Tendencias21
La soledad deteriora el sistema inmune

La soledad deteriora el sistema inmune

Una investigación reciente, realizada en la Universidad de Ohio (Estados Unidos), ha revelado que la soledad está vinculada a una serie de respuestas inmunes disfuncionales. En concreto, el análisis de cientos de personas constató que los individuos más solos mostraban más signos de reactivación del virus latente del herpes y producían más proteínas relacionadas con la inflamación, en comparación con individuos que se sentían socialmente más conectados. El estudio revela la influencia negativa de la soledad sobre la salud pero, también, la importancia de las relaciones sociales para propiciar un estado físico óptimo.

La soledad deteriora el sistema inmune

Una nueva investigación ha revelado que la soledad está vinculada a una serie de respuestas inmunes disfuncionales, lo que sugiere que esta condición podría afectar a la salud general. Los investigadores, de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos, descubrieron que las personas que estaban más solas mostraban signos de reactivación del virus latente del herpes, y producían más proteínas relacionadas con la inflamación como respuesta al estrés agudo, en comparación con individuos que se sentían socialmente más conectados.

Estas proteínas indican la presencia de inflamación, y la inflamación crónica está vinculada a numerosas enfermedades, como la diabetes de tipo 2, la artritis y el Alzheimer, así como la debilidad y el declive funcional característicos del envejecimiento, publica la Universidad de Ohio en un comunicado emitido a través de Newswise.

Se sabe que la reactivación de un virus latente del herpes está asociada con el estrés, lo que sugiere que la soledad puede funcionar como un factor de estrés crónico desencadenante de un descontrol de la respuesta inmune. «Investigaciones previas habían constatado que una mala calidad de las relaciones personales está relacionada con una serie de problemas de salud, incluida la mortalidad prematura y todo tipo de trastornos graves. Y las personas que están solas claramente sienten que sus relaciones son de mala calidad «, explica Lisa Jaremka, del Instituto de Investigación de Medicina del Comportamiento de dicha Universidad, y autora principal de la investigación.

«Una de las razones por las que este tipo de estudios es importante es porque ayudan a entender cómo afectan a la salud la soledad y las relaciones. Cuanto más entendamos este proceso, más posibilidades hay de contrarrestar estos efectos negativos, y quizá de intervenir en ellos. Si no conociéramos estos procesos fisiológicos, ¿cómo podríamos cambiarlos?”, añade Jaremka.

Los resultados fueron obtenidos a partir de una serie de estudios realizados con dos grupos humanos: un grupo sano de adultos de mediana edad con sobrepeso, y un grupo de supervivientes del cáncer de mama. Los investigadores midieron la soledad de todos los participantes usando la UCLA Loneliness Scale, un cuestionario que evalúa la percepción de aislamiento social y de soledad. Jaremka ha presentado recientemente estos resultados en el encuentro anual de la Society for Personality and Social Psychology, celebrado en Nueva Orleans.

La soledad y sus anticuerpos

El proceso de la investigación fue el siguiente: en primer lugar, los investigadores trataron de obtener una instantánea del comportamiento del sistema inmunológico en relación con la soledad, a partir de la medición de los niveles de anticuerpos que aparecen en sangre cuando el virus del herpes se reactiva.

En esta primera fase de análisis, las participantes fueron 200 supervivientes de cáncer de mama, que habían acabado su tratamiento entre hacía dos meses y tres años. Su edad media fue de 51 años. En la sangre se analizó la presencia de anticuerpos contra el virus de Epstein-Barr (VER) y el citomegalovirus (una forma de herpesvirus que pertenece a la subfamilia Betaherpesvirinae de la familia Herpesviridae).

Ambos son los virus del herpes que más infectan a los norteamericanos. Alrededor de la mitad de estas infecciones no producen enfermedad, pero una vez que una persona se infecta, el virus permanecerá latente en el cuerpo y puede reactivarse, dando lugar a niveles elevados de anticuerpos – de nuevo, normalmente de manera asintomática, pero indicando problemas de regulación en el sistema inmunitario de las células-.

Los resultados de estas mediciones demostraron que las participantes solitarias tenían niveles más altos de anticuerpos contra el citomegalovirus que las menos solitarias. Estos niveles elevados de anticuerpos pudieron relacionarse con un nivel más alto de dolor, de depresión y de síntomas de fatiga.

No se observaron diferencias en los niveles de anticuerpos para el virus Epstein-Barr, posiblemente porque la reactivación de este virus está vinculada a la edad y muchas de estas participantes eran un poco mayores, lo que supone que una reactivación asociada a la soledad en este caso resultaría difícil de detectar, explica Jaremka.

En segundo lugar, en un conjunto adicional de estudios, los científicos trataron de determinar cómo afectaba la soledad a la producción de proteínas proinflamatorias, o citosinas, en respuesta al estrés. Estos análisis fueron realizados con 144 mujeres del mismo grupo de supervivientes de cáncer de mama y con un grupo de 134 adultos saludables, de mediana edad y mayores, con sobrepeso.

Se tomaron muestras de sangre de todos los participantes, que además fueron sometidos a estrés: para ello se les pidió que emitieran un discurso improvisado, de cinco minutos de duración, y que realizaran mentalmente una tarea aritmética frente a una cámara de vídeo y tres personas. Además, los investigadores estimularon los sistemas inmunes de los participantes con un lipopolisacárido, un compuesto que forma la parte mayoritaria de la capa externa de la membrana externa de bacterias, y que se sabe desencadena una respuesta inmune.

En ambos grupos de voluntarios, los que estaban más solos produjeron niveles significativamente más altos de una citocina llamada interleucina-6 o IL-6, en respuesta al estrés agudo, que los participantes socialmente más conectados.

Los niveles de otra citosina llamada factor de necrosis tumoral alfa también aumentaron mucho más entre la muestra de individuos solitarios que entre los participantes menos solitarios. Estos resultados resultaron significativos en términos de estándares estadísticos en el grupo de adultos sanos.

Por otra parte, en el caso de las supervivientes del cáncer de mama, los investigadores también analizaron los niveles de la citocina interleucina 1-beta, que se produjo a niveles superiores en las participantes más solas.

Todos los resultados fueron los mismos tras tener en consideración otros factores potencialmente influyentes, como la calidad del sueño, la edad y ciertos datos de salud general de los voluntarios. Por tanto, según Jaremka, «vimos la coherencia, en el sentido de que las personas más solitarias de ambos grupos presentaban más inflamación que las personas menos solitarias”.

Tener en cuenta la otra cara de la moneda

«Los mismos procesos implicados en el estrés y la reactivación de estos virus probablemente también son relevantes en el caso de la soledad», afirma la investigadora. «En muchos sentidos, se ha pensado en la soledad como estresor crónico: se trata de una situación dolorosa que puede durar por un tiempo bastante largo», añade Jaremka.

La investigadora concluye, sin embargo, que este estudio tiene un lado positivo: “Es importante recordar la otra cara de la moneda, que las personas más conectadas socialmente experimentan resultados más positivos”, en lo que a su estado de salud se refiere.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente