Tendencias21
Las personas altruistas tienen mayor volumen de materia gris en el cerebro

Las personas altruistas tienen mayor volumen de materia gris en el cerebro

Las personas que se comportan más altruistamente presentan mayor cantidad de materia gris en la unión entre el lóbulo temporal y el lóbulo parietal del cerebro, en comparación con los individuos egoístas. Esto es lo que han revelado los resultados de un estudio realizado por especialistas de la Universidad de Zúrich, en Suiza, que constituyen la primera constatación de una conexión entre la anatomía cerebral, la actividad del cerebro y el comportamiento altruista. Por Yaiza Martínez.

Las personas altruistas tienen mayor volumen de materia gris en el cerebro

El volumen de una pequeña región del cerebro influye en la predisposición individual al comportamiento altruista.

Esto es lo que revelan los resultados de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Zúrich, en Suiza, en la que se ha constatado que las personas que se comportan más altruistamente presentan mayor cantidad de materia gris en la unión entre el lóbulo temporal y el lóbulo parietal del cerebro, en comparación con los individuos egoístas.

En general, se entiende por altruismo la tendencia a hacer el bien a los demás, aún a costa del propio provecho. ¿Por qué algunas personas son altruistas y otras no?

Estudios previos habían indicado que ciertas categorías sociales, como el sexo, los ingresos o la educación, podían explicar las diferencias existentes en el comportamiento altruista individual.

Por otro lado, estudios neurocientíficos recientes han demostrado que ciertas diferencias en la estructura cerebral pueden relacionarse con rasgos y habilidades distintivos de cada personalidad.

Ahora, por vez primera, los investigadores de la Universidad de Zúrich, dirigidos por Ernst Fehr, director del Departamento de económicas de dicha Universidad, demuestran la conexión entre la anatomía cerebral, la actividad del cerebro y el comportamiento altruista, informa la Universidad de Zúrich en un comunicado.

Buscando un origen neurofisiológico

Para analizar si las diferencias en este tipo de comportamiento tienen un origen neurobiológico, se pidió a un grupo de voluntarios que dividieran cierta cantidad de dinero entre ellos y otra persona anónima.

A los participantes se les ofreció en todo momento la opción de sacrificar cierta cantidad del dinero en beneficio de ese otro individuo desconocido. Dicho sacrificio fue calificado como “altruista”, porque suponía ayudar a otro, a costa del beneficio propio.

Los investigadores encontraron grandes diferencias en el comportamiento de los participantes: algunos de ellos estuvieron siempre dispuestos a compartir el dinero con la persona anónima, mientras que otros no estuvieron dispuestos a hacerlo casi nunca.

El objetivo de esta tarea era encontrar la causa neurobiológica de estas diferencias en la actitud individual. Investigaciones previas habían demostrado que cierta región del cerebro –el lugar en que los lóbulos parietal y temporal se encuentran- está relacionada con la capacidad de ponerse en la piel de otras personas para comprender sus pensamientos y sentimientos.

Dado que el altruismo está probablemente relacionado con esta capacidad, Fehr y su equipo sospecharon que diferencias individuales en esta parte del cerebro podrían estar vinculadas a las diferencias en el comportamiento altruista de los voluntarios.

Y acertaron. Tal y como afirma Yosuke Morishima, otro de los autores de la investigación: “Los voluntarios que se comportaron más altruistamente también tenían una mayor proporción de materia gris en la unión entre los lóbulos parietal y temporal”.

Las personas altruistas tienen mayor volumen de materia gris en el cerebro

Diferencias en la actividad cerebral

Los participantes en el presente estudio también mostraron marcadas diferencias en lo que a actividad cerebral se refiere, en el momento de decidir cómo distribuir el dinero.

Se constató que, en el caso de los individuos egoístas, una pequeña región del cerebro situada detrás de la oreja se activaba ya cuando el coste del comportamiento altruista era muy bajo.

En las personas altruistas, sin embargo, esta región del cerebro se activaba solo cuando el coste del comportamiento altruista era muy alto.

En general, dicha región se “encendió” de manera especialmente fuerte en todos los voluntarios, cuando estos alcanzaban los límites de lo que ellos mismos consideraban “un comportamiento altruista apropiado”.

La razón, sospechan los investigadores, es que es en ese momento cuando existe la mayor necesidad de superar el egocentrismo humano natural, lo que se haría mediante la activación de esa área del cerebro.

Fehr agrega que: “Estos resultados nos resultan muy interesantes. Sin embargo, no se debe extraer de ellos la conclusión de que los comportamientos altruistas vienen determinados solo por factores biológicos”.

De hecho, el volumen de la materia gris también está influenciado por procesos sociales. Según el científico, estos hallazgos plantean, por tanto, la fascinante cuestión de hasta que punto es posible propiciar el desarrollo de regiones cerebrales clave en el comportamiento altruista, a través de una formación apropiada o de las normas sociales. Los resultados de la presente investigación han aparecido publicados en la revista Neuron.

