Tendencias21
La primera computadora biológica avanzada permite manipular códigos genéticos

La primera computadora biológica avanzada permite manipular códigos genéticos

Científicos del Technion, Instituto Tecnológico de Israel, han diseñado un transductor biológico avanzado, un dispositivo sin precedentes que permite manipular códigos genéticos y usar el resultado como nueva entrada para cálculos posteriores. Estas máquinas no aspiran a competir con sus equivalentes electrónicos, sino a abrir nuevas puertas en el campo de la biotecnología, incluyendo la terapia genética individualizada y la clonación. Por Patricia Pérez.

La primera computadora biológica avanzada permite manipular códigos genéticos

La unión de dos campos aparentemente tan dispares como la biología y la informática es cada vez más patente. En ello trabajan desde hace años en el Technion, el Instituto Tecnológico de Israel, una fuente importante de innovación y capacidad intelectual que impulsa la economía israelí.

El último avance de un equipo de científicos de la Facultad de Química ha sido el diseño de un transductor molecular, o lo que es lo mismo, la primera máquina de computación avanzada. Este ordenador molecular se creó usando únicamente biomoléculas, como el ADN y las enzimas, capaces de manipular códigos genéticos.

Según explica el Technion en un comunicado, se trata de un dispositivo sin precedentes que puede calcular iterativamente, es decir, utilizando la salida como nueva entrada para los cálculos posteriores. Además, obtiene como resultados fenómenos biológicamente significativos, tales como la resistencia de las bacterias a ciertos antibióticos.

El interés por este tipo de dispositivos de computación biomolecular estriba sobre todo en su capacidad, a diferencia de los ordenadores electrónicos, para interactuar directamente con los sistemas biológicos e incluso organismos vivos. No suponen por tanto una competencia directa frente a los equipos tradicionales, sino una nueva vía para explorar el campo de la biotecnología, incluyendo la terapia genética individualizada y la clonación.

Los resultados de este estudio, que cuenta con el apoyo crítico y económico de la American Technion Society (ATS), con sede en Nueva York, se publicaban la semana pasada en la revista especializada Chemistry & Biology.

100% moléculas

El investigador principal de este equipo, el profesor Ehud Keinan, señala que un ordenador es, por definición, una máquina que consta de cuatro componentes: software, hardware, entrada y salida. En el caso de los equipos tradicionales, las entradas y salidas han sido siempre señales electrónicas. El hardware es una composición compleja de componentes metálicos y plásticos, cables y transistores, mientras el software es una secuencia de instrucciones dadas a la máquina en forma de señales electrónicas.

En contraste con los equipos electrónicos, hay computadoras donde los cuatro componentes no son más que moléculas, afirma Keinan en un comunicado de la ATS. “No se requiere de ninguna interfaz, ya que todos los componentes son moléculas que interactúan junto a una cascada de eventos químicos programables”, explica el profesor.

El hardware y el software de estos dispositivos son moléculas biológicas complejas que se activan entre ellas para llevar a cabo ciertas tareas químicas predeterminadas. La entrada del proceso es una molécula que sufre cambios específicos programados, siguiendo unas reglas concretas (software), y la salida es otra molécula bien definida.

Así, aunque se trata de un proceso en el que “realmente no se ve nada”, las moléculas empiezan a interactuar unas con otras, proceso que los investigadores siguen muy de cerca. En función del tipo de ADN y enzimas que utilicen, pueden ajustar el proceso hacia el resultado deseado.

En este sentido, todos los sistemas biológicos e incluso organismos vivos al completo, se podrían definir como computadoras moleculares naturales. “Cada uno de nosotros es un ordenador biomolecular, es decir, una máquina en la que todos los componentes son moléculas que se “hablan” usando la lógica”, destaca Keinan.

La primera computadora biológica avanzada permite manipular códigos genéticos

Nuevos caminos

Demostrada la viabilidad de la computadora biológica, sus creadores no esperan que el nuevo transductor vaya a competir con su equivalente electrónico, que ofrece una mayor velocidad y rendimiento en tareas de cálculo tradicionales.

«Las principales ventajas de los dispositivos de computación biomoleculares sobre los electrónicos surgen de otras propiedades. Como se muestra en este trabajo y otros proyectos llevados a cabo en nuestro laboratorio, estos dispositivos pueden interactuar directamente con los sistemas biológicos e incluso con los organismos vivos”, subraya el investigador principal.

Esa es su principal valía, ya que además de su mayor potencia de cálculo, este transductor basado en ADN ofrece múltiples beneficios, incluyendo la capacidad de leer y transformar la información genética, la miniaturización a escala molecular, y la aptitud para producir resultados computacionales que interactúan directamente con los organismos vivos.

Por lo tanto, su aplicación en un material genético no sólo puede evaluar y detectar secuencias específicas, sino también alterar y procesar algorítmicamente el código genético. Esta posibilidad abre interesantes oportunidades en biotecnología, incluyendo la terapia genética individualizada y la clonación.

Además, aunque este transductor se empleó para resolver un problema específico, la metodología general muestra que se podrían aplicar dispositivos similares a otros problemas computacionales, completando aún más su efectividad.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente