Tendencias21
La recompensa económica nos motiva para trabajar más

La recompensa económica nos motiva para trabajar más

La perspectiva de ganar más dinero nos motiva para el trabajo arduo, aunque ni siquiera seamos conscientes de que esperamos dicha recompensa, señala un estudio realizado por el Wellcome Trust Center for Neuroimaging del Reino Unido. Una prueba subliminal realizada con 18 personas jóvenes demostró hasta qué punto aumentaban sus esfuerzos si sabían, consciente o inconscientemente, que les reportaría un beneficio, demostrando así que la actividad de nuestro cerebro no permanece impasible ante la recompensa económica, aunque sea subliminal. Por Vanessa Marsh.

La recompensa económica nos motiva para trabajar más

Hay quien dice que el dinero mueve el mundo, y puede que esté en lo cierto. Un estudio reciente realizado por el Wellcome Trust Center for Neuroimaging, del University College (UCLA de Londres, señala que, consciente o inconscientemente, puede condicionar nuestros esfuerzos, y que la recompensa económica, aunque sea sólo subliminal, nos impele a trabajar con mayor intensidad.

Los resultados del estudio, del que informa en un comunicado el WTC, han sido publicados en la revista Science. Los autores de la investigación, liderados por el profesor Mathias Pessiglione, de dicho Centro, explican al respecto que las motivaciones inconscientes en el ser humano a menudo son deducidas pero que rara vez pueden demostrarse empíricamente.

La investigación ha puesto de relieve que, incluso cuando una persona no sabe cuánto dinero está en juego o cuánto puede ganar, su esfuerzo es proporcional a la cantidad que en el fondo espera obtener.

Esta tendencia tiene un reflejo en la actividad cerebral que ha sido medido por los investigadores con imágenes de resonancia magnética (fMRI, una sofisticada técnica de diagnóstico que, a través de un campo magnético fuerte, ondas de radio y dispositivos computacionales, puede producir nítidas imágenes de los impulsos eléctricos de nuestro cerebro.

Prueba subliminal

La gente tiende a trabajar con mayor esfuerzo cuando percibe que puede ganar más dinero, incluso cuando esto último lo percibe de manera subliminal, señalan los resultados del estudio, que fue realizado con 18 voluntarios sanos, nueve mujeres y nueve hombres, de edades comprendidas entre los 18 y los 39 años.

Antes de que comenzara la investigación, a los participantes se les mostraron tres imágenes en una pantalla de ordenador. En una de ellas aparecía una libra británica, en otra un penique (de menor valor que la libra) y en la tercera un gráfico abstracto.

Las imágenes estuvieron ante sus ojos durante 100 milisegundos, un tiempo que produce una señal subliminal que nuestro cerebro capta aunque nosotros no nos demos cuenta. Después, los científicos entregaron a los participantes una agarradera y les pidieron que la apretaron la más fuertemente posible. Por último, los participantes miraron a la pantalla del ordenador, en la que aparecía el gráfico abstracto, que era sustituido brevemente por una libra o un penique.

Beneficio sobrentendido

Las monedas parpadeaban en la pantalla durante un intervalo de tiempo menor a un segundo, y los participantes a veces veían la moneda, distinguiendo si se trataba de un penique o de una libra. Pero, normalmente, lo que ocurría es que estas imágenes eran subliminales, y se desvanecían tan rápidamente que los voluntarios ni siquiera se daban cuenta de que habían aparecido en pantalla.

Los participantes sabían que cuanto más fuerte apretaran la agarradera, más dinero podían ganar, y apretaron más fuerte cuado veían la libra que cuando veían el penique, afirman los investigadores.

Esto no es sorprendente porque ya se sabía que el dinero es un buen incentivo, pero lo que sí fue interesante es que incluso cuando las monedas aparecían subliminalmente, en flashes de tan sólo 50 milisegundos, se esforzaban más cuanto mayor fuera el valor de la moneda. .

Motivación invisible

Por tanto, incluso la información inconsciente sobre las ganancias pueden motivar al trabajo arduo, concluyen los científicos. La medición de la actividad cerebral de los participantes con las mencionadas imágenes de resonancia magnética durante la prueba revelaron además que cierta área del cerebro se activa ante esta posibilidad.

Se trata del pallidum ventral, un área cerebral relacionada con la motivación y la recompensa. El pallidum es uno de los dos núcleos que conforman el núcleo lenticular (núcleo con forma de lente biconvexa situado entre la ínsula y el núcleo caudado y el tálamo del cerebro), uno de los núcleos grises centrales. También se le denomina “globo palido” y se divide en dos partes, el globo pálido interno y el externo.

La actividad y la llamada respuesta electrodérmica de conductancia cerebrales medidas indicaron que el pallidum ventral enviaba mensajes a las regiones motoras del cerebro que eran proporcionales a la perspectiva de la recompensa. La región motora orquestaba por tanto el comportamiento adecuado en función de dicha recompensa, incluso cuando el individuo no era consciente de ésta.

