Tendencias21
La sonrisa de los bebés activa el circuito de recompensa del cerebro materno

La sonrisa de los bebés activa el circuito de recompensa del cerebro materno

La sonrisa de un bebé tiene un efecto en el circuito de recompensa del cerebro de su madre, provocando un “estado de euforia natural”. Este grado de activación de las neuronas maternas no se alcanza cuando la madre ve la imagen de su niño llorando. A estas conclusiones ha llegado un equipo de investigadores del Baylor College of Medicine de Estados Unidos, que analizaron con tecnología fMRI la actividad cerebral de un grupo de madres primerizas mientras éstas miraban imágenes de sus hijos y de niños desconocidos. Los científicos señalan que resulta esencial conocer las bases neuronales del vínculo madre-hijo para comprenderlo mejor y para entender por qué, en algunas ocasiones, este vínculo no llega a desarrollarse. Por Yaiza Martínez.

La sonrisa de los bebés activa el circuito de recompensa del cerebro materno

La sonrisa de un bebé no sólo alegra el corazón de su madre sino que, además, activa el circuito de recompensa de cerebro materno, señala una reciente investigación realizada por científicos del Baylor College of Medicine (BCM de Estados Unidos.

Este descubrimiento ayudará a los científicos a comprender mejor el vínculo especial entre madre e hijo, así como las razones por las que, a veces, este vínculo no se desarrolla normalmente, explicó el doctor Lane Strathearn, autor de la investigación, en un comunicado emitido por el BCM.

Strathearn es profesor asistente de pediatría en el BCM e investiga en el Human Neuroimaging Laboratory de dicha universidad. Los resultados de esta investigación han aparecido publicados en Pediatrics, que es la revista oficial de la Academia Americana de Pediatría.

Método de investigación

Según Strathearn, “la relación entre madres e hijos es crítica para el desarrollo del niño. En algunos casos, por cualquier razón, esta relación no se desarrolla con normalidad. Como resultado se pueden dar situaciones de negligencia e incluso de abuso hacia los niños, con devastadores efectos para ellos”.

Por eso resulta de gran importancia determinar cómo responde el cerebro de la madre a las expresiones faciales de su propio hijo, y ese fue el objetivo principal de este estudio, explican los investigadores en Pediatrics.

Para estudiar la relación entre madre e hijo, Strathearn y sus colegas pidieron a 28 madres primerizas con bebés de entre cinco y 10 meses de edad que mirasen fotos de sus propios hijos y de otros ajenos. En total visualizaron 60 imágenes pertenecientes a seis categorías (hijo propio-contento, hijo propio-neutral, hijo propio-afligido, ajeno-feliz, ajeno neutral, ajeno afligido).

Las imágenes les fueron presentadas de manera aleatoria durante dos segundos cada una, y con un intervalo de entre dos y seis segundos entre cada estímulo. Al mismo tiempo que las madres veían estas imágenes, los investigadores fueron midiendo la actividad cerebral de las participantes con un escáner de registro de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI.

Resultados

Con esta tecnología, se registraron los flujos sanguíneos del cerebro. En las imágenes obtenidas, se detectaron áreas concretas en las que aumentaban dichos flujos, lo que permitió a los investigadores determinar la parte del cerebro que respondía a las imágenes de los niños.

Así, descubrieron que, cuando las madres veían las caras de sus propios hijos, se iluminaban las áreas cerebrales relacionadas con la recompensa. En concreto se activaron regiones del circuito de recompensa asociadas a la producción de dopamina.

El circuito de recompensa es aquella parte del sistema nervioso central que enlaza los grupos de neuronas que producen sensaciones intensas de placer y satisfacción, mientras que la dopamina es una hormona y un neurotransmisor que se asocia con el sistema del placer del cerebro. Esta hormona se encarga del suministro de sentimientos de gozo y de refuerzo que impulsan a los individuos a realizar ciertas actividades de supervivencia y procreación, como la alimentación o el sexo. La dopamina también puede ser generada artificialmente, mediante el consumo de drogas.

Al parecer, también la sonrisa del bebé genera grandes dosis de dopamina en el cerebro, al activar en las madres áreas cerebrales asociadas con la hormona. Las regiones registradas por el escáner fueron el área ventral tegmental (que está situada en el tronco cerebral y que consiste en vías de dopamina), la sustancia negra del mesencéfalo, el cuerpo estriado y el lóbulo frontal.

Comprensión del vínculo madre-hijo

Según Strathearn, en estudios anteriores sobre la adicción a las drogas, se había relacionado la activación de estas mismas áreas con dicha adicción. Para el científico, la visión de la sonrisa infantil para una madre sería un “estado de euforia natural”.

Por otro lado, la intensidad de la reacción del cerebro de las madres dependió de la expresión del rostro de los bebés. La activación más fuerte se produjo al ver las caras sonrientes. Tuvieron menos efectos en el cerebro los rostros de los hijos propios con expresiones tristes o neutrales.

Los científicos esperaban una reacción diferente cuando las madres viesen a sus hijos llorar en las fotos, pero el caso es que hallaron tan sólo una pequeña diferencia en la reacción de los cerebros de las madres ante las caras de sus hijos llorando y las de cualquier otro niño desconocido.

De cualquier manera, los cerebros de las participantes se activaron mucho más ante la visión de sus propios hijos que ante la visión de niños desconocidos. “Comprender cómo una madre responde sólo a su propio hijo, cuando sonríe o llora, supone el primer paso hacia el entendimiento de las bases neurológicas del vínculo madre e hijo”, señaló Strathearn.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21