Otros vínculos entre biología y altruismo

Otros estudios han establecido en los últimos años relaciones entre al altruismo y la biología. En 2010, un equipo de investigadores alemanes hizo público su hallazgo de un gen vinculado al altruismo: las personas que presentaban un tipo de minúscula variante en dicho gen eran el doble de generosas en obras de caridad que aquellas personas que no tenían dicha variante.

Por otro lado, en 2007, científicos hebreos descubrieron que existía una variación en otro gen concreto, el AVPR1a, en los individuos más altruistas. Según los investigadores, este hallazgo supuso la demostración empírica de la generosidad como comportamiento genético.

Referencia bibliográfica

Yosuke Morishima, Daniel Schunk, Adrian Bruhin, Christian C. Ruff, and Ernst Fehr. Linking brain structure and activation in the temporoparietal junction to explain the neurobiology of human altruism. Neuron. July 12, 2012.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • ¿Nacemos con una brújula moral? 11 junio, 2022
    La capacidad de hacer juicios morales y de actuar de acuerdo con ellos está presente en bebés de ocho meses, por lo que esa capacidad formaría parte de la naturaleza y no sería algo aprendido a lo largo de la vida. El debate sobre el origen de la moralidad sigue abierto.
    OKU/T21
  • Los naufragios están cambiando la dinámica de la vida en los océanos 10 junio, 2022
    Se estima que existen alrededor de tres millones de naufragios en los fondos marinos de todo el mundo: estas "islas" de madera sumergidas están demostrando ser un caldo de cultivo vibrante para los microbios en las profundidades marinas, modificando la vida en esos recónditos sectores del planeta. Las plataformas petroleras y otras estructuras también incidirían […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un micrometeorito impacta contra el Telescopio James Webb de la NASA, pero está bien 10 junio, 2022
    Una roca espacial más grande de lo esperado en las simulaciones previas golpeó entre el 23 y el 25 de mayo a uno de los espejos principales del Telescopio James Webb. La NASA informó que el impacto no ha afectado significativamente a los datos del observatorio ni a su capacidad operativa para cumplir su misión. 
    Pablo Javier Piacente
  • Descubierto en Inglaterra el dinosaurio terrestre más grande de Europa 10 junio, 2022
    El depredador terrestre más grande de Europa, un dinosaurio de dos patas y cara de cocodrilo, que medía más de 10 metros de largo y pesaba varias toneladas, vivió hace 125 millones de años al sur de Inglaterra.
    UoS/T21
  • ¿Es la realidad una ilusión óptica? Un nuevo experimento parece confirmarlo 10 junio, 2022
    Cuando nuestros ojos perciben en movimiento una imagen estática, como una mancha negra, reaccionan dilatando las pupilas para adaptarnos a un espacio oscuro, aunque todo está ocurriendo solamente en el cerebro, no en la realidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El rover Curiosity captura imágenes de extraños "picos" en Marte 9 junio, 2022
    Misteriosos “picos” registrados en Marte por el rover Curiosity de la NASA serían los rellenos cementados de antiguas fracturas en una roca sedimentaria, aunque han disparado todo tipo de especulaciones. Al parecer, el resto de la roca estaba hecho de un material más blando y fue erosionado, generando las sugerentes figuras sobre la superficie del […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un misterioso objeto emite ráfagas de radio frecuentes y repetitivas a casi 3 mil millones de años luz de la Tierra 9 junio, 2022
    Desde los límites de una galaxia enana localizada a alrededor de 3 mil millones de años luz de distancia de la Tierra, un extraño objeto emite ráfagas de radio en forma repetitiva: además, genera ondas de radio más débiles pero persistentes entre cada una de las ráfagas. Las emisiones podrían provenir desde una estrella de […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubrimos lo que ocurre dentro de una erupción solar 9 junio, 2022
    Los científicos han identificado lo que pasa en el corazón de una erupción solar, lo que permitirá investigar los procesos de aceleración de partículas del universo y prevenir potenciales impactos solares en las telecomunicaciones terrestres.
    Redacción T21
  • Descubren un aparente privilegio evolutivo en el cerebro de los no primates 9 junio, 2022
    El cerebro de los mamíferos no primates tiene más neuronas rápidas y eficientes que el cerebro de los primates y humanos: incluso son capaces de burlar el filtro de la información sensorial que establecen las neuronas “oficiales”. Sorpresa.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren misteriosas nuevas partículas alrededor de agujeros negros 8 junio, 2022
    Nubes de partículas ultraligeras, nunca identificadas hasta el momento, se formarían alrededor de los agujeros negros binarios cuando giran a altas velocidades, según un nuevo estudio. Estas nubes dejarían una huella característica en las ondas gravitacionales emitidas por los agujeros negros: su comportamiento es sorprendentemente similar a las nubes de electrones en los átomos.
    Pablo Javier Piacente