Cerebro y dinero

Esta investigación del Wellcome Trust Centre for Neuroimaging nos lleva a otra investigación anterior del mismo centro, dirigida por el científico Ben Seymour en la que se reveló otra relación más entre dinero y cerebro.

Tal como publicamos en un artículo anterior de Tendencias21, el estudio de Seymour señaló que la pérdida de dinero también activa una reacción automática en el cerebro: un miedo similar al que nos produce el dolor.

El cerebro reacciona de igual forma cuando perdemos dinero que cuando percibimos un riesgo inminente de sufrir daño físico, señalaron los resultados. Ambas situaciones generan una respuesta que se origina en el cuerpo estriado del cerebro y despiertan la necesidad de una acción defensiva inmediata.

Por tanto, la pérdida o la ganancia de dinero condicionan nuestra actividad cerebral de manera profunda, parecen decirnos las investigaciones. Tal vez el dinero no mueva el mundo, pero sí mueve al ser humano a un nivel instintivo.

Vanessa Marsh

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Vivimos en una nueva era geológica desde 1954 8 julio, 2022
    Un nuevo estudio habría determinado con precisión el comienzo del Antropoceno a través de biomarcadores particulares: material radiactivo descubierto en sedimentos marinos y corales en el noroeste del Océano Pacífico, frente a la costa de Japón. Según los datos recopilados, el equipo de investigación propone que el Antropoceno comenzó en 1954, marcando el inicio de […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las víctimas de los rayos pueden manifestar superpoderes mentales inexplicables 8 julio, 2022
    Los trastornos de las personas víctimas de los rayos están rodeados de misterio: pueden despertar superpoderes mentales, pero también minusvalías físicas y neurológicas duraderas. La descarga dejaría lesiones nanoscópicas que no se pueden detectar con las actuales herramientas de diagnóstico.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren una nueva forma de "seguir las pistas" de la materia oscura 7 julio, 2022
    Un tipo específico de materia oscura puede modificar la abundancia de ciertos elementos producidos en el Universo primitivo y dejar una huella en el fondo cósmico de microondas, al modificar la rapidez con la que se expande el cosmos, según un nuevo estudio. El descubrimiento ofrece un medio innovador para predecir "firmas cosmológicas" para modelos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren en Sudáfrica agua subterránea de 1.200 millones de años de antigüedad 7 julio, 2022
    Los geólogos han descubierto agua subterránea de 1.200 millones de años de antigüedad a unos 3 kilómetros por debajo de la superficie en Moab Khotsong, una mina productora de oro y uranio en Sudáfrica. Esta antigua agua subterránea está enriquecida con las concentraciones más altas de productos radiogénicos descubiertos hasta el momento en fluidos: este […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las rocas desentrañan los secretos del campo magnético de la Tierra 7 julio, 2022
    El análisis paleomagnético de las rocas revela que el campo magnético de la Tierra era tan débil hace más de 350 millones de años que no afectó a las rocas. Provocado por un desplazamiento polar, pudo haber influido en la extinción masiva del Devónico.
    Redacción T21
  • Los extraterrestres podrían estar enviándonos mensajes cuánticos 7 julio, 2022
    Una nueva investigación ha calculado que un mensaje cuántico enviado por una supuesta civilización alienígena podría atravesar la Vía Láctea y llegar incluso más lejos sin ser perturbado. Tendríamos la capacidad de detectarlo y abrirlo, aunque no sabemos si podríamos interpretarlo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren cristales nunca vistos en el polvo de un meteorito 6 julio, 2022
    Los investigadores han descubierto tipos de cristales nunca antes vistos y perfectamente conservados, escondidos en pequeños granos de polvo de un meteorito. El polvo proviene de una enorme roca espacial que explotó sobre Chelyabinsk, en Rusia, hace nueve años: la fuerza del impacto fue 30 veces mayor que la bomba atómica que sacudió Hiroshima en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Robots nadadores buscarán señales de vida en los mundos oceánicos del Sistema Solar 6 julio, 2022
    La NASA considera enviar robots nadadores a mundos oceánicos potencialmente habitables del Sistema Solar: las interacciones químicas entre las rocas y el agua en los océanos de estos mundos alienígenas podrían sustentar la vida. De hecho, el medio ambiente en estos océanos puede ser muy similar al de la Tierra en el momento en que […]
    Pablo Javier Piacente
  • El CERN está creando un zoo de partículas 2.0 con diferentes sabores 6 julio, 2022
    El Gran Colisionador de Hadrones ha descubierto tres partículas exóticas nunca vistas, entre las que se encuentran nuevos tipos de hadrones. El descubrimiento ayudará a desarrollar un modelo unificado para los hadrones exóticos y a completar un zoo de partículas 2.0 con diferentes sabores.
    CERN/T21
  • Un nuevo experimento vuelve más alucinante a la mecánica cuántica 6 julio, 2022
    Los electrones pueden viajar simultáneamente a diferentes velocidades dentro de un túnel cuántico: es como si en una autopista un coche viajara a una velocidad por un carril lento y sus pasajeros mucho más deprisa por el carril rápido.
    Eduardo Martínez de la Fe