentando.

Con una población mundial en crecimiento y la industrialización significativa de mercados emergentes como India y China, parece poco probable que haya un cambio de tendencia y se limiten las emisiones y, con ellas, el calentamiento global.

Por eso, se discute cada vez más sobre la aplicación de métodos a gran escala para frenar artificialmente el cambio climático. Es lo que se denomina geoingeniería‎ o ingeniería climática: la manipulación intencional del medio ambiente planetario para contrarrestar el cambio climático antropogénico (ocasionado por la acción humana).

No es ciencia ficción: medidas de geoingeniería han aparecido propuestas incluso en el Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC), presentado el pasado mes de septiembre en Estocolmo.

Entre los métodos de la ingeniería climática se encuentran la fertilización de los océanos (para que el plancton aumentado elimine mayor cantidad del CO2 que viaja a la atmósfera), la dispersión de aerosoles atmosféricos que, actuando como espejos, reduzcan la radiación solar entrante (y se enfríe así el planeta) o la plantación de bosques donde no ha habido antes (aforestación) y la siembra de nubes.

Diferentes métodos analizados

«Sin embargo, las consecuencias a largo plazo y los efectos secundarios de estos métodos no han sido estudiados adecuadamente», afirma David Keller, investigador del Centro Helmholtz de Investigación Oceánica (GEOMAR) de Kiel, en Alemania. Keller y sus colaboradores, expertos en la modelización de sistemas terrestres, han analizado varios métodos de geoingeniería usando un modelo computacional.

“El problema con la investigación previa ha sido que, en la mayoría de los casos, estos métodos fueron estudiados con diferentes modelos usando diferentes supuestos y conjuntos diferentes de componentes del sistema terrestre. Esto hizo difícil comparar los efectos y los efectos secundarios de los diversos métodos”, explica Keller en un comunicado del GEOMAR.

En la presente investigación, en cambio, Keller y su equipo han simulado “diferentes métodos de geoingeniería usando los mismos supuestos básicos y el mismo modelo de sistema de la Tierra”.

Para su estudio, los investigadores eligieron cinco métodos de ingeniería climática bien conocidos: la reducción de la radiación solar entrante; la aforestación en extensas superficies desiertas del Norte de África y Australia; y tres técnicas distintas destinadas a incrementar la absorción de carbono en el océano.

En paralelo, también simularon cambios futuros en el sistema de la Tierra sin ingeniería climática, tomando como base el escenario de altas emisiones de CO2 planteado por el IPCC de la ONU.

Resultados obtenidos

Incluso cuando en las simulaciones se establecieron condiciones ideales, los beneficios potenciales de los diversos métodos de ingeniería climática se mostraron limitados. Sólo uno de ellos, la reducción continua de la radiación solar entrante, podría evitar que la Tierra se calentara de manera significativa.

La aforestación del Sahara y del desierto australiano, sin embargo, podría causar incluso cierto calentamiento global adicional, revelaron las simulaciones: «Los bosques eliminan dióxido de carbono de la atmósfera pero, al mismo tiempo, hacen que la superficie de la tierra se vuelva más oscura y pueda almacenar más calor», explica Keller.

Todas las otras técnicas también mostraron efectos secundarios significativos. Por ejemplo, la fertilización de los océanos permitiría que el plancton eliminase CO2 atmosférico, pero también modificaría la extensión de las zonas oceánicas con mínimo de oxígeno (OMZ) -aquéllas en las que la saturación de oxígeno es la mínima-, lo que podría suponer un deterioro de las formas de vida marinas. Normalmente, las OMZ se encuentran a entre 200 y 1.000 metros de profundidad.

Otra cuestión importante para los investigadores era descubrir qué pasaría si, tras unas décadas de aplicación, la ingeniería climática se detuviese por causas técnicas o políticas.

“Para varios de los métodos analizados, observamos un cambio rápido en el clima simulado cuando terminó la geoingeniería”, afirma Keller. Por ejemplo, pasar 50 años bloqueando parcialmente el Sol para luego dejar que los rayos solares entren a la atmósfera con normalidad, provocaría un calentamiento del planeta de varios grados en unas décadas, señalaron las simulaciones. «Este cambio sería mucho más rápido que la tasa actual de cambio climático, con consecuencias potencialmente incluso más catastróficas», explica el investigador.

Argumentos a favor y en contra

El presente estudio servirá como base para nuevas investigaciones de un programa de la Fundación Alemana para la Investigación Científica (DFG)‎, destinado a comprender los riesgos, retos y oportunidades de la ingeniería climática, coordinado por Andreas Oschlies, del GEOMAR.

“Esta investigación muestra claramente que siempre habrá muchos perdedores, además de posibles ganadores. Algunos efectos secundarios podrían incluso afectar a las generaciones futuras. Una decisión a favor o en contra de la geoingeniería, por tanto, debería ser cuidadosamente considerada y estar plenamente legitimada. Debería estar basada en una mejor comprensión de los efectos posibles», explica Oschlies.

Argumentos anteriores en contra de la geoingeniería y sobre sus posibles “efectos secundarios” han señalado que estos métodos podrían incrementar la acidificación del océano (como consecuencia de la lluvia ácida agravada por las inyecciones estratosféricas de aerosoles, entre otras causas); podrían destruir la capa de ozono (también por el uso de aerosoles sulfúricos); tener efectos ecológicos y sobre la biodiversidad o trastornar el ciclo hidrológico de la Tierra (pues la reducción de la radiación solar podría reducir las precipitaciones).

También han aparecido investigaciones que han puesto en entredicho la efectividad de la geoingeniería. Por ejemplo, un estudio de 2007 realizado en las islas Kerguelen del océano Índico reveló que es imposible imitar el proceso natural de fertilización por hierro de los océanos, y luego controlar los efectos secundarios de dicha fertilización artificial en todos los organismos marinos.

Pero, mientras numerosos científicos rechazan la geoingeniería como posible fuente de soluciones, porque suponen que podría producir más efectos dañinos secundarios que beneficios; otros resaltan su importancia, porque ofrece medidas de urgencia.

Soluciones difíciles y, según algunos especialistas, impracticables, deberían aún así ser consideradas y experimentadas a fondo, por si las necesitamos algún día. De hecho, serían fórmulas únicas para reducir rápidamente el aumento de la temperatura, si llegara el momento en que el calentamiento global fuera irreversible.

Un tercer grupo de especialistas enfatiza, por su parte, la necesidad de que se cumplan las normas medioambientales y de que se creen fuentes energéticas alternativas, un camino que no se está recorriendo al ritmo ni bajo las condiciones que debería, tal y como ha reflejado el último informe del IPCC.

Referencia bibliográfica:

David P. Keller, Ellias Y. Feng, Andreas Oschlies. Potential climate engineering effectiveness and side effects during a high carbon dioxide-emission scenario. Nature Communications (2014). DOI: 10.1038/ncomms4304.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente