Tendencias21
La televisión propicia relaciones interpersonales ilusorias

La televisión propicia relaciones interpersonales ilusorias

Cuatro estudios realizados por dos universidades norteamericanas no dejan lugar a dudas: nuestros programas favoritos de televisión nos pueden consolar de la soledad o de tener baja autoestima. Sin embargo, este consuelo no debería llegar a sustituir nunca el esfuerzo por socializar ya que, según los expertos, darle la espalda a la familia o a los amigos por el consuelo de la televisión denota inadaptación y va minando los recursos sociales, a medida que pasa el tiempo. Esta conclusión concuerda con los resultados de otro estudio anterior basado en más de 30.000 personas, que no dejó lugar a dudas: los infelices ven más la televisión mientras que las personas felices son aquéllas socialmente más integradas. Por Yaiza Martínez.

La televisión propicia relaciones interpersonales ilusorias

Las relaciones ilusorias establecidas con los personajes o personalidades de los programas de televisión pueden proporcionar a las personas sentimientos de pertenencia o de integración social ilusorios, incluso en momentos de baja autoestima o tras haber sido rechazadas por amigos o familiares en la realidad.

Esta es una de las principales conclusiones alcanzadas por un equipo de psicólogos de la Universidad de Búfalo (UB) y de la Universidad Miami, ambas en Estados Unidos, a raíz de cuatro estudios cuyos resultados han aparecido publicados en la revista Journal of Experimental Social Psychology.

Gracias a estos estudios, se han recogido evidencias que respaldan “la hipótesis de sustitución social, que sostiene que los seres humanos pueden usar las tecnologías –como la televisión- para obtener un sentimiento de pertenencia, en situaciones en las que no disfrutan de una integración social real”, explica una de las psicólogas implicadas, la doctora Shira Gabriel, en un comunicado emitido por la Universidad de Búfalo.

Cuatro estudios distintos

Según Gabriel, además de los programas de televisión, las películas, la música o los video-juegos interactivos, pueden también satisfacer este tipo de necesidad humana.

En los estudios también participaron los investigadores Jaye L. Derrick, de la UB, y Kurt Hugenberg, profesor de psicología de la Universidad Miami, en Ohio.

En el primer estudio, realizado con 701 estudiantes, se usaron diversas escalas, como la Escala de Actividades en Soledad o la Escala de Probabilidades de Sentirse Solo, para encontrar a aquellos sujetos que se centraban en sus programas favoritos de televisión cuando se sentían solos, y que conseguían sentirse menos solos cuando veían dichos programas.

En el segundo estudio se realizaron pruebas para manipular experimentalmente las necesidades de pertenencia de 102 estudiantes y evaluar la importancia de sus programas de televisión favoritos cuando dichas necesidades eran estimuladas.

Los participantes cuyas necesidades de pertenencia fueron aumentadas, se extendieron más en sus descripciones de sus programas de televisión favoritos que en sus descripciones de programas no favoritos, reveló el estudio.

Relaciones “parasociales”

En el tercer estudio, realizado con 116 participantes, se utilizaron la llamada Escala de Rosenberg de Autoestima y otras escalas sobre el sentimiento de rechazo, para descubrir que pensar sobre los programas favoritos de televisión aliviaba a los participantes de su baja autoestima o del incremento de estados de humor negativos y de los sentimientos de rechazo, normalmente producidos por la amenaza de las relaciones estrechas.

En el estudio cuarto, por último, se le pidió a 222 participantes que escribieran durante 10 minutos una redacción sobre su programa de televisión favorito, y también sobre otros programas que veían “cuando no había otra cosa que ver” o sobre el hecho de experimentar un logro académico.

Después, se les pidió que describieran verbalmente lo que habían escrito de la manera más de tallada posible. Se reveló que, tras escribir sobre sus programas de televisión favoritos, los participantes expresaron menos sentimientos de soledad o exclusión que cuando describieron verbalmente las otras dos posibles situaciones (sobre los logros académicos o programas alternativos).

Los investigadores apuntan a que esto es una evidencia de que las relaciones “parasociales” ilusorias con personajes o personalidades televisivos pueden aliviar las necesidades de pertenencia.

Televisión y felicidad

Todos estos resultados abren una importante cuestión: ¿suprimen las relaciones sociales de sustitución la necesidad de pertenencia o integración social real? Los científicos apuntan a que la televisión sería una sustitución pobre, en comparación con lo que representa la experiencia auténtica de relacionarse con otras personas.

Según Jaye L. Derrik, “darle la espalda a la familia o a los amigos por el consuelo de la televisión denota inadaptación y va minando los recursos sociales de las personas, a medida que pasa el tiempo”.

Sin embargo, lo cierto es que, “para aquellos individuos que tienen dificultades de interacción social por limitaciones físicas o de su entorno, la pertenencia tecnológicamente inducida puede suponer un consuelo”, añade la investigadora.

Los resultados de una investigación anterior, de la que hablamos en Tendencias21 en 2008 , apuntan en esa misma dirección. Realizada por científicos de la Universidad de Maryland (Estados Unidos) con una muestra de 30.000 adultos, permitió constatar que las personas infelices veían mucho más la televisión en su tiempo libre que las personas felices, que socializaban mucho más.

Para los investigadores, estos datos señalarían que la televisión ofrece a los televidentes un placer a corto plazo, pero también un malestar a largo plazo. En porcentajes, los infelices veían una media de un 20% más de televisión que la gente muy feliz.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente