Tendencias21

Las personas con muchos amigos aguantan mejor el dolor, revela un estudio

Ya se sabía que las amistades prolongan la vida de los mayores y que, por el contrario, la soledad puede deteriorar la salud. Ahora, un nuevo estudio incide en la importancia de las relaciones sociales. Las personas que más amigos tienen, presentan una mayor tolerancia al dolor, revela la investigación.

Las personas con muchos amigos aguantan mejor el dolor, revela un estudio

En 2005, un estudio realizado en Australia y publicado en la revista Journal of Epidemiology and Community Health, reveló que las personas mayores con buenas y variadas relaciones sociales tienen más posibilidades de aumentar su esperanza de vida, en comparación con aquellas que no tienen relaciones o sólo las tienen con sus familiares.  Por el contrario, es sabido que la soledad puede dañar la salud humana y que deteriora el sistema inmune.

Ahora, se ha encontrado otro beneficio sorprendente derivado de una buena y nutritiva vida social. En el marco del proyecto financiado con fondos europeos RELNET, investigadores de la Universidad de Oxford han hallado una relación entre la cantidad de amistades y la capacidad para tolerar el dolor (cuanto mayor sea el número de amistades de una persona, mejor aguanta esta el dolor).

Según ellos, esta relación se debe a un sistema del encéfalo (parte central del sistema nervioso) en el que participan las endorfinas, compuestos químicos analgésicos que favorecen la sensación de bienestar.

En un artículo publicado en la revista Scientific Reports, el equipo -dirigido por el profesor Robin Dunbar y la doctorando Katerina Johnson- explica la teoría de que el sistema de endorfinas encefálico podría haber evolucionado no solo para gestionar nuestra respuesta al malestar físico, sino también para influir sobre la percepción del placer que se experimenta gracias a las relaciones sociales.

En concreto, los científicos estudiaron la «teoría encefálica opioide de apego social», mediante la que se explica que las relaciones sociales activan emociones positivas cuando las endorfinas se unen a los receptores opioides del encéfalo, generando así bienestar cuando se pasa tiempo con amistades cercanas.

«El comportamiento social y el apego a otras personas poseen gran importancia para la supervivencia, sea mediante la cercanía a los progenitores o la descendencia o mediante la colaboración con otros para encontrar comida o defendernos», explica Johnson en declaraciones recogidas por la agencia de noticias de la Comisión Europea, Cordis.

101 adultos analizados

El equipo comprobó su hipótesis mediante un estudio de las redes de contactos personales y el umbral del dolor de ciento un adultos con edades comprendidas entre dieciocho y treinta y cuatro años.

Cada participante contestó a un cuestionario diseñado para averiguar con cuántos amigos se relacionaban una vez a la semana y con cuántos solo una vez al mes. También se estudió la personalidad de cada sujeto en función de rasgos como la «complacencia». Los sujetos proporcionaron datos sobre su aptitud física y el grado de estrés general en sus vidas.

Se cree que, a mayor actividad de las endorfinas en el encéfalo, mayor es la tolerancia al dolor, y por ello se solicitó a los participantes que realizaran durante tanto tiempo como fueran capaces un ejercicio sencillo pero incómodo consistente en apoyar su espalda contra la pared manteniendo las rodillas en ángulo recto. Todo ello ofreció al equipo del proyecto un método indirecto de medir la actividad de las endorfinas en el encéfalo.

En hombres y en mujeres

El equipo descubrió que los sujetos con redes de contactos personales más amplias toleraban mejor el dolor, afirmación válida tanto en mujeres como hombres. Sorprendentemente, el factor más influyente fue la cantidad de amigos con los que se hablaba una vez al mes y no semanalmente.

Los resultados, tras la aplicación de filtros para computar la influencia del estrés, la capacidad física y la complacencia, mostraron que un aumento de siete a doce amigos en esta segunda capa de contactos personales aumenta de media la tolerancia al dolor de un minuto a cuatro. No obstante, el equipo afirmó que no es posible determinar claramente si la relación se debe a que una mayor actividad social aumenta la liberación de endorfinas y la consecuente reducción del dolor, o si aquellos con un sistema de endorfinas más activo reciben una mayor recompensa en su actividad social y por tanto se rodean de más amistades.

El estudio también deparó otros resultados interesantes. Los participantes con mejor aptitud física soportaban la prueba del dolor durante más tiempo, pero por lo general su círculo de amistades era más reducido. Esto puede deberse simplemente a una cuestión de tiempo, ya que aquellos que hacen más ejercicio tienen menos tiempo para dedicar a actividades de socialización.

No obstante, cabe la posibilidad de que aquellos que experimentan una dosis de endorfinas mayor generada por el ejercicio físico no necesitan buscar el las sensaciones similares que surgen de la interacción con las amistades.

Por último, se apreció que aquellos con mayor estrés tenían menos amistades, si bien este hecho no guardaba mucha relación con la tolerancia al dolor. Esto es, no se sabe a ciencia cierta si el estrés impide trabar amistades duraderas o si tener más amigos permite sobrellevar la presión inherente a la vida moderna. »

«El interés de los resultados también radica en que otras investigaciones recientes sugieren que el sistema de endorfinas puede verse alterado a causa de afecciones psicológicas como la depresión. Esto puede explicar en parte por qué aquellos que sufren depresión no experimentan placer y se apartan de la sociedad», comentó Johnson.

Si bien los resultados de la investigación respaldan indicios anteriores de la relación entre la actividad de las endorfinas en el encéfalo y las relaciones sociales, será necesario ampliar las investigaciones para determinar qué motiva las diferencias entre distintas personas. De hecho, una hipótesis prometedora se centra en la influencia de las variaciones genéticas sobre la cantidad de receptores endorfínicos en el encéfalo.

Referencia bibliográfica:

Katerina V.-A. Johnson, Robin I. M. Dunbar. Pain tolerance predicts human social network size. Scientific Reports (2016). DOI: 10.1038/srep25267.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La memoria universal promete revolucionar a la informática 12 febrero, 2024
    La memoria universal podría reemplazar tanto a la RAM como al almacenamiento interno en los ordenadores de uso masivo, brindando una alternativa más rápida y más eficiente a nivel energético. Un nuevo estudio muestra un posible enfoque revolucionario de la memoria universal: empleando un nuevo material denominado GST467, los investigadores apreciaron que la memoria mejora […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los relámpagos volcánicos habrían encendido la llama de la vida en la Tierra primitiva 12 febrero, 2024
    Cuando la Tierra era joven y salvaje, los procesos en nuestro planeta transformaron una mezcla de ingredientes en lo necesario para impulsar la vida. Para esto es crucial el nitrógeno, un nutriente esencial para formar proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos. Los científicos han descubierto evidencias geológicas que indican que las descargas de rayos asociadas con […]
    Pablo Javier Piacente
  • La genética tiene mucho que decir sobre el asesinato de una madre adoptiva 12 febrero, 2024
    Según la genética, el comportamiento de los hijos adoptados está mayoritariamente influido por los padres biológicos, mientras que el parecido entre padres e hijos en una familia adoptiva es muy pequeño. Además, un hijo adoptado no tiene vínculos genéticos con su madre adoptiva y puede heredar ciertas maneras de pensar de sus padres biológicos, especialmente […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • Europa logra un récord mundial de fusión nuclear 12 febrero, 2024
    En un importante logro científico, investigadores de la instalación Joint European Torus (JET) han establecido un récord energético mundial de 69 megajulios liberados en energía de fusión sostenida y controlada. Otro impulso para el futuro reactor europeo a gran escala ITER.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente