Tendencias21

Las buenas relaciones familiares y sociales, principal causa de la felicidad

Un estudio realizado en Bangladesh por un equipo de investigación británico ha puesto de relieve que la felicidad, al menos para los habitantes de este país, no tiene nada que ver ni con el logro de objetivos profesionales ni con el dinero, y ni tan siquiera con el hecho de tener cubiertas todas las necesidades básicas. Muy al contrario, la gente se siente feliz al cultivar sus relaciones personales, al dedicarse a su familia, y al sentirse respetado e influyente en su propia comunidad. Los especialistas intentaban analizar con este trabajo de campo las razones por las que las ayudas al desarrollo suelen resultar fallidas en numerosas regiones deprimidas de nuestro planeta. Por Vanessa Marsh.

Las buenas relaciones familiares y sociales, principal causa de la felicidad

Ocho de cada diez personas de los países más pobres de la Tierra señalan que son felices y que esto se debe especialmente a los fuertes lazos afectivos que les unen a sus familiares, según un estudio realizado en Bangladesh por un equipo de investigación británico. En los países occidentales, parece que valoramos mucho el logro de nuestros objetivos personales y profesionales para poder sentirnos felices. Sin embargo, este estudio señala que en Bangladesh y otras zonas del sudeste asiático el origen de la felicidad para las personas está en otra causa: la calidad de sus relaciones personales.

Bangladesh es uno de los lugares más pobres y con mayor densidad de población del planeta. Sin embargo, el nivel de satisfacción y felicidad de sus habitantes es mayor que en otros países en los que la renta per cápita es inmensamente superior a la de estas personas. El estudio ha sido realizado por el equipo de investigación ESRC Wellbeing in Developing Countries (WeD de la Universidad de Bath, que ha difundido un comunicado sobre la investigación. El equipo que ha desarrollado el estudio se dedica a estudiar la pobreza, la desigualdad y la calidad de vida de los países desarrollados.

Comprender a otros, y aprender

Con este trabajo de campo se ha intentado dar una explicación al menos parcial de por qué no han prosperado las ayudas al desarrollo en la zona en los últimos años, ayudas que podrían aportar beneficios económicos a los pobladores de la región.

El ESRC Wellbeing in Developing Countries (WeD) trabaja en la actualidad con algunas de las comunidades más pobres del mundo (en Etiopía, Perú y Tailandia, además de en Bangladesh), en un intento de aumentar la comprensión acerca de los factores que influyen en la obtención de calidad de vida y bienestar en estas regiones deprimidas del planeta.

Este conocimiento, señalan los especialistas, será esencial para aplicar una ayuda al desarrollo en dichas regiones que resulte efectiva. Los estudios acerca de la calidad de vida son una de las herramientas que sirven para ilustrar la importancia de los roles sociales, culturales y políticos que influyen en el bienestar general de los individuos que viven en estas regiones.

Con la intención de comprender a los otros, se ha realizado el estudio sobre la población de Bangladesh, de cinco años de duración, que en su primera fase ha estado centrado en el estudio de la calidad de vida en seis localidades del país, dos de ellas rurales, otras dos de la periferia de las ciudades y, por último, dos localidades urbanas. Las personas a las que se les hicieron los cuestionarios fueron escogidas por su género, edad (entre 18 y 45 años), sus creencias religiosas (el 85% de ellos eran musulmanes y el 15% restante hinduistas), y por su estatus socio-económico.

Una red bien avenida

Los resultados hablan por sí mismos: el 79% de los encuestados afirmaron que eran felices, y un 38% que eran “muy felices”. En una zona en la que la pobreza impera, los investigadores señalaron que la red familiar y social es la responsable de que los individuos se sientan más o menos a gusto con sus vidas.

Esta investigación acerca de la calidad de vida de la gente de Blangadesh ha puesto de relieve algunas características que, al parecer, suponen un seguro de felicidad vital. Así, los analistas descubrieron, por ejemplo, que las madres mayores reciben un trato afectivo, tanto por parte de sus hijos como de sus nueras, así como apoyo económico, de manera que no quedan desvalidas después de haber dedicado toda su vida a la crianza de los hijos.

Por otro lado, a nivel social se considera que la participación de los dos miembros de una pareja, así como el hecho de consultar al compañero o compañera, en la toma de decisiones son buenos indicadores de la existencia de un matrimonio feliz. En lo que se refiere también a la pareja, para una mujer joven la relación más crucial de su vida es la que mantiene con su marido.

El marido, por su parte, se ocupa de cubrir las necesidades tanto de su esposa como de sus hijos, y es respetuoso y reconoce las capacidades de su mujer, que asimismo debe relacionarse bien con las mujeres de la familia de su compañero: madre, hermanas y cuñadas.

En todos los casos, estas personas relacionan la felicidad con el deseo de ser respetados e influyentes en sus relaciones familiares. Los hombres mayores valoran la capacidad de participar e influir en los asuntos que afectan a la comunidad.

Las relaciones interpersonales de las familias tienen tanta importancia para estas personas que, incluso cuando pasan hambre, se siguen sintiendo felices, simplemente por la armonía que reina en el grupo. Da que pensar si no se impone un intercambio en las ayudas: los países avanzados podrían llevarles a ellos ciertos conocimientos sobre el desarrollo, y ellos podrían enseñarnos su escala de valores, su forma de ver y vivir la familia, y su capacidad de ser felices en cualquier situación.

Vanessa Marsh

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente