Tendencias21

Los satélites ayudarán a la gestión de grandes catástrofes

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) acaba de llegar a un acuerdo con ICO Global Communications y el Commonwealth Business Council para extender el uso de las comunicaciones por satélites para la gestión de las catástrofes naturales. De esta forma, se prevendrán y atenderán mejor las situaciones extremas a las que se ven sometidas muchas personas como consecuencia de este tipo de catástrofes, especialmente en las zonas más desfavorecidas y apartadas del planeta. La democratización de las comunicaciones a través del uso gratuito de los satélites para este fin supondrá una verdadera ayuda para las víctimas y los encargados de coordinar la atención necesaria. Por Olga Castro-Perea.

Los satélites ayudarán a la gestión de grandes catástrofes

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT, agencia de las Naciones Unidas para las tecnologías de información y comunicaciones, informa en un comunicado del próximo despliegue de comunicaciones por satélite destinadas a mejorar la respuesta mundial a las catástrofes a gran escala, cuyos efectos son devastadores.

Víctimas, vidas destrozadas, daños económicos y la miseria que conllevan estas catástrofes reclaman que la recepción de las alertas sea universal, por lo que se hace necesario un acceso global a las telecomunicaciones y sus correspondientes servicios y aplicaciones de información.

Esta globalización permitiría reducir la vulnerabilidad y atenuar los riesgos, especialmente en aquellas regiones del mundo más desfavorecidas o apartadas, y con escaso acceso a estas tecnologías.

Ayuda para todos

Ya sea ante desastres naturales o ante aquéllos causados por el hombre (ciclones, inundaciones, sequías, maremotos, incendios, terremotos), la UIT considera que la labor de generalización de los medios de comunicación para situaciones extremas es parte de su mandato, y que es su obligación reducir los efectos catastróficos de estos peligros.

Fomentar la utilización de todo tipo de medios de comunicación se ha convertido así en uno de sus objetivos, de manera que plantea estrategias preventivas y de anticipación, en las que resultarán esenciales las telecomunicaciones.

Para conseguirlo, se debe fomentar la colaboración con organizaciones, empresas e instituciones, que ayuden a hacer llegar las TIC a áreas sin conexión, especialmente las rurales o las más apartadas del mundo.

De esta intención de colaboración ha surgido la alianza de la UIT con ICO Global Communications (compañía estadounidense especializada en las comunicaciones por satélite) y el Commonwealth Business Council, que permitirá el uso de las comunicaciones por satélite para mejorar la respuesta mundial ante las catástrofes naturales.

Peligro inminente

Y es que las calamidades naturales atenazan a multitud de regiones del planeta, afectando en la actualidad las vidas de millones de personas y el medio ambiente. La reciente avalancha de tsunamis, temblores de tierra, huracanes, erupciones volcánicas, inundaciones, derrumbes e incendios forestales ha dejado un legado de vidas perdidas y rotas, convulsiones económicas y devastaciones, imponiendo impedimentos de larga duración al desarrollo sostenible y a los esfuerzos mundiales para reducir la pobreza. Los pobres, especialmente los que viven en zonas remotas y aisladas, son los más vulnerables y expuestos a los desastres.

Según la UIT, sólo en 2006, 21.800 personas murieron a causa de desastres naturales, el 95% de ellas en los países menos desarrollas. Las pérdidas económicas alcanzaron los 50.000 millones de euros.

ICO Global Communications proporcionará tiempo de transmisión en su satélite ICO-F2, que fue lanzado en 2001 y se encuentra a 10.100 kilómetros de altitud. Fabricado por Boeing este satélite lleva a bordo un poder de computación superior al de 600 ordenadores Pentium-III, además de un complejo entramado de antenas de transmisión y recepción. Su tecnología permitirá las comunicaciones vocales y otras aplicaciones de telecomunicaciones, incluida la telemedicina.

Se ofrecerá una hora de transmisión diaria, gestionada a través de la UIT, para ayudar a los países a estar preparados, para proporcionar información de alerta temprana y para producir respuestas rápidas. En caso de catástrofe, este tiempo se ajustará de acuerdo con la demanda, para facilitar los esfuerzos de rescate y rehabilitación.

Ayuda y salvamento

De esta forma, el F2 se convertirá en una auténtica “cuerda de salvamento” para las víctimas de las catástrofes, y servirá de ayuda al personal humanitario encargado de coordinar las diversas operaciones de rescate y atención, especialmente cuando la infraestructura terrestre esté interrumpida, sobrecargada o haya sido destruida.

El Commonwealth Business Council, por su parte, proporcionará contenidos y gestionará el programa de desarrollo de técnicas empresariales. Mediante programas de teleeducación y desarrollo empresarial, el CBC equipará y preparará ciudadanos de todo el mundo para la integración económica y la gestión de catástrofes

Gracias a este acuerdo, alcanzado el pasado 20 de junio, se producirá una aplicación mundial de la tecnología conocida como de banda S, que es un rango frecuencial utilizado por radares metereorológicos y satélites de comunicaciones, y se accederá al satélite F2 con fines humanitarios y de emergencia.

Según palabras de Mohan Kaul, Director General del Commonwealth Business Council, “lo que se requiere para el futuro es una mayor integración económica de amplios segmentos de la sociedad para sacarlos de la pobreza y darles una nueva oportunidad. Esto puede lograrse poniendo la tecnología y la innovación al servicio de muchos.» De esta manera se favorece la democratización del conocimiento, con el acceso gratuito a la tecnología.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario